Violonchelista dedica 100 días a tallar su propio violonchelo desde cero, ¡sus sonidos te cautivarán!

Por Louise Chambers
16 de Agosto de 2022 5:07 PM Actualizado: 16 de Agosto de 2022 5:07 PM

Tras enamorarse del sonido del violonchelo cuando era niña, una violonchelista nacida en Copenhague decidió construir uno propio desde cero. Se dio 100 días para terminar la compleja tarea y, con el apoyo de internet, hizo realidad su sueño.

Ida Riegels procede de una familia de músicos. Su abuela tocaba el violonchelo y se casó con un violinista; el instrumento que eligió cautivó a su nieta desde el principio, y la joven Ida empezó a tocar el violonchelo en la escuela.

“Mi hermana empezó en la escuela de música y yo también lo probé”, cuenta Ida a The Epoch Times. “Tenía probablemente 8 años, y estaba tan enganchada que mis padres también me dejaron empezar a tomar clases. … Todos los días, durante la hora del almuerzo, corría a casa desde la escuela, solo para practicar durante 20 minutos”.

(Cortesía de Ida Johanne Kühn Riegels)

Ida se formó en la Real Academia Danesa de Música. Hoy es una concertista de violonchelo de gira, que suele tocar en solitario y le gusta explorar los límites de su instrumento.

Su objetivo al construir un violonchelo era hacer un instrumento que se ajustara a su propia “paleta de expresiones”, pero que también tuviera su propio carácter e inspirara nuevas interpretaciones de la música.

“En realidad, ya había empezado a trabajar un poco en el violonchelo un tiempo antes, pero era difícil encontrar tiempo para ello entre los conciertos”, dice Ida. “Decidí dedicar 100 días a trabajar de verdad en él. No tenía ni idea de si lo terminaría en ese plazo”.

(Cortesía de Ida Johanne Kühn Riegels)
(Cortesía de Ida Johanne Kühn Riegels)

El proyecto de Ida se ajustaba a un violonchelo hecho a medida con un “tono profundo, potente y proyectante”, dijo, uno que pudiera “cantar, gruñir y susurrar”, con algunos cambios menores en las proporciones estándar para adaptarse a la complexión y el estilo de tocar de Ida. Creyó que un violonchelo ancho de madera ligera se adaptaría al proyecto, con cuerdas de baja tensión para emular la voz humana.

Empezó a compartir videos en Instagram bajo el hashtag #100daysofcellomaking, y se sorprendió de la cantidad de gente que empezó a seguir su progreso. “De repente, tenía una fecha límite”, dijo Ida. “¡Creo que ponerte una fecha límite es una de las mejores maneras de hacer las cosas!”.

(Cortesía de Ida Johanne Kühn Riegels)

Hacer un violonchelo desde cero en 100 días no fue la primera aventura de Ida construyendo uno. Después de un curso de dos semanas en la Escuela de Verano para Fabricantes de Violines de Cambridge, pasó nueve meses en casa terminando su primer violonchelo. Se mantuvo en contacto con su profesor Chris Beament, leyó libros y obtuvo información útil de YouTube.

Al fabricar su segundo instrumento, los retos sucedieron.

“El plato trasero fue un reto”, dice. “Empecé con 15.5 kilos de madera de arce y terminé con una placa fina y arqueada que solo pesaba 700 gramos. Sacar 14.8 kg de madera a mano es un trabajo duro; me salieron muchas ampollas y me dolieron mucho los brazos”.


(Cortesía de Ida Johanne Kühn Riegels)

(Cortesía de Ida Johanne Kühn Riegels)

“Otro tipo de reto fue decidir el diseño de los agujeros de sonido, los agujeros rizados de la parte delantera por donde salen los tonos”, añadió. “Me pasé semanas recortando diferentes tipos en papel negro para probar cómo quedaban en la placa frontal. Me quedaban cuatro versiones finales, pero me sentía completamente atrapada”.

Trabajando de la mañana a la noche todos los días en su proyecto, Ida recurrió a sus seguidores de Internet para que la guiaran. Se decidió por un diseño rizado y “sonriente” de su propia creación después de contar los votos, y dijo: “Me alegré mucho de recibir ayuda de mucha gente”.

En el día 96 del proyecto, Ida decidió que no podía esperar más y tocó su chelo por primera vez.

(Cortesía de Ida Johanne Kühn Riegels)

“Fue un momento muy especial”, dijo. “Durante mucho tiempo, en cada corte con la gubia, me había estado preguntando: ‘¿Cantará esta curva?’ ‘¿Cómo es la resonancia de esa esquina? Había disfrutado tanto de todo el proceso que casi no quería que se acabara”.

Pero a la primera nota, supo que había creado un instrumento magnífico.

“La primera media hora de tocar es increíble, porque es cuando cobra vida”, reflexiona. “Al principio, todavía puedes oír la madera crujiente y te haces una idea del tipo de instrumento que has hecho”.

“Me enamoré desde el primer momento; es profunda y sonora, muy resonante y fácil de tocar”.


(Cortesía de Ida Johanne Kühn Riegels)

El día 100, el violonchelo estaba completo. El día 101, Ida llevó el instrumento a casa de una compañera chelista para “escucharlo desde fuera”. Dijo que su amiga “lo tocaba de maravilla” y no quería parar.

Los seguidores de Ida son diversos. Estuvieron con ella en todo momento. Uno de sus videos llegó a ser visto más de un millón de veces.

Luego vino la puesta a punto y la experimentación con diferentes cuerdas, clavijas y arcos.

“Los instrumentos de madera están casi vivos”, dice Ida. “Se desarrollan constantemente y necesitan ajustes según el clima y el tiempo. Los violonchelos son jóvenes durante unos 100 años. Después, la madera empieza a endurecerse más y el tono madura a un nuevo nivel. Pero debo decir que el sonido de la madera fresca también es muy atractivo”.


(Cortesía de Ida Johanne Kühn Riegels)

Ida creció cerca de Copenhague, en la pequeña ciudad de Birkerød, entre hermosos bosques, lagos, prados y animales salvajes. Desarrolló su amor por la bicicleta; hoy, una de sus cosas favoritas es hacer una gira de conciertos en bicicleta con su violonchelo en la espalda.

La gira en bicicleta más larga de Ida fue un viaje de dos meses y 40 conciertos desde los Alpes suizos hasta Holanda, a lo largo del río Rin, con un total de 1233 kilómetros. Por su forma de tocar, Ida ha ganado dos premios de la Radio Danesa, uno de ellos por su primer álbum de composiciones originales con un instrumento de fabricación propia, “Cello Stories”.

Desde que completó su reto de 100 días de construcción de un violonchelo, se dedicó a conocer su nuevo instrumento. Pero aún le queda un trabajo: barnizar la madera con cáscaras de nuez y té negro. Después, compondrá nueva música.

(Cortesía de Ida Johanne Kühn Riegels)

“Me fascina que la vida de un ser humano sea mucho más corta que la de un violonchelo”, dice. “No puedo evitar pensar si el violonchelo que acabo de hacer sobrevivirá los próximos 250 años, y cómo será el mundo en ese momento”.

Del oficio en sí, Ida recomienda a cualquiera que dedique 100 días a cualquier proyecto.

“Ese plazo te permite trabajar en profundidad”, añade. “Es maravilloso dejarse absorber por algo que te interesa y ver cómo se desarrolla, y ver cómo te desarrollas tú también”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.