Veterana de la Armada lleva a su madre, veterana de las Fuerzas Aéreas, a viaje épico por 20 estados

La veterana de la Fuerza Aérea de EE.UU., de 96 años, dice que se siente 'humilde por la belleza y la grandeza" del país
Por LOUISE CHAMBERS
27 de Junio de 2022 12:36 PM Actualizado: 27 de Junio de 2022 12:36 PM

Una enfermera jubilada de la Marina llevó a su madre de 95 años, una veterana de las Fuerzas Aéreas estadounidenses diagnosticada con demencia, en una aventura de 26,000 millas a través de los Estados Unidos. Juntas, pasaron por 70 ciudades en 20 estados, recopilando historias y experiencias como nunca antes habían tenido.

Teresa Lee McFarland, de Lone Pine (California), tiene 63 años. Se jubiló como Comandante del Cuerpo de Enfermeras de la Marina y enfermera de familia en 2020 para cuidar de su madre, Norma Lee Lamascus, a tiempo completo. Norma, que celebró su 96 cumpleaños durante la gira, fue en su día enfermera titulada y sirvió dos años en las Fuerzas Aéreas de EE.UU. entre 1952 y 1954.

La pareja de madre e hija regresó a casa después de su viaje de más de 10 meses en caravana y tiene previsto volver a viajar a partir de julio. Lo mejor, después de todo este viaje, es que las puntuaciones de Norma en materia de demencia mejoraron.

“Me siento humilde ante la belleza y la grandeza de nuestro gran país”, dijo a The Epoch Times. “Aprendí que la vida es maravillosa, y que aún puedo disfrutar de la gran naturaleza de Dios a mi edad. La vida es para vivirla. Cada momento puede ser una aventura maravillosa si la busca”.

Teresa añadió: “Aprendí que, con la ayuda de Dios, no hay nada que no podamos hacer. También aprendí que la mayoría de los desconocidos son amables y generosos”.

Teresa y Norma en London Bridge, Lake Havasu City, Arizona. (Cortesía de Teresa McFarland)
Teresa y Norma en London Bridge, Lake Havasu City, Arizona. (Cortesía de Teresa McFarland)
Norma junto a la bandera estadounidense de 400 pies de altura en Sheboygan, Wisconsin. Visitar este lugar fue "lo favorito" de Norma en el tour, según Teresa. (Cortesía de Teresa McFarland)
Norma junto a la bandera estadounidense de 400 pies de altura en Sheboygan, Wisconsin. Visitar este lugar fue “lo favorito” de Norma en el tour, según Teresa. (Cortesía de Teresa McFarland)

Quiero ver a la gente que quiero antes de morir

Norma se mudó con Teresa en marzo del 2018 cuando ya no podía mantener su casa en Oceanside, California, y necesitaba ayuda con las tareas. Entonces llegó la pandemia de COVID-19 y la vida se hizo aún más difícil.

“El aislamiento forzado y las restricciones de viaje cerraron su vida social”, dijo Teresa. “No podía ir a visitar a sus amigos más queridos que vivían cerca de su antigua casa, y cinco de sus nuevos amigos murieron. No hace falta decir que se abatió por el dolor”.

Norma le dijo a su hija: “¡Quiero ver a la gente que quiero antes de morir!”.

Teresa estaba decidida a hacerlo realidad.

En octubre de 2020, compró un Toyota Tacoma 2WD de 2011 y un remolque Aljo Aly pull de 17 pies para arreglarlo. Teresa supervisó las modificaciones ella misma, elevando los asientos 3 pulgadas para la accesibilidad, añadiendo asideros, un nuevo calentador y ventana, y actualizando la decoración. En marzo del 2021, la renovada caravana, apodada “Blessing”, contaba con una cocina totalmente funcional, un baño con ducha, espacios para dormir y un aspecto totalmente nuevo.

“Lo hice todo yo misma, excepto el calentador”, dijo.

Norma fuera de la caravana. Su hija se dirige a ella cariñosamente como "una super heroína" por su espíritu resiliente y su amor por la vida. (Cortesía de Teresa McFarland)
Norma fuera de la caravana. Su hija se dirige a ella cariñosamente como “una super heroína” por su espíritu resiliente y su amor por la vida. (Cortesía de Teresa McFarland)
La enfermera cadete Norma Lee, en Denver, Colorado, en 1943. (Cortesía de Teresa McFarland)
La enfermera cadete Norma Lee, en Denver, Colorado, en 1943. (Cortesía de Teresa McFarland)

Con Norma a bordo, Teresa trazó una ruta con mapas de papel y un viejo atlas de carreteras de EE.UU. que incluía visitas a viejos amigos, familiares e incluso parientes por ADN que Norma había descubierto mediante pruebas de ADN pero que nunca había conocido. La pareja relató su épico viaje en una página de Facebook dedicada, Norma’s 95: Big Adventure.

Con una preferencia por los lugares rurales tranquilos y la belleza natural, Teresa reservó en los campamentos antes de cada parada. Los campamentos de las bases militares le parecieron especialmente acogedores, y dice que la vida en la carretera fue “divertida y desafiante a la vez”.

“Hice toda la planificación del viaje, las maletas, las compras, la cocina, la colada, la conducción y el remolque, el montaje y el desmontaje de la caravana”, dice Teresa. “Mi objetivo era conducir menos de cinco horas cada día, parar antes del anochecer y quedarme al menos dos días en cada parada. A este ritmo, ambas podíamos disfrutar del viaje durante todo el trayecto”.

“Nos mantuvimos flexibles y no planificamos demasiado para poder acomodar los percances inesperados, como un pinchazo, y aprovechar cualquier oportunidad sorpresa que se presentara: los murales de arte público, las esculturas, los automóviles con mosaicos, los senderos para caminar a la orilla del río, las piscinas, los conciertos comunitarios, los bailes espontáneos en la hierba y la increíble belleza de la creación de Dios”.

La estudiante de enfermería Norma Lee (R), en la Asociación de Enfermeras Visitantes, en Denver, Colorado. (Cortesía de Teresa McFarland)
La estudiante de enfermería Norma Lee (R), en la Asociación de Enfermeras Visitantes, en Denver, Colorado. (Cortesía de Teresa McFarland)
La estudiante de enfermería Norma Lee (R), en la Visiting Nurse Association, en Denver, Colorado. (Cortesía de Teresa McFarland)
La estudiante de enfermería Norma Lee (R), en la Visiting Nurse Association, en Denver, Colorado. (Cortesía de Teresa McFarland)

Creando recuerdos

En más de 10 meses, con cuatro cambios de aceite y cuatro neumáticos nuevos por el camino, Teresa y su madre visitaron 20 estados de Estados Unidos: California, Nevada, Idaho, Utah, Colorado, Nebraska, Iowa, Minnesota, Wisconsin, Illinois, Missouri, Indiana, Kentucky, Tennessee, Carolina del Norte, Arkansas, Oklahoma, Texas, Nuevo México y Arizona.

En su estado natal, California, Norma visitó a su mejor amiga de la infancia desde el jardín de infancia en Scotts Valley. En St. Louis, Missouri, la pareja visitó a la hermana de Teresa; Norma conoció a su último bisnieto por primera vez en Crystal City.

Colorado presagió un encuentro nostálgico.

“Norma disfrutó viendo a tres de sus compañeras de clase de enfermería de 1946”, dijo Teresa, “y fuimos al Presbyterian Saint Luke’s Hospital para ver si había algún interés en Norma, graduada en 1946 en la Escuela de Enfermería del Denver Saint Luke’s Hospital; le dieron a Norma un libro maravilloso lleno de fotos y una historia detallada del hospital”.

En su ciudad natal, Lewellen (Nebraska), Norma se reunió con familiares y viejos amigos y conoció por primera vez a su primer pariente por ADN, un primo tercero de 94 años.

A medida que avanzaba la gira, fueron añadiendo nuevos recuerdos a su libro de la vida.

Norma con Jim Patterson, de 100 años, su primer novio, y su esposa en Oshkosh, Nebraska. (Cortesía de Teresa McFarland)
Norma con Jim Patterson, de 100 años, su primer novio, y su esposa en Oshkosh, Nebraska. (Cortesía de Teresa McFarland)
Norma con una vieja amiga, "Muggy" Delores, a quien solía cuidar en Lewellen, Nebraska. (Cortesía de Teresa McFarland)
Norma con una vieja amiga, “Muggy” Delores, a quien solía cuidar en Lewellen, Nebraska. (Cortesía de Teresa McFarland)
Norma con su amiga de la infancia Betty en una residencia de ancianos. (Cortesía de Teresa McFarland)
Norma con su amiga de la infancia Betty en una residencia de ancianos. (Cortesía de Teresa McFarland)

La pareja también tuvo tiempo para hacer excursiones de un día, como el Arca de Noé en Williamstown, el zoológico de Minneapolis, donde Norma cumplió el deseo de toda su vida de montar en camello, y la bandera americana de Sheboygan, de 400 pies de altura.

Pasaron las vacaciones en Lake Havasu City, disfrutando del London Bridge, paseando por el jardín de cactus y tomando el ferry para ir a la cena de Navidad en el casino. “Los atardeceres de Arizona todavía nos traen buenos recuerdos”, dice Teresa.

Norma celebró su 96 cumpleaños en Meridian, Idaho. Y en Cascade, 15 miembros de la familia, con edades comprendidas entre los 7 y los 96 años, organizaron el “Campamento de la abuela” para la nonagenaria cumpleañera.

Norma con Agnes, su compañera de la escuela de enfermería de 1946. (Cortesía de Teresa McFarland)
Norma con Agnes, su compañera de la escuela de enfermería de 1946. (Cortesía de Teresa McFarland)
Norma (C) con su sobrino Barney y su sobrina Suzie en el zoológico de Minneapolis. A Suzie se le diagnosticó posteriormente un cáncer y murió dos meses después de la reunión. (Cortesía de Teresa McFarland)
Norma (C) con su sobrino Barney y su sobrina Suzie en el zoológico de Minneapolis. A Suzie se le diagnosticó posteriormente un cáncer y murió dos meses después de la reunión. (Cortesía de Teresa McFarland)

La hija consiente

Teresa notó por primera vez signos de advertencia de demencia en su madre en noviembre del 2019.

Norma tenía problemas para resolver problemas, no utilizaba el razonamiento lógico y olvidaba con más frecuencia; le costaba seguir instrucciones de más de dos pasos, repetía preguntas ya respondidas y decía las mismas cosas una y otra vez. Menos activa físicamente, su vida social disminuyó.

Incapaz de reducir su horario a tiempo parcial, Teresa se retiró para convertirse en la cuidadora de su madre a tiempo completo. Irónicamente, cree que la propia Norma podría haber inventado el modelo de “vida asistida” que conocemos hoy durante su carrera como enfermera. Teresa dijo: “En 1968, [mi madre] compró una casa demasiado grande para ofrecer un hogar como “pensión y cuidado” a hombres y mujeres mayores que necesitaban ayuda con su medicación, la lavandería y las comidas. Por lo demás, eran independientes y se valían por sí mismos. Los inspectores de sanidad y de incendios no sabían qué hacer con ella, ya que este tipo de cuidados era inaudito”.

Conocedora de las necesidades de Norma cuando el remolque estaba listo, Teresa se aseguró de que su viaje fuera accesible. Norma utiliza un andador de cuatro ruedas para estabilizarse, se agota rápidamente debido a la insuficiencia cardíaca y a la EPOC, y no puede estar de pie sin apoyo durante más de unos segundos.

Norma. (Cortesía de Teresa McFarland)
Norma. (Cortesía de Teresa McFarland)

El trabajo de Norma consistía en inspeccionar cada nuevo camping para ver si había instalaciones sanitarias adecuadas, dijo Teresa, mientras preparaba la caravana para cada estancia. La atenta hija llevaba tres barras de agarre de succión portátiles, un taburete de ducha y un rociador de ducha manual con llaves, por si los necesitaban.

Pero durante sus viajes, Teresa se dio cuenta de que incluso la silla de transporte de Norma era demasiado endeble para soportar los senderos irregulares y los paseos por el río que esperaban explorar. Encontró en Internet una silla todoterreno de 4000 dólares procedente de Francia, pero era reacia a comprometerse sin probarla primero. Entonces dio con un grupo de defensa que proporciona sillones de correr para atletas discapacitados.

“Este contacto me llevó hasta Mike DiDonato, de Southbridge Tool and Manufacturing, en Massachusetts”, explica Teresa. “Se ofreció a prestarnos una silla de correr de pala con ruedas de trail durante el tiempo que necesitáramos, lo único que teníamos que pagar eran los gastos de envío”.

Teresa cree que cuando uno se enfrenta a problemas o retos, es importante ser curioso y pedir a los demás ideas y cualquier ayuda que puedan ofrecer, y “ser persistente para encontrar una solución”.

La ayuda nunca estuvo lejos. Cuando Norma contrajo una dolorosa infección de oído en Minnesota, visitaron un centro local de atención urgente con una máquina expendedora de recetas en la sala de espera, y consiguieron los antibióticos que necesitaban en mitad de la noche. El Programa de Veteranos Viajeros cuidó de Norma durante toda su recuperación.

Incluso el remolque sufrió algunos problemas a medida que avanzaba el viaje, pero Teresa salvó la situación. Recuerda: “Cuando el tiempo empezó a ser más frío en Tennessee, algunas de las viejas tuberías del remolque se congelaron. Resolví este problema colocando pequeños calentadores portátiles dentro del armario del baño”.

Foto del Epoch Times (Cortesía de Teresa McFarland)
Foto del Epoch Times (Cortesía de Teresa McFarland)

Después de 10 meses en la carretera con Norma, que ahora tiene 96 años, Teresa se siente orgullosa de su madre por su perdurable espíritu aventurero, orgullosa de sí misma por hacer realidad el viaje, a pesar de los obstáculos, y agradecida de que hayan ignorado a los detractores.

“Aprendí que disfrutar del presente es un regalo increíble para mí y para los que me rodean”, reflexiona Teresa.

Preocupada por la memoria y la salud mental de su madre, Teresa hizo recientemente una evaluación neurocognitiva exhaustiva de Norma. Los resultados fueron sorprendentes. “Su puntuación había mejorado realmente desde enero del 2021”, dijo Teresa. “¡Estoy convencida de que la estimulación mental, las experiencias sociales y los viajes a nuevos lugares realmente mejoraron su función mental!”

Teresa, que es miembro de la Red de Apoyo a los Cuidadores de Veteranos, implora a otros cuidadores que encuentren apoyo en personas que comprendan y empaticen. Los amigos “francos, divertidos, constantes y fiables” de su grupo de apoyo virtual hicieron posible el cuidado de Teresa, y la prosperidad de Norma a sus 96 años.

“Animo a todo el mundo a vivir una aventura cada día. Esto es importante para jóvenes y mayores. Hace que toda la vida sea mucho más rica, plena y divertida”, dijo Teresa.

“Siempre estaré agradecida de que hayamos hecho este viaje”.

Arshdeep Sarao contribuyó a este informe.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.