Veterano de 99 años vence a COVID-19 y espera con ansias volver a jugar golf

Por MEILING LEE
19 de Mayo de 2020
Actualizado: 19 de Mayo de 2020

Ha pasado una semana desde que el veterano de la Segunda Guerra Mundial, Max DeWeese, regresó a casa después de recuperarse de COVID-19.

El héroe de guerra de 99 años, que sirvió 23 años en el Cuerpo de Marines y la Reserva del Cuerpo de Marines, dijo que la enfermedad lo tomó por sorpresa. Le tomaban la temperatura diariamente en el centro de ancianos, y los únicos síntomas que experimentó fueron una repentina pérdida de apetito y una pérdida de gusto y de olfato.

“Vivo en una residencia de vida independiente y me toman la temperatura todos los días y estaba en los 80s (26-32°C). Nunca pensé nada al respecto”, dijo DeWeese a The Epoch Times.

“Estaba vomitando la comida, no podía soportarlo. No podía comer. El director aquí dijo: ‘Vamos a revisar su oxígeno'”.

Un oxímetro de pulso fue enganchado al dedo de DeWeese para medir su nivel de saturación de oxígeno. “Mi oxígeno era de 84”, dijo Deweese. “Perdí a mi esposa por una EPOC (Enfermedad pulmonar obstructiva crónica) y sabía que 84 no era bueno, así que llamé a mi médico”.

A la mañana siguiente, DeWeese fue al hospital St. Luke, se hizo la prueba de COVID-19 y fue informado que era positivo. Fue hospitalizado esa noche del 10 de abril. “No sé qué hubiera pasado si no hubiéramos hecho algo al respecto”, dijo.

Max DeWeese (izquierda) en el Desfile Nocturno del Comandante en Washington D.C. el 13 de mayo de 2017. (Cortesía de Paul Chapa)

Su buen amigo Paul Chapa apoyó a DeWeese en su recuperación y ayudó a difundir la noticia de su batalla contra el virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

“Conocí a Max hace unos tres años a través de otro de nuestros miembros de la familia FISH”, dijo Chapa, que es el presidente de Friends in Service of Heroes (FISH), a The Epoch Times. “Hablo con él casi todos los días debido a este asunto del COVID. Max es increíblemente agudo y muy ingenioso”.

Después de que un medio de comunicación local publicara la historia de DeWeese, gente de todo el país le escribió cartas y envió tarjetas deseándole suerte. “No puedo agradecer lo suficiente a la gente que ni siquiera conozco, o he conocido, que me han enviado notas de cómo rezaban por mí y me deseaban lo mejor”, dijo DeWeese.

Él atribuye parte de su recuperación a las oraciones y buenos deseos de la familia, amigos y extraños. “Con el apoyo que he recibido del mundo exterior, no creo que hubiera podido fallar en lograrlo”, dijo.

“Cuando recibes ese tipo de apoyo, puedes luchar. No te das cuenta, pero vas a luchar”.

¿Qué es lo que espera después de sus dos semanas de cuarentena? “Tan pronto como pueda, volver a ser activo en todo lo que he sido activo, incluyendo ‘meals on wheels’ (programa que entrega comidas a personas en casa que no pueden comprar o preparar sus propias comidas) y el golf”, dijo DeWeese.

Dice que se siente optimista sobre la posibilidad de mejorar su golf con la terapia diaria que ha estado recibiendo. “Solo podía golpear la pelota de golf, sin importar el palo que usara, unas 100 yardas o un poco más”, dijo DeWeese. “Pero creo que con mucha de esta terapia que estoy haciendo, puedo estar aumentando mi fuerza donde podría golpear 110, tal vez 115, así que me siento animado”.

Antes de contraer el virus del PCCh, DeWeese, que todavía conduce, dijo que hacía “meals on wheels” una vez al día, era voluntario de FISH y de otras organizaciones y jugaba al golf una vez a la semana.

DeWeese dice que no sabe de dónde saca la energía a su edad, pero que sentía que era importante para él estar activo. “En mi opinión, tanto si está bien como si no, he descubierto que es mucho mejor estar ocupado que estar sentado sin hacer nada y viendo la televisión”, dijo.

Tracy Hipp, Director de Actividades de Silvercrest Deer Creek, dijo a The Epoch Times que todos en el centro de ancianos están encantados de tener a DeWeese de vuelta. “Simplemente lo adoramos”, dijo. “Si alguien iba a contraer COVID-19 y vencerlo, no nos sorprendió en absoluto que fuera él. Sabíamos que era una de esas cosas de las que volvería más fuerte que nunca”.

Enlistándose en el Cuerpo de Marines

La restauración del monumento de guerra de la Infantería de Marina de los EE.UU. en Iwo Jima se completó el 21 de noviembre de 2017 en Arlington, Virginia. (Mark Wilson/Getty Images)

En 1941, mientras estaba en casa durante Navidad, DeWeese se encontró con su profesor de química de la universidad, quien le sugirió que se uniera al Cuerpo de Marines después de saber que DeWeese no sabía cuáles eran sus planes para el futuro.

“Dijo que por qué no te unes al Cuerpo de Marines, así que lo hice”, dijo DeWeese. El 15 de enero de 1942, antes de cumplir 21 años, se subió a un tren a San Diego para ir al campo de entrenamiento.

“Era solo un niño, no sabía qué esperar”, dijo DeWeese sobre su conocimiento de los Marines en ese momento. “No tenía ni idea de lo que era el Cuerpo de Marines ni de las ramas del servicio”.

Casi siete meses más tarde, el 7 de agosto de 1942, DeWeese lucharía en su primera batalla en el Teatro del Pacífico de la Segunda Guerra Mundial, la Batalla de Guadalcanal, la primera gran ofensiva contra los japoneses, que finalmente salieron derrotados de la isla en febrero de 1943.

Guadalcanal es una selva tropical en las Islas Salomón, y muchos soldados de ambos bandos murieron de enfermedades. “Hicimos que evacuaran a más gente de Guadalcanal con malaria que los que murieron”, dijo DeWeese. “Tuve ictericia amarilla. Tuve todo menos malaria”.

Las siguientes tres batallas en las que DeWeese luchó fueron la Batalla de Tarawa, la Batalla de Saipan y la Batalla de Tianin. Fue herido en la de Tarawa y Saipan, y recibió un Corazón Púrpura por cada batalla.

DeWeese fue tirador en las dos primeras batallas antes de ser transferido al batallón de ingenieros de combate para ser lanzallamas.

Ayudando a los veteranos

Chapa dice que su organización se centra en ayudar a los veteranos de todas las edades a “mantener su libertad y mejorar su calidad de vida” realizando actos simples como conseguir una máscara N95 a un veterano de Vietnam para que pueda salir a hacer sus compras, o conseguir un perro de servicio para un veterano que lucha contra el trastorno de estrés postraumático (PSTD) o una lesión cerebral traumática.

FISH ha regalado 29 perros de servicio hasta ahora. “Tratamos de nombrar a nuestros perros de servicio en honor a nuestros veteranos”, dijo Chapa. “De esa manera, el veterano que recibe el perro conoce al veterano que lleva el nombre del perro, así que tienen esta conexión”.

Chapa dijo que hay un perro de servicio llamado DeWeese que fue entregado a Aaron Bona, un veterano del Cuerpo de Marines que sufre de PSTD.

Chapa dijo que después de conocer a DeWeese, entendió mejor lo que significaba la Gran Generación. “Es desinteresado, lleva su patriotismo en la manga y ama a su país”, dijo Chapa. “Estaría dispuesto a hacer cualquier cosa para seguir sirviendo”.

También dice que es importante para él, y “el 99 por ciento de nosotros que no sirvió, nunca olvidar al 1 por ciento”.

“Debemos nuestra libertad, debemos el hecho de vivir en esta gran nación a la gente que está dispuesta a hacer ese sacrificio por nosotros”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Anciano camina 2000 kilómetros y usa 9 pares de zapatos para entregar este poderoso mensaje

TE RECOMENDAMOS