Veredictos de los árbitros y las normas olímpicas por COVID de Beijing provocan protestas internacionales

Por Winnie Han y Ellen Wan
13 de Febrero de 2022 8:19 PM Actualizado: 13 de Febrero de 2022 8:19 PM

A poco más de una semana de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing, que se inauguraron el 4 de febrero, una serie de controversias, desde las decisiones de los árbitros hasta los estrictos controles por COVID de China, han suscitado las quejas de los participantes y observadores internacionales.

En medio de un boicot diplomático de los Juegos por parte de los países occidentales, encabezado por Estados Unidos por los abusos contra los derechos humanos de Beijing, la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing registró un récord  mínimo en los índices de audiencia, con solo 16 millones de espectadores viendo la transmisión en vivo en NBC en Estados Unidos, un 43 % menos que los 28.3 millones de espectadores de los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang de 2018.

En la noche de la ceremonia de apertura, Sjoerd Den Daas, reportero de NOS, la emisora ​​de servicio público de los Países Bajos, fue sacado a la fuerza de su transmisión de televisión en vivo fuera del Estadio Nacional Cubierto de Beijing por personal de seguridad del PCCh, lo que provocó la interrupción de la transmisión en vivo. Todo el proceso fue captado en cámara. El video conmocionó al mundo luego de que se subió a Internet.

Durante la ceremonia de apertura, una mujer vestida con un hanbok rosa, un vestido tradicional coreano, marchó con la bandera china, provocando la ira de los surcoreanos.

Para aumentar el enfado del público surcoreano, los patinadores surcoreanos de velocidad en pista corta Hwang Dae-heon y Lee Joon-soo fueron descalificados de las semifinales masculinas de 1000 metros por infringir las normas el 7 de febrero. En la siguiente final, el húngaro Liu Shaolin cruzó la línea de meta en primer lugar, pero fue descalificado por una advertencia de tarjeta amarilla, lo que le dejó sin medalla.

Los medios surcoreanos expresaron un fuerte descontento y acusaron a los jueces olímpicos de favorecer a China. Tanto el equipo coreano como el húngaro apelaron ante la Federación Internacional de Patinaje (ISU, por sus siglas en inglés), pero ambos fueron rechazados. En consecuencia, el equipo coreano decidió presentar una demanda ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS, por sus siglas en inglés) y presentar una queja contra el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach.

Durante el relevo por equipos mixtos de 2000 metros en patinaje de velocidad en pista corta en la tarde del 5 de febrero, China perdió originalmente ante Hungría y Estados Unidos en las semifinales. Sin embargo, luego de una apelación, los jueces reprodujeron las grabaciones y dictaminaron que Estados Unidos y Rusia habían cometido una falta. Así, el equipo chino pasó a la final y finalmente derroto a Italia para conseguir el oro.

El 7 de febrero, se publicó en el periódico Seoul Shinmun un artículo titulado “Dejemos que el país anfitrión, China, se lleve todas las medallas”, pero el artículo completo solo constaba de 10 frases, cada una de las cuales decía “Dejemos que el país anfitrión, China, se lleve todas las medallas”.

Hajime Takamine, un analista japonés, dijo a The Epoch Times que, a juzgar por el desempeño de los árbitros, obviamente están sesgados a favor del equipo chino, y es posible que el PCCh haya dado beneficios a los árbitros que se supone que son imparciales.

“Creo que el PCCh ha usado los Juegos Olímpicos para mostrar lo poderoso que es, engañando a la gente por diversos medios, porque cree que el mundo exterior no puede hacer nada al respecto”.

Quejas sobre la comida

Además de situaciones cuestionables en el campo, ha habido quejas muy difundidas de atletas y entrenadores extranjeros de que la comida que se ofrece en los Juegos de Beijing no satisface las necesidades físicas de los atletas.

Tras ser diagnosticada como positiva por COVID-19, la atleta de invierno rusa, Valeria Vasnetsova, se quejó de que la misma comida que se le sirvió durante cinco días en el hotel de aislamiento en Beijing era tan mala que era desagradable al paladar, y tenía tanta hambre que tenía dolores de estómago y lloraba todos los días.

“El catering es extremadamente cuestionable porque en realidad no es catering en absoluto. No hay comida caliente”, dijo el entrenador de esquí alemán Christian Schwaiger a The Sun.

“Hay papas fritas, algunas nueces y chocolate, y nada más. Esto demuestra una falta de enfoque en el deporte de alto rendimiento”.

Afortunadamente, el equipo estadounidense estaba preparado y trajo algo de comida para el campamento, como pasta en bolsas que se puede cocinar con agua caliente.

“Los chinos probablemente hicieron esto a propósito”, dijo Hajime Takamine a The Epoch Times. “No podían ignorar la necesidad de los atletas de una alimentación adecuada y nutritiva. Me parece que el PCCh haría cualquier cosa por ganar una medalla”.

Duras medidas respecto al COVID

El delantero finlandés de hockey sobre hielo Marko Anttila dio positivo por COVID-19 luego de llegar a China. Sin embargo, la prueba de Anttila siempre había resultado negativa antes del viaje, según el entrenador en jefe finlandés Jukka Jalonen, diciendo que Anttila había estado con sus jugadores y entrenadores y no había estado expuesto al mundo exterior.

“Sabemos que está completamente sano y listo para ir y por eso pensamos que China, por alguna razón, no respetará sus derechos humanos y eso no es una excelente situación”, dijo Jalonen a The Sun.

El comunicado del COI reconocía que había recibido algunas quejas de los atletas, particularmente acerca de la temperatura, el tipo y el tamaño de las porciones de los alimentos, y prometió trabajar con los organizadores para resolverlas.

Al comentar sobre el hecho de que a todos los atletas que participaron en los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing se les dio un teléfono celular gratis, el analista de temas de actualidad Ji Lin dijo a The Epoch Times que el PCCh en realidad está usando estos teléfonos para monitorear a los atletas y luego está usando big data para convertir la Villa Olímpica en una pequeña sociedad de vigilancia dentro de China, una gran sociedad de vigilancia.

Hajime Takamine y Ji Lin coincidieron en que la actuación del PCCh en estos Juegos Olímpicos de Invierno hará que más países vean la verdadera cara del régimen y las relaciones internacionales de Beijing empeorarán.

“No creo que los atletas de todo el mundo no hablen sobre lo que vieron y escucharon durante los Juegos Olímpicos. Es probable que en un futuro cercano, más países y voces más fuertes ataquen y condenen al PCCh por sus atroces prácticas en materia de derechos humanos”, dijo Hajime Takamine.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.