Venecia se sumerge bajo el mar de nuevo, esta vez con una marea de 1,54 metros

Por Anastasia Gubin
15 de Noviembre de 2019 Actualizado: 15 de Noviembre de 2019

Vuelve el caos y la máxima emergencia en Venecia, Italia. Hace unos minutos la marea alcanzó un pico máximo de 1,54 metros y luego descendió a 1,53 metros.

Las sirenas sonaron cuatro veces, lo que significa el máximo nivel de alerta.

Con un mar de cerca 1,6 metros de altura, la estación ferroviaria Santa Lucía queda sumergida hasta media pierna, el Ponte di Rialto hasta sobre las rodillas y la Plaza San Marcos bajo la cadera.

La siguiente imagen muestra bajo cuánta agua salada se encuentran estos tres lugares emblemáticos de la ciudad, en estos momentos.

Agua Alta en Venecia (Comuna de Venecia)

La comuna de Venecia destacó esta mañana en las redes sociales que la marea se mantenía con fuerza por las ráfagas del mediterráneo. “Se recomienda la máxima precaución”.

La noche entre el 12 y 13 de noviembre la ciudad enfrentó un histórica marea de 1,87 metros y lentamente regresó a niveles menos altos. Cerca del 80% de la ciudad quedó sumergida bajo el agua. En la plaza San Marcos, el mar superó el metro de altura, ocasionando daños irreparables, dijo el alcalde Luigi Brugnaro.

Ayer el Consejo de Ministros decretó el Estado de Emergencia en la ciudad, enviando 20 millones de euros para solventar las necesidades más urgentes. El alza del mar el día de hoy dificulta aún más la situación a quienes han perdido sus bienes.

“Incluso hoy estamos a la vanguardia para abordar la marea excepcional”, dijo el alcalde de Venecia, Luigi Brugnano, en su cuenta de Twitter el 15 de noviembre, desde el centro histórico.

“Hay muchos ciudadanos, dueños de negocios y empleados que me detienen para contarme sobre las dificultad”, destacó la máxima autoridad.

Una vista general muestra el agua que se bombea desde una tienda de sombreros y una persona que camina por una galería inundada por la Plaza de San Marcos el 15 de noviembre de 2019 en Venecia, dos días después de que la ciudad sufriera la marea más alta en 50 años. Venecia se preparaba para otra marea alta excepcional en esta fecha e Italia declaró un estado de emergencia para la ciudad, monumento de la UNESCO, donde las inundaciones han causado daños por valor de millones de euros. (Filippo Monaforte / AFP a través de Getty Images)

“La gente lo ha perdido todo. Para nosotros con agua salada se vuelve aún más difícil. Este es un desafío para todo el país. Los venecianos no lloran el uno al otro, sino que están trabajando. Destacamos nuestro orgullo de mantener a los jóvenes aquí y darles un futuro”, añadió el alcalde en declaraciones de prensa compartidas en su red social.

Brugnaro culpó de los daños a la falta de previsión a mareas en extremo altas, unos veinte centímetros más de lo considerado, que serían cada vez más recurrentes.

“Veinte centímetros más marcaron la diferencia, destruyeron Venecia (…) Es suficiente. Este es el resultado de aquellos que siempre dicen no a todo. Esperamos que San Marco nos proteja. Ya lo hemos visto muchas otras veces, pero ahora es diferente”, declaró, según Rai TV.

El alcalde se vio obligado hoy nuevamente a cerrar la plaza San Marcos, el sitio más frecuentado de la ciudad.

A continuación habilitó una cuenta corriente para contribuciones en ayuda a recuperar la ciudad destacando que “Venecia es un orgullo de toda Italia, un patrimonio de todos, único en el mundo. Gracias a la ayuda volverá s resplandecer”, señaló.

“No nos rendimos”

La biblioteca histórica llamada “Acqua alta” perdió numerosos libros la noche de 12 de noviembre, pero sigue atendiendo al público.

“Golpea al corazón pero estamos abiertos: no nos rendimos”, dijo una empleada del negocio, Diana, al medio Repubblica.

Ella relató que cuando el mar comenzó a subir, tan rápidamente como pudo intentó salvar los libros que tenía al alcance, pero el agua llegó a un nivel que nunca había visto antes. La última vez que se registró fue en la década del 60.

“Los daños son enormes”, indicó por teléfono. “Estamos acostumbrados a la marea alta, pero no esperábamos exactamente eso. Es un golpe al corazón”.

“Hay tantos libros nuevos perdidos”, exclamó.

Una vista general muestra las góndolas amarradas en el terraplén inundado de Riva degli Schiavoni por el palacio del dux el 15 de noviembre de 2019 en Venecia, dos días después de que la ciudad sufriera su marea más alta en 50 años. Venecia se preparaba para otra marea alta excepcional en esta fecha e Italia declaró un estado de emergencia para la ciudad, monumento de la UNESCO, donde las inundaciones han causado daños por valor de millones de euros. (Filippo Monaforte / AFP a través de Getty Images)

A pesar de todo lo sucedido, la librería abrió por la mañana a la hora habitual, para atender a los turistas que aman la lectura.

“Nuestro nombre es un desafío a este fenómeno. Esta vez perdimos la batalla, pero no la guerra”, dijo.

Un hombre se encuentra afuera de una tienda de recuerdos mientras una mujer camina por un callejón inundado el 15 de noviembre de 2019 en Venecia, dos días después de que la ciudad sufriera la marea más alta en 50 años, con 1,87 metros. La ciudad registró en esta fecha otra excepcional marea de 1,54 metros. (Filippo Montforte/ AFP a través de Getty Images)
Una mujer se encuentra en una zapatería inundada el 15 de noviembre de 2019 en Venecia, dos días después de que la ciudad sufriera la marea más alta en 50 años, con 1,87 metros. La ciudad registró en esta fecha otra excepcional marea de 1,54 metros. (Filippo Montforte/ AFP a través de Getty Images)

***

A continuación

Músico virtuoso describe la conexión entre la virtud y la música en el mundo moderno


 

TE RECOMENDAMOS