Veterano de la Segunda Guerra Mundial celebra sus 105 años

Por Andrew Thomas
11 de Agosto de 2020
Actualizado: 11 de Agosto de 2020

Louis DeBiasio fue uno de los jóvenes de la Gran Generación que luchó con honor durante la Segunda Guerra Mundial y vivió para ver el futuro que aseguró su victoria.

De los 16 millones de estadounidenses que sirvieron durante la Segunda Guerra Mundial, él es uno de los 389,000 que hoy están vivos, según las estadísticas del Departamento de Asuntos de Veteranos de Estados Unidos.

Cumplió 105 años el 10 de agosto.

DeBiasio sirvió en la Armada en el USS Piedmont, un barco de reparaciones en aguas del Pacífico. Trabajó con un taladro de perforación y ayudó a reparar destructores y otros barcos que habían sido dañados en combate. También formó parte de una tripulación de cañones antiaéreos de 20 milímetros.

En un angustioso incidente, estuvo a punto de morir a manos de un avión kamikaze japonés. El piloto perdió el control y se eyectó de su avión que se estrelló en el Océano Pacífico. Estaba sirviendo en el Mar de Japón cuando el Imperio de Japón se rindió el 15 de agosto de 1945. Después de que la guerra terminó formó parte de las fuerzas de ocupación en el territorio continental japonés.

Cuando regresó de la guerra, en septiembre de 1946, una multitud acudió a San Diego para darle la bienvenida a él y a los demás marineros. Luego hizo un largo viaje en autobús a través del país hasta su estado natal de Nueva Jersey.

La Gran Generación

Hijo de inmigrantes italianos, DeBiasio nació en Creekside, Pennsylvania. Su padre llegó a Estados Unidos ingresando por Ellis Island y trabajó en una mina de carbón en Pittsburgh.

DeBiasio vivió la Gran Depresión. Tenía 14 años cuando dejó la escuela secundaria para ir a trabajar en una granja y luego encontró una oportunidad de trabajar en el taller de máquinas de National Rubber, en Clifton, Nueva Jersey. Según su hijo Michael DeBiasio, trabajó arduamente por el salario mínimo la mayor parte de su vida, antes y después de la guerra, y nunca se quejó de sus circunstancias. En 1943, a la edad de 27 años, fue reclutado en la Marina.

“Eso es lo que lo hizo a él y a su Gran Generación. Ellos amaban y aceptaban lo que la vida les daba y trataban de mejorarla a través del trabajo duro y de hacer lo correcto en la vida”, escribió su hijo Michael en un correo electrónico.

Louis DeBiasio, de New Smyrna Beach, Florida, sirvió en el Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial. (Cortesía de Michael DeBiasio)

Después de regresar de la guerra, en 1948, DeBiasio se casó con Helen, y en 1955 se construyó una casa en Lincoln Park, Nueva Jersey. Luego volvió a trabajar en el National Rubber y realizó trabajos de taxidermia por la noche para ganar dinero adicional y así mantener a su familia. Continuó trabajando en el National Rubber hasta que se jubiló en 1980 a los 65 años. Cuando ya no pudo permitirse vivir en Lincoln Park, vendió la casa y trasladó a la familia a Milford, Pennsylvania.

Michael contó que su padre disfrutaba trabajando en su jardín y reparando su coche por su cuenta. Siempre se mantenía ocupado y solo veía la televisión por la noche. Había vivido una vida sencilla y siempre había mantenido una actitud positiva y feliz, dice su hijo. Las personas más importantes en su vida son Helen y su familia. También tiene otro hijo, Gary, y dos nietos, Meghan, de 35 años, y Nicholas, de 33.

El hijo recuerda que la familia fue increíblemente unida. Todos los viernes por la noche cenaban en la casa de su abuela en Clifton, junto con las tres hermanas y los dos hermanos de su padre. DeBiasio disfrutaba de la caza con sus hermanos y Michael iba a cazar con él todos los fines de semana durante el invierno.

Louis DeBiasio se mantiene ocupado jugando al solitario. A veces visita un hangar local donde los aviones de la Segunda Guerra Mundial son llevados para ser reparados. (Cortesía de Michael DeBiasio)

Los veranos los pasaban pescando en lugares como el lago Ontario para la trucha y la bahía de Quincy, Massachusetts, para la platija. Ya en la vejez DeBiasio hacía arcos para el tiro con arco cuando iba a acampar con sus nietos.

“Ese fue el amor de su vida: la pesca y la caza. Esa es una de las razones por las que se mudó a Pensilvania”, dijo Michael.

Celebración de cumpleaños

Un mes antes de cumplir 100 años se rompió la cadera y desde entonces está en silla de ruedas. Hoy en día, se mantiene ocupado con una rutina diaria que incluye colorear libros, jugar al solitario y a veces construir maquetas de aviones. Michael a veces lo lleva a un hangar donde reparan los aviones de la época de la Segunda Guerra Mundial, cerca de New Smyrna Beach, Florida, donde viven desde septiembre de 2018.

Los planes para la celebración de cumpleaños organizada por Michael y su esposa Doreen, incluyeron un desfile organizado por un grupo de vecinos cercanos y honores de la organización Veteranos de Guerras Extranjeras.

“Él disfruta de todo y de cualquier cosa”, dijo Michael. “Es un tipo feliz y con suerte”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

Conoce a uno de “Los Valientes”, un investigador que logró comprobar la sustracción forzada de órganos a prisioneros de conciencia en China

TE RECOMENDAMOS