Viuda y viudo se enamoran tras trágica pérdida de sus cónyuges y se vuelven una familia mixta de ocho

Por Louise Chambers
19 de Septiembre de 2022 4:50 PM Actualizado: 19 de Septiembre de 2022 4:50 PM

Una segunda oportunidad de ser felices para siempre les llegó a un viudo y una viuda de Wisconsin cuando se conocieron tras haber perdido ambos a sus cónyuges en circunstancias trágicas y repentinas.

Steve Ullmer, de 42 años, y su segunda esposa, Erin, de 40, llevan cuatro años casados. Juntos tienen seis hijos: cuatro del primer matrimonio de Steve y dos del de Erin. Su familia compuesta es un testimonio de su viaje lleno de fe.

Steve y Erin Ullmer con sus hijos. (Cortesía de Steve Ullmer)

Enamorarse

Steve conoció a su primera esposa, Wendy, en el instituto Menasha de Wisconsin, donde él estaba en el último año y ella en el tercero.

Según contó a The Epoch Times: “Teníamos una clase juntos… Empezamos a salir justo al final de mi carrera en el instituto, pero solo durante unos meses… Yo me fui a estudiar a la Universidad de Wisconsin; ella se quedó para terminar el instituto”.

Más tarde, Wendy, fue a una escuela para convertirse en enfermera.

Durante los siguientes cinco años, la pareja consiguió mantener una relación a distancia. Durante este tiempo, Steve se dejó seducir por el estilo de vida de las fiestas universitarias y se involucró con las drogas y la bebida.

“Eso no era algo que le gustara a Wendy”, dijo. “Dañó la relación, afectó a mi escuela y, de hecho, empecé a tener algunas lesiones físicas por mi forma de beber. Tuve que operarme, y por la gracia de Dios podría haber sido mucho peor”.

A pesar de todo, Wendy nunca renunció a su amor y estuvo al lado de Steve.

“Al día de hoy no entiendo por qué se quedó conmigo, pero lo hizo”, dijo Steve. “Era una persona muy cariñosa y honesta”.

Pero Steve sabía que algo tenía que cambiar en su vida y empezó a buscar un camino. Empezó a leer la Biblia y encontró la verdad pura entre las páginas.

“Tenía 22 años, estaba en mi último año de universidad. Tenía mucha resaca y estaba solo en mi coche en medio de la noche”, recuerda Steve. “Sentí la presencia de Dios con fuerza, físicamente, de una manera que no podía explicar. Me cambió, y desde ese día entregué mi vida a Jesús”.

“Dejé de beber, dejé de consumir drogas… Le pedí a Wendy que se casara conmigo dos semanas después”.

Steve y Wendy se casaron en 2004. (Cortesía de Amy Fiedler Photography vía Steve Ullmer)

Durante sus 13 años de matrimonio, la pareja tuvo cuatro hijos: Liam, que ahora tiene 16 años, Jack, de 15, Silas, de 12, y Judah, de 8. Steve tuvo varios trabajos en la fábrica de cobre, donde ahora es director de producción. Wendy trabajaba como enfermera a tiempo parcial para poder quedarse en casa con los niños. Utilizó sus habilidades para ayudar a sus amigos a mantenerse sanos, y cuando ella y Steve decidieron que su familia estaba completa, empezaron a escribir un libro juntos.

Fue entonces cuando se produjo la tragedia.

Perder al amor de su vida

“Recuerdo que la última cita que tuve con ella fue solo para hablar del futuro”, dijo Steve. “Cinco días después de esa última cita, ella se fue”.

El 16 de marzo de 2017, Wendy comenzó a experimentar palpitaciones. No estaba preocupada, ya que las había tenido antes. Pero Steve la llevó al médico, donde le pusieron un monitor cardíaco.

La familia de Steve y Wendy en 2014. (Cortesía de Defining 78 Photography vía Steve Ullmer)

Era una noche normal y Steve se fue a dormir una hora antes que Wendy.

Sin embargo, una hora más tarde, Steve se despertó al escuchar a su esposa jadeando a su lado.

“Intenté despertarla y no me respondía en absoluto”, dijo. “Empecé a sacudirla y a gritar su nombre, y no respondía en absoluto… Llamé al 911, le hice la reanimación cardiopulmonar, vinieron los paramédicos, el sheriff, todos vinieron a mi casa e intentaron reanimarla, le administraron una descarga al corazón… y no pudieron reanimarla”.

En el hospital, los médicos consiguieron reiniciar el corazón de Wendy y la conectaron a un respirador, pero su presión arterial se deterioró. El cirujano cardíaco desaconsejó otra reanimación, pero Steve insistió; creía que Dios aún podía curar a su mujer.

Toda la familia rezó por un milagro, pero Wendy falleció al día siguiente.

Steve no sabía cómo decirle a sus hijos que su madre, que solo tenía 36 años, había muerto. En ese momento, no estaban seguros de la causa de la muerte de Wendy. No fue hasta unos meses más tarde cuando se enteró de que Wendy había muerto de sarcoidosis, un conjunto anormal de células inflamatorias, en múltiples órganos de todo su cuerpo.

Nadie había sabido que Wendy estaba enferma. Por suerte, sus hijos dieron negativo en las pruebas de la enfermedad, y Steve se apoyó en la familia y en la iglesia para tratar de sobrellevar el dolor.

“De repente, ser un padre soltero, tratando de criar a cuatro niños pequeños, fue todo un reto”, dijo, “pero estoy agradecido de que Dios me diera los hijos que tengo, especialmente durante ese tiempo, porque ellos me siguieron impulsando”.

Steve arrastró los colchones de sus hijos a un solo dormitorio para que pudieran dormir todos juntos y hacerse algunas preguntas difíciles, como “¿Dónde está mamá ahora?” y “¿Cómo permitió Dios que esto sucediera?”

La familia de Jon y Erin en 2010. (Cortesía de Erin Stoffel Ullmer vía Steve Ullmer)

Durante este tiempo, hubo una avalancha de apoyo por parte de la comunidad, ya que la gente preparaba comidas para la familia, cortaba el pelo a los niños y enviaba tarjetas y mensajes en los que decía que rezaba por él y su familia.

A finales de junio de 2017, Steve recibió un mensaje a través de Facebook de Erin Stoffel, una mujer muy conocida en su ciudad natal de Wisconsin por haber sufrido una inmensa tragedia propia. Erin había perdido a su marido y a su hija mayor en un tiroteo en 2015.

El mensaje de Erin a Steve era sencillo: “Oye, Steve, no me conoces, pero estoy rezando por ti y por tus hijos. Sigue confiando en Jesús”.

Al igual que Steve, Erin había conocido a su esposo, Jon, en la escuela secundaria. Asistieron juntos al Colegio Bíblico en California y se casaron jóvenes. La pareja dio la bienvenida a su primera hija, Olivia, cuando Erin tenía solo 19 años. Más tarde llegaron un hijo y una segunda hija: Ezra, ahora de 15 años, y Selah, de 12.

Jon y Erin se casaron en 2002. (Cortesía de Erin Stoffel Ullmer vía Steve Ullmer)

El 3 de mayo de 2015, Erin y Jon aprovecharon un día agradable y llevaron a sus tres hijos a dar un paseo por el puente Trestle Trail de Menasha, de 600 pies.

“En la mitad del puente, hay un pabellón rojo con algunos bancos”, dijo Steve. “A la gente le gusta pescar, o simplemente sentarse, porque estás en medio del lago en este puente. Vieron que había un hombre desplomado en un banco, y otro hombre de pie junto a él.

“Jon quiso ir a ver qué había pasado… el hombre que seguía de pie sacó una pistola, disparó a Jon, a Erin y a Olivia. Todos cayeron al suelo”.

Erin había recibido un disparo en la pierna, pero agarró a Selah, que estaba a su lado, y empezó a correr, sufriendo más tarde otros dos disparos en la mano y el estómago. Suplicó a su hijo, Ezra, que corriera antes de desplomarse.

El tirador había matado al hombre desplomado, llamado Adam, Jon y Olivia, y se quitó la vida disparándose a sí mismo.

Que Dios le perdone

Erin fue trasladada al hospital y tuvo que ser operada inmediatamente para detener la hemorragia.

Cuando se despertó después de la operación, tenía tubos en la boca.

“No podía hablar, y la única forma de comunicarse con todos era escribir en un papel”, dijo Steve. “Preguntó por Jon y Olivia. La familia tuvo que confirmar que ambos se habían ido.

“Algo que me llamó la atención de esta historia es que Erin había escuchado las últimas palabras de su marido al tirador. Él había dicho: ‘Que Dios te perdone’. Erin escribió eso en un papel… lo compartió con todo el mundo”.

Jon tenía 33 años cuando murió y Olivia tenía 11.

Cuando Steve recibió el mensaje de consuelo de Erin tras perder a Wendy, se sintió conmovido por su desinterés. Hizo muchas preguntas sobre cómo afrontar una pérdida así. Erin le envió canciones y versos de la Biblia y, con el tiempo, ambos se hicieron amigos.

Steve dijo: “Es una de las personas más singulares que he conocido. Es muy, muy cariñosa, muy extrovertida, y tenía una fe muy fuerte; esa es una de las cosas que me atrajo de ella. Me tendió la mano durante una época en la que yo estaba pasando por cosas muy difíciles. Estoy muy agradecido por ella”.

La pareja se conoció en persona por primera vez en julio de 2017, en el festival de música cristiana Life Fest. Pasaron horas caminando y hablando, compartiendo sus vidas.

A medida que se desarrollaba su amistad, Steve sintió que Erin solo trataba de ayudarlo, pero Erin le confió que Steve también la había ayudado a sanar.

Descubrieron que sus hijos podían apoyarse mutuamente de forma similar. “No tienen otros amigos o niños de su edad que hayan pasado por algo así. De repente, ahora se tienen el uno al otro”, dijo Steve.

Los hijos de Steve y Erin. (Cortesía de Rachel Kepshire Photography vía Steve Ullmer)

Cuando Erin se sintió preparada, Steve la acompañó de vuelta al puente Trestle Trail para hacer las paces con su pérdida.

“Fue muy duro, pero sentimos que podíamos hacer cosas así el uno con el otro”, dijo. “Ambos creemos que fue Dios quien nos unió”.

Una familia feliz y compuesta

Al poco tiempo, la pareja sintió que “Dios les llamaba” a formar una relación. Recurrieron a amigos para pedir consejo sobre la mezcla de familias antes de comprometerse en abril de 2018. Se casaron dos meses después.

Steve y Erin se comprometieron en abril de 2018. (Cortesía de Amy Fiedler Photography vía Steve Ullmer)

Al describir el día de su boda, Steve dijo: “Fue hermoso. Me siento tan bendecido por tener a todas estas familias a nuestro alrededor, apoyándonos, y todos estaban allí. Fue una experiencia realmente única”.

“Cuando me casé con Wendy en 2004, fue para toda la vida. Yo lo veía como un cristiano, y ella era igual, así que nunca hubiera pensado que me casaría de nuevo. Pero esa no es la historia que tiene Dios… Él trabaja para el bien de los que le aman”.

Steve y Erin se casaron en junio de 2018. (Cortesía de Defining 78 Photography vía Steve Ullmer)

Juntos, Steve y Erin quieren compartir sus historias para dar gloria a Dios, consolar a los que están de duelo y animar a otros a que se pueda encontrar la esperanza.

“Mi fe, tener esa paz, puede sostenerte a través de cualquier cosa que esta vida te arroje”, dijo Steve. “Es difícil de entender hasta que sucede, pero no hay paz que se pueda encontrar a ese nivel en ninguna otra cosa”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.