Vídeo de un hombre arrastrando a su perrita en scooter motorizado provoca indignación en Internet

Por Louise Bevan - La Gran Época
06 de Julio de 2019 Actualizado: 06 de Julio de 2019

Un hombre de Mission, Texas, arrastró a su indefensa perrita pastor alemán detrás de su scooter motorizado durante dos cuadras enteras horrorizando a su vecindario. Una mujer local pasaba conduciendo al mismo tiempo, ella captó el horrendo acto de crueldad animal en video.

Melissa Torrez estaba saliendo de su casa cuando vio a Mario Cardona de 61 años, arrastrando a su perrita detrás de su scooter motorizado. Ella se enfrentó valientemente a él. Al ver al can siendo arrastrado a lo largo de la áspera acera de su costado, rozando el concreto en un intento por recuperar el equilibrio, Melissa sacó su teléfono móvil y comenzó a filmar.

Llamó a la policía y más tarde subió su material a Facebook, donde rápidamente provocó una respuesta furiosa.

“Me doy la vuelta”, dijo Melissa a KGBT. “Lo veo arrastrando a su perro desde el medio de la calle hasta la segunda cuadra. Salí del automóvil y le grité”, explicó, “preguntándole: ‘¿Qué estás haciendo? ¿Qué te pasa?'”.

Pero Mario siguió adelante. Le gritó a la joven “ocúpate de tus asuntos”, dijo Melissa. “Es su perro, puede hacer lo que quiera”.

Verónica Torrez, la madre de Melissa, realmente angustiada se vio profundamente afectada por las inquietantes imágenes. “Todo lo que veo cuando cierro los ojos es su carita”, compartió, “tratando de respirar con dificultad. ¡Tan indefensa!”.

La lucha de la perrita pastor alemán, llamada G2, golpeó duramente a Melissa. Ella le dijo a WTSP: “Estaba muy molesta. Mucha gente me dijo que debería haberle cortado la correa al perro, que debería haberle quitado la correa, [o] empujado a él de su silla de ruedas”.

“Quería hacer todas esas cosas”, admitió, “pero tenía que pensar con la mente y no con las emociones”.

El enfoque racional de Melissa permitió que su filmación terminara en manos del Teniente Jody Alan Tittle del Departamento de Policía de Mission. El teniente Tittle habló con KGBT y explicó: “[Mario] llegó voluntariamente. Conocemos al Sr. Cardona. Él es…”. Aquí, el teniente luchó con sus palabras. “Es un individuo único”.

Verónica estaba increíblemente orgullosa de las acciones de su hija. “Estoy tan orgullosa de Melissa, que ella lo expuso de esta manera”, compartió, “que en realidad se enfrentó a él. Mucha gente solo se da la vuelta”, continuó Verónica, “solo fingen que no lo vieron”.

Sin embargo, la gente tenía mucho que decir sobre las imágenes de Melissa. Facebook explotó con comentarios indignados, que incluían: “¡Esto está muy mal! Pobre perro”, dijo un usuario. “Así no se trata a los animales. Los sacas a pasear, no los arrastras por el cuello”.

Otros aclamaron a Melissa como una heroína por llamar a la policía y denunciar a Mario en las redes sociales. El vídeo rápidamente se volvió viral, probando que por cada acto público de crueldad hacia los animales, hay miles de personas que se opondrán a ello; aquí está la esperanza de que la iniciativa de Melissa se haga popular.

Cientos de llamadas de residentes preocupados a la comisaría de policía de Mission les provocaron actuar con rapidez contra la denuncia de crueldad contra los animales. Mario fue acusado de un delito menor de Clase A, y un juez fijó su fianza en 10.000 dólares. “Teníamos que preocuparnos por el bienestar del perro”, dijo el teniente Tittle. “Tuvimos que cortarlo de raíz”.

G2 fue puesto bajo la custodia de Control de Animales el mismo día que Mario fue arrestado. Los informes afirmaban que la perrita pastor alemán estaba sana y que le iba bien. ¿Pero las mejores noticias? La perrita fue adoptada rápidamente por el “autodenominado sacerdote vaquero”, el padre Roy Snipes de la Iglesia Católica de Nuestra Señora de Guadalupe en Mission.

El padre Roy Snipes, que conoce a Mario, habló con amabilidad sobre su feligrés. “Hay más bondad en él de la que se puede ver”, dijo el padre Roy al KGBT. “Pero es un tipo duro. Creo que nunca quiso lastimar a su perro”.

Para marcar un nuevo comienzo, el padre Roy le dio al perro un nuevo nombre, “Ceniza”, e incluso planea llevar a la cachorra a misa para conocer a su congregación.

Estos perritos quedaron atrapados en un pozo abandonado durante 3 días, sin comida ni agua

¿Te gustó este artículo?  Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS