Ventaja militar china se ve amenazada por avance conjunto de EE.UU. e Israel en interceptor de misiles

Por Chriss Street
18 de Enero de 2020
Actualizado: 18 de Enero de 2020

Análisis de noticias

La ventaja militar de China, que tiene el programa de misiles “más activo” del mundo, se ve amenazada por los avances conjuntos de Estados Unidos e Israel en el desarrollo del interceptor de misiles “Cúpula de Hierro” (Iron Dome).

El Ministerio de Defensa de Israel anunció el 12 de enero que después de una década de financiamiento, desarrollo y producción conjunta con Estados Unidos, el porcentaje de efectividad en las últimas pruebas del interceptor de misiles Cúpula de Hierro es del 100 por ciento.

El centro de estudios de Rand Corporation conmocionó a los analistas militares en 2017, cuando su puntuación en la calificación militar anual de EE.UU. y China posicionó a China como la nación que había ganado “ventaja” sobre Estados Unidos en ataques aéreos contra Taiwán y la flota estadounidense. La administración entrante de Donald Trump respondió aumentando la cooperación con Israel para financiar las defensas antimisiles “en capas”.

The National Interest informó a principios de diciembre de 2019 que varias de sus fuentes alegaron: “El líder de mano dura de China, Xi Jinping, está ‘perdiendo la paciencia’ y podría ordenar la invasión de Taiwán a principios de la década de 2020. El foco de tensión más peligroso del mundo podría ser testigo de un repentino ataque anfibio abrumador, tal vez antes de julio de 2021 para marcar el centenario de la fundación del Partido Comunista Chino (PCCh)”.

El régimen chino se ha preparado con una estratagema tan crucial enfocando su gasto militar en misiles balísticos, capacidades de guerra cibernética y armas espaciales. The National Interest advirtió que dada “la habilidad de China en las artes oscuras del engaño estratégico”, Taiwán y Estados Unidos solo tendrían cuatro semanas de advertencia previa ante una eventual invasión china.

Pero dada la distancia de 100 millas desde China a Taiwán y un escenario de ataque que podría incluir armas antisatélite que cegarían los sistemas de alerta temprana de Estados Unidos, ataques masivos con misiles contra la Armada estadounidense en puertos japoneses y misiles DF-26 empleados de manera concertada en los buques y aviones de la Armada china para mantener a raya a los portaaviones estadounidenses, solo habría unos 4 minutos para responder a los lanzamientos de primer golpe de China.

China realizó su mayor desfile militar el 1 de octubre con misiles móviles armados de manera convencional y nuclear DF-31AG y DF-26. Pero también exhibió 6 sistemas de misiles de zona de dominio no vistos anteriormente que incluían 3 nuevos misiles de crucero (YJ-12B, YJ-18 y CJ-100), 2 misiles balísticos (JL-2 y DF-41) y un vehículo de planeo hipersónico (DF-17).

En 2008, Estados Unidos e Israel comenzaron a financiar, desarrollar y producir conjuntamente el misil antibalístico hipersónico Arrow-3, con un objetivo del 99 por ciento de efectividad de interceptación. El programa se transformó después de 2013 en “Cúpula de Hierro“, que había tenido un récord de más del 90 por ciento de efectividad en el derribo de más de 2400 misiles.

El presupuesto de defensa de EE.UU. de 190,000 millones de dólares para 2020 pasó de centrarse en la lucha contra los terroristas a enfrentarse a China y Rusia como “competidores estratégicos” de alta tecnología.

Israel ya ha colocado 10 baterías de Cúpula de Hierro para proteger a sus ciudadanos y su infraestructura. Cada batería incluye 3 o 4 lanzadores estacionarios que pueden disparar 20 misiles Tamir contra amenazas entrantes lanzadas desde distancias de hasta 60 millas. Los interceptores de misiles cuentan con sensores electro-ópticos, aletas de dirección y ojivas explosivas con espoleta de proximidad. Los componentes de los misiles Tamir se adquieren a través de la cadena de suministro estadounidense de Raytheon.

Estados Unidos ya tiene muchos batallones de misiles Patriot para interceptar grandes misiles de crucero. Sin embargo el costo unitario de los Patriot es de unos 2 a 3 millones de dólares cada uno, porque el sistema está optimizado para misiles balísticos que operan a mayores altitudes.

El presupuesto de defensa de Estados Unidos para el año 2020 planea comprar una variante de la Cúpula de Hierro fabricada por Raytheon llamada SkyHunter que contará con un interceptor de misiles aún más largos. El costo por lanzamiento del nuevo interceptor será de solo unos 80.000 dólares y está diseñado para integrarse con los actuales sistemas de radar de campo Sentinel del Ejército y G/ATOR de los Marines.

Para añadir una capa adicional de defensa antimisiles a menor alcance, Estados Unidos e Israel están trabajando conjuntamente en nuevas generaciones de cañones láser de alta energía basados en el aire, la tierra y el mar. El costo estimado sería de solo unos 3,50 dólares por interceptación. Los cañones láser podrían teóricamente ofrecer “disparos” de defensa ilimitados, pero el láser no funciona tan bien con mal tiempo y para objetivos en el horizonte.

*****

A continuación:

70 años de comunismo en China, 70 años de tragedia

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS