Venezuela tiene una deuda de USD 10.000 millones con Rusia en armamentos y no la puede pagar

Por Pachi Valencia
30 de Julio de 2019 Actualizado: 30 de Julio de 2019

Venezuela tiene una deuda de miles de millones con Rusia por la compra de armamento militar durante 8 años que aún no ha podido pagar, según una investigación de The National Interest.

Entre 2006 y 2014, el régimen de Hugo Chávez y Nicolás Maduro compró a Rusia aviones de guerra, cohetes, misiles, helicópteros, entre otros, cuando la economía del petróleo en Venezuela estaba teniendo un flujo positivo. Sin embargo, aún así el régimen solo pudo pagar las compras mediante tres préstamos entre 2009 y 2014 por un total de USD 10.000 millones, también otorgados por el Kremlin.

Esta investigación, realizada por Sébastien Roblin –quien tiene una maestría en resolución de conflictos de la Universidad de Georgetown– revela cómo Venezuela se encuentra “hasta el cuello” en deudas militares con Rusia y China.

Las empresas estatales rusas Rostec y Rosoboronexport habían desplegado hasta dos mil técnicos para capacitar a militares venezolanos y ayudar a mantener las armas importadas, según informó el Wall Street Journal. Desde la crisis del petróleo en 2014, Venezuela no ha podido pagar las deudas adquiridas, y casi todo el personal fue enviado de regreso a Rusia en junio de 2019.

Presidente de Rusia Vladimir Putin Mandatario de Venezuela Nicolás Maduro (Photo by Sasha Mordovets/Getty Images)
Presidente de Rusia Vladimir Putin Mandatario de Venezuela Nicolás Maduro ( Sasha Mordovets/Getty Images)

Al día siguiente, fue el mismo presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quien confirmó la noticia del retiro del personal ruso.

Venezuela no había pagado los servicios de Rostec durante meses, según una fuente. El último contrato que Rostec cumplió fue para la construcción de un centro de entrenamiento para helicópteros militares en marzo.

Si Maduro abandona el poder, Rusia perdería un aliado útil en la región y enfrentaría incertidumbre sobre si el dinero que prestó sería reembolsado por un nuevo gobierno en Venezuela, según la investigación de Roblin.

Sin embargo, Juan Guaidó dijo que de llegar al poder, todas las deudas con Rusia y China serán tratadas a través del Club de París. Así mismo, Elisa Trotta, representante diplomática de Guaidó en Argentina, cree que un nuevo gobierno democrático garantizará a Rusia y a China el pago de la deuda.

“Maduro no protege a nadie. No protege a su pueblo y no va a proteger los intereses de nadie más. De esa manera tanto Rusia como China y todos los países deben entender que esto es algo conveniente para todo el mundo”, señaló la abogada el 1 de febrero, en entrevista con EFE.

Según el economista Alexander Guerrero, la deuda de Venezuela con Rusia se reestructuró hace 1 año, con pago de USD 666 millones en oro monetario, mientras que la deuda con China se paga día a día con envíos de petróleo a dicho país.

El informe también afirma que la intervención Rusa va “mucho más allá de lo comercial”.

“Venezuela sirve como un puesto avanzado simbólico importante de la influencia rusa en América Latina, mejorando el prestigio percibido y la influencia diplomática de Rusia. Ocasionalmente también sirve como anfitrión de bombarderos con capacidad nuclear, más para levantar los gritos de Washington que para fines militares prácticos”, explica Roblin.

Entre tanto, el gobierno de Estados Unidos evalúa sancionar a Rusia por su constante respaldo a la dictadura chavista liderada por Nicolás Maduro. Elliott Abrams, representante especial estadounidense para la crisis venezolana, no descartó que su país tome medidas contra Moscú.

El funcionario aclaró que el papel de Rusia se enmarca en ayudar a Maduro a vender petróleo y a evadir las sanciones estadounidenses. “Si hubiese una intervención de EE.UU., se apartarían. No son locos. Pero eso no es algo que [estemos] contemplado ahora”, afirmó.

“Los rusos no le están dando más dinero a Venezuela. Están sacando dinero de Venezuela. Sin embargo, están ayudando a comercializar el petróleo”, informó Abrams. “El papel ruso es en parte psicológico y político: apoyar a Maduro, bloquear las cosas en el Consejo de Seguridad de la ONU y dar la sensación de que hay un gran país que lo respalda”, agregó.

El régimen chavista le regaló dos yacimientos de gas a Rusia, otorgándole el 100 % del proyecto y todos los derechos del gas explotado. Además, Rosneft ya es socio minoritario de varios proyectos petroleros en Venezuela.

PanamPost contribuyó con este informe.

Video relacionado

Los valores conservadores ganan terreno en Venezuela

TE RECOMENDAMOS