Viudo descubre el valor terapéutico del sentido del humor

Por Andrew Thomas
19 de Noviembre de 2019 Actualizado: 19 de Noviembre de 2019

La expresión “ríete un poco” nos recuerda que incluso en las situaciones más desagradables es importante no tomarse la vida demasiado en serio. Allen Klein se enfrentó a una de las peores tragedias de todas, pero fue capaz de descubrir cómo el valor terapéutico del sentido del humor puede ayudarnos en las circunstancias más extremas.

Klein tiene 81 años y vive en San Francisco. Cuando piensa en su difunta esposa Ellen, la recuerda como una mujer extrovertida y vivaz. Cuando la pareja era joven, a Ellen le diagnosticaron una rara enfermedad hepática a los 31 años.

Ellen se dio cuenta de que le quedaba poco tiempo de vida y decidió aprovecharlo. Iba a discotecas mientras Klein intentaba que se quedara en casa.

La pareja organizaba una elaborada fiesta de Navidad cada año, y Ellen hacía una variedad de galletas y pasteles. Klein quería que cancelara la fiesta, pero Ellen estaba decidida a disfrutar al máximo de su última Navidad.

Ellen, la esposa de Allen Klein, fue diagnosticada con una rara enfermedad hepática a la edad de 31 años. (Cortesía de Allen Klein)

Ellen también era conocida por su sentido del humor, y lo mantuvo durante toda su enfermedad. Hacerse reír a sí misma y a los que la rodeaban les ayudó a sobrellevar la inevitable muerte.

“Esa pequeña carcajada nos ayudó a superar momentáneamente la situación, a olvidarnos de lo que estábamos pasando, y nos ayudó a lidiar en un tono algo más ligero con lo que estaba sucediendo”, contó Klein a La Gran Época.

Viendo lo positivo

El 3 de mayo de 1978, Ellen falleció a la edad de 34 años. Klein afrontó su muerte centrándose en lo positivo de su vida. Se dio cuenta de que aún tenía una hija de 11 años a la que amaba, amigos, familia y un negocio exitoso.

Klein y su hija también se fueron en un crucero de dos semanas a través de Alaska, lo que les ayudó a sobrellevar el fallecimiento de Ellen.

“Nos dio la oportunidad de unirnos, de estar juntos, de amarnos, de darnos cuenta de lo que habíamos pasado”, recuerda Klein.

Klein tenía un negocio de serigrafía, pero se percató de que tenía otra misión. Vendió su mitad del negocio a su socio, y trató de determinar la dirección que tomaría su vida.

Allen Klein comenzó a trabajar como voluntario de hospicio y como ayudante de salud en el hogar después de la muerte de su esposa. (Cortesía de Allen Klein)

Dos meses después, recibió un folleto del Instituto Holístico de Vida que presentaba un programa de muerte y agonía. Klein fue al instituto, y se convirtió en un voluntario de hospicio y ayuda para el cuidado de la salud en el hogar.

Un par de años más tarde se convirtió en el director del programa. Al igual que Ellen, el humor prevalecía entre los enfermos terminales.

“Cuando trabajaba con personas que estaban gravemente enfermas y moribundas, vi cómo utilizaban el humor y lo valioso que era para ellas. Cómo les ayudó a sobrellevar la situación, y a veces era un humor sarcástico y cínico, pero a veces era lo único que les quedaba después de que se les quitara todo lo demás”, recordó Klein.

Humor terapéutico

Después de trabajar con los enfermos graves y terminales, Klein decidió continuar con su maestría en humor terapéutico.

Durante y después de sus estudios, Klein aprendió que el humor era una herramienta excelente para enfrentar la muerte, la pérdida de un trabajo y otros eventos serios de la vida. También aprendió que era una gran manera de lidiar con los problemas cotidianos, como estar atascado en el tráfico.

Klein descubrió que el humor nos permite escapar de lo que estamos viviendo, pero lo más importante es que nos permite separarnos de la situación y nos da una perspectiva diferente.

Klein es el autor de “The Healing Power of Humor” (“El poder curativo del humor”), en el que habla de cómo el humor le ayudó a sobrellevar la enfermedad de su esposa y cómo puede ayudar a otras personas que atraviesan situaciones graves y problemas cotidianos.

Hay varios métodos que Klein sugiere en sus escritos. Por ejemplo, la exageración puede ayudar a las personas a tener una mejor perspectiva sobre una situación adversa. También es importante ser más como un niño porque no se estresan tan fácilmente como los adultos.

La portada del primer libro de Allen Klein “El poder curativo del humor”. (Cortesía de Allen Klein)

Klein es también el autor de “Lighten Up” y “Positive Thoughts for Negative Times”, que se publicaron este año.

En “Lighten Up” Klein escribe sobre la risa, el humor, la sonrisa y la importancia de una actitud positiva para animar a los lectores. “Positive Thoughts for Negative Times” (Pensamientos Positivos para Tiempos Negativos) habla de la importancia de tomar una situación negativa y tratar de convertirla en una positiva. Otros temas en el libro incluyen aprender a perdonar y la gratitud.

Entre todos los consejos que Klein sugiere, tener un accesorio para ayudar a superar algo difícil es una de las herramientas más importantes disponibles.

“Solo un pequeño consejo. Encuentro que un accesorio visual es realmente bueno como recordatorio porque el mundo es tan serio en estos días, y lo escuchamos en las noticias todo el tiempo, necesitamos algo que nos ayude a relajarnos”, dijo Klein.

*****

A continuación

Músico virtuoso describe la conexión entre la virtud y la música en el mundo moderno

TE RECOMENDAMOS