Vitamina D: la necesitas tanto como a tus huesos

Este crucial nutriente puede ser difícil de obtener si no pasa tiempo al sol
Por ARMEN NIKOGOSIAN , SOUTHWEST FUNCTIONAL MEDICINE
03 de Enero de 2020 4:35 PM Actualizado: 03 de Enero de 2020 4:35 PM

La vitamina D juega un papel más relevante en nuestra salud de lo que muchos de nosotros pensamos. Su importancia en el fortalecimiento de los huesos es conocida desde hace casi un siglo, pero ¿qué más hace?

La vitamina D, o colecalciferol, fue una de las 13 vitaminas esenciales descubiertas por los investigadores a principios del siglo XX. Después de una larga búsqueda, su descubrimiento culminó en la cura del raquitismo, una dolorosa enfermedad de los huesos de la infancia. Debido a esta conquista médica sobre una enfermedad ósea, desde entonces ha habido una fuerte asociación entre la vitamina D y la salud ósea.

Mientras que la vitamina D es esencial para la salud y está firmemente arraigada como una de las cuatro vitaminas solubles en grasa (junto con las vitaminas A, E y K), no es técnicamente una vitamina. Es generada por el cuerpo humano con la exposición a la luz del sol y se encuentra solo en unos pocos alimentos naturales, como el pescado y las yemas de huevo. Se comporta más como una hormona dependiente de la luz solar que como una vitamina, pero eso no cambia su importante posición en nuestra salud. Curiosamente, a medida que hemos pasado de un estilo de vida activo al aire libre a un estilo de vida interior más sedentario, nos hemos vuelto cada vez más dependientes de los alimentos fortificados y los suplementos para mantener los niveles adecuados de vitamina D.

Este nutriente es tan importante para nuestra salud constante que se han modificado los diferentes tonos de piel en todo el mundo para asegurar una ingesta adecuada. Aunque hay muchas razones para estas variaciones en el color de nuestra piel, uno de los principales impulsores del color claro de la piel, a medida que los humanos emigraron del ecuador a climas más fríos, fue la necesidad de niveles adecuados de vitamina D a medida que los rayos del sol se debilitaban.

Conociendo el conservadurismo y la practicidad de la fisiología humana, debe haber más beneficio de todo este esfuerzo que solo unos huesos fuertes. La vitamina D es importante para nuestra salud porque nos permite utilizar el calcio de manera eficiente. El calcio es de vital importancia para el funcionamiento de nuestro cuerpo, con cientos de funciones que lo requieren. El calcio es uno de los pilares elementales de la vida en nuestro planeta, con sus usos que incluyen la contracción muscular, la coagulación de la sangre, la regulación de la presión arterial, la función cerebral normal, la utilización de la insulina y la reproducción, por nombrar solo algunos.

Hoy en día, hay poco debate en la comunidad médica sobre la importancia de la vitamina D. Desafortunadamente, el nivel sanguíneo real necesario para lograr niveles mínimos, adecuados u óptimos de vitamina D no está tan claro. Estas son definiciones que todavía están evolucionando y todavía no hay consenso sobre lo que es un nivel óptimo de vitamina D. La prueba de la vitamina D fue realizada en los principales laboratorios de Medicare ordenados por los médicos desde hace muchos años, por lo que sabemos que los médicos están ordenando y observando estos niveles. ¿Son sus niveles de vitamina D efectivos para una provisión y función de calcio óptima o incluso adecuada?

La mayoría de los médicos convencionales consideran que un nivel de menos de 20 ng/mL (Nanogramos por mililitro) de 25 dihidroxivitamina D (la forma activa de vitamina D en el cuerpo) es una deficiencia y se complementará para elevarla. Un nivel de entre 20 y 30 ng/mL se considera límite y será suplementado en ciertos casos, como en las mujeres osteoporóticas. Un nivel normal de vitamina D se considera en cualquier lugar dentro del amplio rango de 30-100 ng/mL.

Volviendo a los orígenes del descubrimiento de la vitamina D, estos niveles se establecieron principalmente teniendo en cuenta la salud de los huesos. Mantener un nivel de 30 o más, con una adecuada ingesta de calcio, debería darnos a la mayoría de nosotros huesos fuertes y saludables. ¿Qué hay de las demás funciones del calcio en el cuerpo? ¿Sería suficiente un nivel de vitamina D de 32 para asegurar una función inmunológica adecuada? Un creciente número de investigaciones apunta a niveles de 60 o más para una función inmunológica óptima.

Desde el punto de vista de la medicina funcional, la vitamina D es un componente crítico en la respuesta óptima del sistema inmunológico. Existe una gran variedad de células inmunológicas que realizan una amplia gama de funciones, incluyendo la activación y desactivación de la inflamación, y todas ellas requieren calcio para funcionar correctamente. Estas conexiones con la respuesta inflamatoria son probablemente responsables de la diversidad de efectos de la vitamina D, como la disminución de las tasas de cáncer y enfermedades cardiovasculares.

Un estudio de medicina funcional requiere niveles óptimos de vitamina D. Esto es esencial cuando se trata cualquier enfermedad que implique inflamación y el sistema inmunológico.  Nuestro objetivo son los niveles en sangre entre 60 y 80 ng/mL. Para una persona que vive en un clima templado y pasa la mayor parte del día al aire libre, estos niveles pueden no ser terriblemente difíciles de obtener. Sin embargo, en el mundo actual, la mayoría de las personas no cumplen con este criterio y pasan la mayor parte del día en interiores. Esto se puede agravar aún más en los meses de invierno por los días más cortos y el clima más frío en latitudes más altas. Para estas personas (es decir, la mayoría de nosotros), necesitamos ir más allá de las recomendaciones conservadoras de 600 UI por día del Instituto de Medicina (IOM). Al dosificar la vitamina D a 5000 UI por día, generalmente podemos lograr niveles óptimos en la mayoría de los individuos.

Algunos individuos, particularmente aquellos con piel oscura, obesidad, edad avanzada, problemas intestinales crónicos e inflamación crónica podrían requerir dosis más altas. Aunque la toxicidad de la vitamina D es extremadamente rara pero real, las dosis más altas pueden representar un peligro más real con la hipercalcemia o el aumento de los niveles de calcio en la sangre. Si es necesaria una dosis superior a 5000 IU, entonces el emparejamiento de la vitamina D con la vitamina K2 puede disminuir la posibilidad de este evento adverso. La vitamina K2, o menaquinona, es un subproducto bacteriano producido por nuestras bacterias intestinales o por alimentos fermentados como el natto y algunos quesos. La vitamina K2 mejora la absorción del calcio en el intestino y por lo tanto reduce el riesgo de hipercalcemia cuando se usan altas dosis de vitamina D.

Mientras que los temores de toxicidad de la vitamina D son exagerados en mi opinión, el artículo sobre los niveles elevados de calcio en la sangre es real y años de suplementación de altas dosis podrían contribuir a la calcificación de las arterias, articulaciones y otros tejidos blandos. Si usted cree que necesita más de 5000 UI diarias, solicite la ayuda de un profesional para que le guíe en su suplementación de la manera más segura y eficiente posible.

No olvide la exposición al sol. Esta sigue siendo la forma más eficiente y saludable de mantener los niveles óptimos de vitamina D. Se ha demostrado que con tan solo 13 minutos de exposición al sol por día alrededor del mediodía en el Reino Unido durante los meses de verano se puede mantener un nivel normal de vitamina D. Treinta minutos de exposición al sol en estas condiciones equivalen a unas 10,000-20,000 UI de vitamina D por día. Si el clima lo permite, siempre comience con la exposición al sol, teniendo en cuenta el lado negativo de la exposición al sol como las quemaduras, el envejecimiento de la piel y el aumento del riesgo de cáncer de piel.

Muchos estudios a lo largo de los años han establecido un aumento de la energía, un mejor estado de ánimo y menores tasas de cáncer y enfermedades cardiovasculares cuando se logran niveles óptimos de vitamina D entre 60 y 80 ng/mL. En mi consulta, este es el primer paso. Los niveles más bajos de vitamina D pondrán un límite al efecto de otros tratamientos dirigidos a la inflamación y al sistema inmunológico.

Alcanzar niveles de vitamina D de 60-80 ng/mL puede ser un punto de partida fácil y seguro en su recorrido para una salud óptima.

El Dr. Armen Nikogosian practica medicina funcional e integradora en Southwest Functional Medicine en Henderson, Nev. Está certificado por la junta de medicina interna y es miembro del Instituto de Medicina Funcional y de la Academia Médica de Necesidades Especiales Pediátricas. Su práctica se enfoca en el tratamiento de condiciones médicas complejas con un énfasis especial en el desorden del fantasma  del autismo en niños, así como problemas intestinales crónicos y condiciones autoinmunes en adultos.

Le puede interesar

Mamá comparte el secreto que liberó a su hijo del autismo

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.