Victor Li: un caballero y un erudito

Por Catherine Yang
29 de Agosto de 2021
Actualizado: 29 de Agosto de 2021

Esta es la quinta vez que Victor Li participa en la Competencia Internacional de Danza Clásica China de NTD. Para la mayoría de los aspirantes a bailarines de danza clásica china, este concurso es un paso de iniciación, presidido por muchos de los mismos artistas que ayudaron a dar a conocer esta forma de arte de 5000 años de antigüedad a nivel mundial.

“No creo que vuelva a participar”, añadió Li, bailarín de la reconocida compañía Shen Yun Performing Arts. Después de todo, ya es un integrante de la principal compañía de danza clásica china del mundo. El concurso es, para Li, una oportunidad de enfrentarse a sí mismo.

Propósito

Li nació en Tailandia y creció en Canadá, con poco contacto con la danza clásica china, o a la cultura tradicional china. Sin embargo, su hermano mayor se dedicó a la danza clásica china y entró en la compañía Shen Yun de Nueva York. De vez en cuando, Li visitaba a su hermano en Estados Unidos y, durante esas visitas, quedó fascinado con los giros dinámicos y las historias de antiguos clásicos chinos como Viaje al Oeste y Romance de los Tres Reinos.

Poco a poco, Li se sumergió en estas historias y siguió los pasos de su hermano para convertirse en bailarín.

Retrato de Victor Li, en el campus de la Northern Academy of the Arts en Middletown, Nueva York, el 9 de agosto de 2021. (Larry Dye)

“No sabía que iba a quedar tan cansado”, dice riendo. Antes de probar en la escuela de danza, nunca había sido especialmente activo físicamente, dijo Li. La resistencia necesaria para la rutina diaria de un bailarín (llena de bailes, estiramientos y más bailes) le pareció inalcanzable al principio. Los colegas profesionales de su hermano hacían que todo pareciera muy fácil.

Con el tiempo, el esfuerzo y la perseverancia, Li logró alcanzar el nivel. Los movimientos se volvieron más naturales a medida que aumentaba su fuerza y resistencia, y muy pronto comprendió que la danza era mucho más que destreza física.

“La primera vez [que me presenté a la competencia], ni siquiera pasé la ronda de selección de la escuela”, dijo Li. Asistía a la Academia de las Artes Fei Tien, la escuela que prepara a los artistas de Shen Yun, y se inscribió en la competencia sencillamente porque la mayoría de los estudiantes lo hacen. No había pensado mucho en eso cuando se puso el sombrero para subir al escenario.

Pero cuando no pasó la primera fase, “me puse a llorar”, recuerda Li. “Salí corriendo del teatro, muy deprimido”.

Su profesor lo detuvo en el pasillo y le dio un sabio consejo: el fracaso hace parte del proceso, y todo artista debe enfrentarse a él. Y Li se enfrentó por primera vez a la razón de su fracaso. “Estuve copiando a mi hermano, copiándolo completamente”, aseguró. Bailaba porque su hermano bailaba, e incluso eligió para su obra de concurso el mismo personaje y la misma historia que su hermano eligió anteriormente. No había pensado seriamente en la razón por la que se había dedicado a este arte, no había vinculado todo su esfuerzo a un propósito personal. Había asumido que podría hacerlo bien simplemente siguiendo sus pasos, pero no había comprometido su corazón y su espíritu.

Después de eso, Li hizo un gran cambio. Se esforzó mucho por aprender danza clásica china para poder unirse a Shen Yun, no solo para bailar y actuar, sino para asumir la misión de Shen Yun de presentar los auténticos 5000 años de cultura china, dijo. “La cultura china me ayudó a mejorar tanto que quiero ayudar a difundirla a otras personas, ayudar a los demás”.

El erudito alegre

La experiencia personal no transformó a Li en un bailarín de primera línea de la noche a la mañana.

“La segunda vez [que me presenté a la competencia], me eliminaron en las preliminares”, dijo Li. Pero en su tercer intento, ganó el bronce, y en el cuarto, la plata. Este año, independientemente del resultado, será el último. “No aspiro a obtener el oro ni nada parecido, solo quiero hacerlo mejor que la última vez”.

Uno de los cambios que hizo Li después de dejar de copiar a su hermano fue asumir personajes de tipo erudito. Debido a que los bailarines deben preparar una danza de su elección para presentarla en el concurso, algunos eligen representar historias o figuras conocidas, otros representan una historia de su propia creación. Muchos de los personajes que los hombres eligen para representar en la danza clásica china se dividen en dos tipos, los marciales y los eruditos, explicó Li.  Los eruditos son personajes caballerescos que encarnan los principios confucianos. Hay una curiosidad desenfadada y una búsqueda de la sabiduría en estos personajes eruditos que atraen a Li, que eligió un personaje de este tipo para su pieza de la competencia de este año.

“Es una historia de cultivación alegre”, explicó Li. Su personaje es un arquero novato —que eligió porque a Li le gusta el tiro con arco como pasatiempo— y está ansioso por probar su nuevo arco, a pesar de su falta de habilidad. Un maestro daoísta que pasa por allí lo observa antes de pedirle el arco y demostrarle su gran habilidad, y el arquero novato le ruega al maestro daoísta que le enseñe.

El bailarín de Shen Yun Performing Arts, Victor Li, en una danza donde representa a un erudito chino, su tipo de personaje favorito. (Edward Dye)

“Había leído antes una historia titulada “Jichuan aprende a disparar”. Esa historia me hizo pensar en tener una mentalidad diferente en la forma de practicar”, dijo Li. “Esta antigua historia me enseñó que si uno mejora su lado espiritual, su mentalidad, muchas otras cosas también mejoran”.

En la historia que inventó Li, cuando el maestro taoísta finalmente acepta ayudar al arquero novato, primero le enseña a meditar, y luego a disparar, lo que representa una gran diferencia. La capacidad de enfocarse y de ver las cosas de una manera diferente ayuda a este arquero novato más que si solo hubiera practicado el tiro de flechas todo el día. Li dice que su propio proceso en la danza es similar: la mentalidad lo es todo.

“Si tengo la mentalidad adecuada, si soy positivo, eso me afecta físicamente”, dijo Li. Los bailarines tienen un horario físicamente exigente, y si solo piensa en el cansancio, no sentirá nada más que el cansancio que está en su mente. En cambio, cuando aborda el día con una actitud positiva, se mejora a sí mismo y a su entorno, ya sea el aula o el teatro.

En el escenario, Li piensa primero en ofrecer al público algo que sea a la vez entretenido e instructivo. La danza clásica china es famosa por su expresividad, con un gran enfoque en los sentimientos internos del artista y la transmisión de ese sentimiento en movimiento. Los bailarines de Shen Yun son especialmente hábiles en esto, porque ponen en práctica la idea de que el cuerpo guíe a los brazos y las caderas a las piernas, alargando así los miembros del bailarín, y haciendo que cada movimiento comience desde el centro del cuerpo. Con este método, sus movimientos son más amplios, más claros y más expresivos en el escenario. Lo que Li busca expresar es algo universalmente inspirador, y esa puede ser una de las razones por las que se inclina por estos personajes eruditos. “Intento [mostrar] una felicidad interior; ése es mi ideal de los eruditos chinos”, dice Li.

“Creo que me empezó a gustar la danza después de empezar a bailar en el escenario”, dijo Li. Mientras no haya público, todo es solo entrenamiento y ensayo. “En el escenario, delante de miles de personas, me sentí como: ‘Vaya, realmente estoy haciendo algo que puede ayudar y repercutir en el público’. En ese momento, uno siente que está bailando y que está haciendo algo bueno, y que va a tener un efecto en el mundo”.

La final de la competencia será transmitida por NTD.com el 5 de septiembre de 1:00 p.m. a 5:30 p.m. (hora del este), y la ceremonia de premiación comenzará a las 7:00 p.m.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS