Familia destrozada recibe el cuerpo de su hijo detenido por una multa sin cerebro, corazón ni garganta

Por Li Yen - La Gran Época
14 de Junio de 2019 Actualizado: 14 de Junio de 2019

Después que un veterano del ejército de los Estados Unidos llamado Everett Palmer Jr. murió en una cárcel de Pensilvania el 9 de abril de 2018, el cuerpo fue entregado a sus parientes sin cerebro, corazón ni garganta. Sin embargo, después de 14 meses, su afligida familia exige una respuesta sobre su extraña muerte.

El 7 de abril de 2018, Dwayne Palmer recibió una llamada telefónica de su hermano de 41 años, Everett Palmer Jr.

En la llamada telefónica, Everett, padre de dos niños que una vez sirvió como paracaidista del Ejército de Estados Unidos, le dijo a Dwayne que viajaría de Delaware a Nueva York para visitarlo a él y a su madre enferma, Rose Palmer.

Sin embargo, antes de ir a visitarlos, Everett, un entrenador personal en Delaware, mencionó que tuvo que resolver una multa por conducir bajo los efectos del alcohol a raíz de un incidente ocurrido en 2016 en Pensilvania, para que su licencia fuera válida para la unidad.

Dwayne no sabía que era la última vez que escucharía a su hermano mayor, un ávido fanático del baloncesto que a menudo hacía ejercicio en el gimnasio. Después de dos días, el 9 de abril de 2018, Dwayne y su familia recibieron una noticia impactante. Everett falleció bajo custodia policial en la prisión del condado de York.

El informe de la autopsia indica que Everett fue declarado muerto a las 5:46 a.m. en el Hospital de York. Al principio, la autopsia inicial de la Oficina del Forense del Condado de York le dijo a la familia que Everett “se descontroló y comenzó a golpear su cabeza contra la puerta de su celda”.

Sin embargo, su familia se mostró muy incrédula.

“Mi hijo era un joven perfectamente sano y mi hijo no se va a golpear la cabeza contra una celda”, dijo Rose Palmer, madre en duelo, según Spectrum News. “Mi hijo no era un agitador, en absoluto, era un hombre muy gentil y amable. Así que, nada de lo que hizo en esa prisión justifica su muerte. Incluso parecía intimidante para algunas personas, pero no lo era, era el joven más tierno”.

Más tarde, el informe de la autopsia actualizó la causa de la muerte como “complicaciones tras un estado de excitación, asociadas a la toxicidad de la metanfetamina durante la restricción física”, reportó Spectrum News.

Se dijo que se alteró debido a la “toxicidad de la metanfetamina” y “comenzó a golpear su cabeza contra el interior de la puerta de su celda”, y luego fue inmovilizado. El informe enumeraba un probable “trastorno de glóbulos rojos falciformes” como factor contribuyente.

Una vez más, su familia no se convenció. Everett nunca tuvo problemas de salud antes de este incidente que lo condujo a la muerte. Además, no es su carácter golpearse a sí mismo como se describe en el informe de la autopsia.

Aunque Everett tenía “algún historial de uso de drogas”, nunca consumió metanfetamina. Los informes de procesamiento de la prisión tampoco proporcionaban ninguna indicación de que estuviera bajo la influencia de drogas o que tuviera algún tipo de parafernalia relacionada con ellas.

Posteriormente, el cuerpo de Everett fue entregado a la familia que contrató a su propio patólogo forense quien encontró algo más aterrador, el cuerpo de Everett carecía de corazón, cerebro y garganta. El patólogo también mencionó que su muerte debería ser catalogada como un homicidio, según un informe del Daily Mail.

Así que, ¿cómo es que el cuerpo de Everett estaba sin corazón, cerebro y garganta?

La familia consideró sospechosa la muerte de Everett. Para llegar al fondo de lo que salió mal el 9 de abril de 2018, la familia contrató al abogado de derechos civiles Lee Merritt, quien trató el caso como “un encubrimiento”.

“No es inusual sacar órganos de un cuerpo durante una autopsia, en especial si se cree que fueron sometidos a un trauma. La parte más inusual es perderlos”, dijo Lee a CNN.

Sin embargo, todavía es un misterio por qué se extirpó la garganta para las autopsias. “No tiene sentido, a menos que intentes evitar que la gente sepa cómo murió; lo cual fue quizás por asfixia”, dijo Marlon Kirton, el abogado de la familia.

Durante los siguientes siete meses, la familia intentó encontrar el cerebro, el corazón o la garganta de Everett, pero todo fue en vano. El forense del condado de York indicó a la familia que comprobara con la funeraria si había partes del cuerpo desaparecidas.

“Cuando nos acercamos para averiguar qué les pasó a sus órganos, al principio mintieron. Nos dirigieron de vuelta a la dirección de la funeraria y nos dijeron que teníamos que consultar con ellos porque es probable que tomaran los órganos”, dijo Dwayne.

“La funeraria dice que no tocaron el cuerpo”, agregó Lee.

Según Lee, luego, el forense le dijo a la familia que las partes del cuerpo estaban en un laboratorio independiente que se negó a entregar los órganos, lo que revelará mucha información sobre cómo murió, y citó una investigación en curso.

A pesar de las afirmaciones de la familia, la juez de instrucción del condado de York, Pam Gay, dijo en un comunicado de prensa: “En ningún momento dirigimos a la familia a la funeraria por los órganos ‘perdidos’, y aconsejamos a la familia a través de su abogado en ese momento que los órganos referidos, el corazón, el cerebro y la garganta, fueron retenidos por la FPA (Asociación de Anatomía Patológica Forense) para una mayor investigación”.

“Forensic Pathology Associates (FPA) of Allentown, PA está en la actualidad en posesión del corazón, el cerebro y la garganta de acuerdo con las directrices de la Asociación Nacional de Médicos Forenses (NAME) para Muertes en Custodia durante una investigación en curso”.

Pam reveló que la oficina del forense, la FPA y la familia inmediata de Everett, mantienen conversaciones regulares “ya sea personalmente o a través del asesor legal privado de la familia en ese momento, y se hicieron arreglos con el patólogo forense privado de la familia para ir a la FPA y visualizar y examinar los órganos por sí mismo”.

El 28 de julio de 2018, la Oficina del Médico Forense del Condado de York actualizó los resultados de la autopsia y modificó la causa de la muerte de Everett como “indeterminada”. El informe agrega detalles de la autopsia que pueden ser corregidos a medida que se recopila más información.

Hasta hoy, nadie sabe qué le pasó a Everett en ese fatídico día. Todavía no hay una causa oficial de su muerte.

Sin embargo, la familia Everett sigue en la búsqueda de una respuesta a lo que en realidad sucedió. “Es una gran pérdida para nuestra familia. Estamos devastados”, dijo Dwayne.

“Ha pasado más de un año y queremos algunas respuestas. Nos lo devolvieron sin órganos. Queremos un cierre”, agregó Dwayne. “Si algo criminal pasó, y creo que algo criminal pasó, queremos que la gente que estuvo involucrada en eso sea responsabilizada”.

“Sabemos que hay buena gente en ese sistema carcelario. Les pedimos que se presenten y compartan lo que saben”, concluyó el hermano.

Anciano camina 2000 kilómetros y usa 9 pares de zapatos para entregar este poderoso mensaje

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS