Veterano de II Guerra Mundial que saluda con su bandera cada días es honrado con desfile de coches

Por Michael Wing
31 de Julio de 2020
Actualizado: 31 de Julio de 2020

Todas las mañanas, el veterano de la Segunda Guerra Mundial John Mastrocola, de 95 años, se levanta a las 8 de la mañana, coloca su silla de jardín a lo largo de la calle Litchfield, en el exterior de su casa, y agita su bandera estadounidense a los transeúntes.

Se convirtió en un elemento fijo para los habitantes de su ciudad de Torrington, Connecticut, que esperan su saludo patriótico cada día; y hace poco devolvieron el gesto de buena voluntad del veterano de la Marina con un desfile de coches en su honor.

Mastrocola se puso de pie, sonrió y saludó mientras docenas de coches pasaban, con banderas ondeando y bocinas sonando, en una muestra de patriotismo y aprecio a lo largo de la calle Litchfield.

Imagen cortesía: Ken Buckbee, expresidente de la Sociedad de Connecticut, Hijos de la Revolución Americana (2003-2006)

“Esto es por lo que luché”, dijo el exmarin. “Y una vez que se le falta el respeto a la bandera, el país se va por el desagüe”. Hoy en día, muy poca gente en Estados Unidos respeta el país al que llaman hogar, dijo el veterano de 95 años.

El veterano patriota está muriendo de cáncer. Sin embargo, dice que su última misión en la vida es ondear la bandera estadounidense.

“Soy uno de los pocos veteranos de la Segunda Guerra Mundial que quedan, así que antes de irme quiero que recuerden a John ‘Nunca te rindas’ Mastrocola”, le dijo a Fox 61.

Y añade: “Me estoy muriendo de cáncer. Peso menos de 100 libras, pero mientras pueda seguir viniendo aquí, lo haré. Cuando no me veas aquí, lo sabrás”.

Todos los coches fueron bienvenidos al evento, dijo el organizador del desfile, y se esperaba que participaran unas 50 personas.

Mientras tanto, las muestras de apoyo a la bandera estadounidense han aparecido en otros lugares del país recientemente.

(Pxhere/CCO)

El mes pasado, un padre y su hijo de la comunidad de Seaford, Nueva York, comenzaron a colocar banderas en los postes de los servicios públicos de su vecindario como una forma de pasar tiempo juntos durante el aislamiento debido al virus y también para que el padre le enseñara a su hijo una lección importante.

Los miembros del público respondieron con bocinazos de apoyo y deseos de “Dios bendiga a América”.

Pronto se puso de manifiesto cuando el padre, Eric Uss, creó un grupo de Facebook Flags Fly High, y los miembros de la comunidad comenzaron a unirse a izar la bandera, colocando cientos de estrellas y rayas a lo largo de Seaford.

Uss le dijo a Fox que el propósito era enseñar a su hijo lo significativo que podía ser un gesto tan pequeño. “Y quería que viera que algo tan pequeño podía ser tan grande, y que podía ser un increíble, increíble cambio positivo”, dijo.

¡Nos encantaría escuchar sus historias! Puedes compartirlas con nosotros en emg.inspired@epochtimes.nyc


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Mire a continuación

Calma para el alma: la quietud de la madrugada de pie bajo las estrellas

TE RECOMENDAMOS