Venezuela y Cuba muestran su apoyo a los campos de concentración en China

Por Pachi Valencia
22 de Julio de 2019 Actualizado: 22 de Julio de 2019

Venezuela y Cuba mostraron su apoyo al Partido Comunista Chino (PCCh) frente a los campos de concentración que buscan encarcelar a los millones de uigures en Xinjiang.

El pasado 12 de julio, los dos países latinos se sumaron a los 37 países que elogiaron y respaldaron, mediante una carta, las medidas que el PCCh ha tomado frente a la región de Xinjiang, donde según los informes, el régimen tiene al menos un millón de uigures y otros musulmanes en campos de reeducación, descritos por los grupos de derechos como “campos de concentración”.

Esta carta fue una respuesta luego de que el pasado 10 de julio, 22 países entre los que se encuentran Japón, Canadá, Australia, España, Francia y Nueva Zelanda, firmaran una carta enviada a la presidenta del Consejo de Derechos Humanos, Coly Seck, y a la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, condenando la detención masiva de los uigures en Xinjiang.

Un día después, El Global Times, portavoz del Partido Comunista, lanzó un ataque minimizando a dichos países: “Estas 22 naciones no representan al mundo, constituyen solo un puñado”, se lee en el título del editorial del Global Times del 11 de julio.

El dictador de Venezuela, Nicolás Maduro (der), camina con el mandatario chino Xi Jinping (izq) en una ceremonia de bienvenida en el Gran Salón del Pueblo en Beijing el 7 de enero de 2015. (Andy Wong-Pool / Getty Images)

Al día siguiente, un grupo de 37 países, entre ellos Cuba, Venezuela, Rusia, Corea del Norte, Arabia Saudita y Filipinas, dieron su apoyo a Beijing.

“En los últimos tres años consecutivos no se ha visto un solo ataque terrorista en Xinjiang y la gente allí disfruta de un sentido más fuerte de felicidad, satisfacción y seguridad”, señaló la carta en respuesta.

Los uigures son una minoría musulmana que habita la región de Sinkiang, y en algunas partes de Kazajistán y Kirguizistán. Esta minoría étnica, al igual que el Tíbet, ha querido declarar su independencia en múltiples ocasiones, incluso desde antes de la llegada del Partido Comunista en 1949.

Hombres uigures caminan en frente de la Mezquita Id Kah, la mezquita más grande de China, el 31 de julio de 2014 en Kashgar, Región Autónoma Uigur de Xinjiang, China. (Getty Images / Getty Images)

Sin embargo, el gobierno de Beijing ha perseguido y encarcelado a los líderes más activos de esta comunidad, llegando a reducir sus actividades comerciales, religiosas y culturales, según investigaciones de la BBC. Así mismo, el Partido Comunista ha intentado relacionar a integrantes de esta comunidad con miembros de Al-Qaeda, sin embargo, investigaciones de Naciones Unidas no lograron probar tal situación.

Vigilancia extrema

Las actividades en la región son fuertemente vigiladas por el gobierno. La prensa y los turistas tienen prohibido el acceso a determinadas zonas y la información es controlada.
Según la investigación realizada por The Guardian, el periódico alemán Süddeutsche Zeitung (SZ), la estación de radio con sede en Alemania NDR, el New York Times, y Motherboard (una sección de la revista Vice), las autoridades chinas están obtienen datos personales de los teléfonos de los turistas que entran en la lejana región occidental de Xinjiang, al utilizar una aplicación móvil instalada en secreto.

En el cruce fronterizo de Kirguistán a la región de Xinjiang en China, a los turistas se les pide que desbloqueen y entreguen sus teléfonos y ordenadores a los agentes fronterizos, que luego llevan los dispositivos a una sala alejada para escanearlos.

La policía patrulla las calles mientras los uigures dejan la Mesquita Id Kah en la vieja ciudad de Kashgar en Xinjiang, 26 de junio de 2017. (Johannes Eisele/AFP/Getty Images)

Los agentes fronterizos instalan una app de vigilancia en los teléfonos Android, mientras que los iPhones están conectados a un lector telefónico para su revisión, informó The Guardian el 2 de julio. La app es denominada BXAQ o Fengcai, un nombre que significa en chino “abejas recolectando polen”.

Según detalla a BBC Mundo Nicolas Richter, del equipo investigador del periódico alemán SZ, el programa que instalan en las zonas fronterizas busca en el teléfono cosas en concreto, como contenido extremista islámico, libros académicos sobre el Islam, información relacionada con el Tíbet o Taiwán e incluso canciones de un grupo de música metal de Japón (que cuenta con una canción sobre Taiwán).

“La app contiene una base de datos conformada por 73.000 documentos que el gobierno chino considera ‘sospechosos’. Si tienes alguno de ellos en el teléfono, o has accedido a estos, la app lo encontrará y notificará a los agentes”, detalla Richter.

Documentando los posibles campos de concentración en Xinjiang

A través de una ardua búsqueda e investigación de imágenes satelitales de Google Earth que duró un mes, Li Fang, un chino que vive en el exilio en Finlandiao, pudo localizar 19 posibles prisiones y 15 posibles campos de reeducación en la Prefectura de Kashgar, en Xinjiang, con una posible capacidad de alojar a medio millón de personas.

Mientras que más del 80 por ciento de los uigures de Xinjiang viven en el sur de Xinjiang, casi el 38 por ciento, o más de 4,2 millones, viven en el Kashgar del suroeste de Xinjiang, así que Fang pensó que estudiando esa área podría dar al mundo exterior un panorama importante sobre la situación de toda Xinjiang.

Utilizando la función de historial de datos de Google Earth, Li descubrió inicialmente que varias prisiones de los condados de Shule y Kargilik (o Yecheng) se habían ampliado considerablemente desde 2017.

Mientras buscaba y estudiaba las prisiones, Li también encontró algunas anormalidades en algunos edificios, comunidades o escuelas. Por ejemplo, habían muchas redes de alambre o cercas dentro o fuera de esos lugares.

A través de un estudio cuidadoso, Li concluyó que estos deberían ser los campos de reeducación.

Eva Fu y Jennifer Zeng, reporteras del La Gran Época y Camilo Bello de PanAm Post, contribuyeron con este informe.

¿Sabías?

Desde el 20 de julio de 1999 el comunismo chino lucha por eliminar 100 millones de personas

TE RECOMENDAMOS