Vivir en un mundo caótico: cómo mantener alejada la ansiedad

Por DAVID CHESIRE
21 de Junio de 2022 8:49 PM Actualizado: 21 de Junio de 2022 8:49 PM

Ella Fitzgerald cantaba que “en cada vida tiene que caer algo de lluvia“, pero en los últimos meses o años parece que nos cayeron torrentes de dolor. Todos experimentamos dificultades y estrés, y todos conocemos muy bien ese pozo que se forma en nuestro estómago cuando el nerviosismo se apodera de nosotros. Muchos de nosotros sentimos ese pozo mientras procesamos las noticias mundiales y nacionales.

Las exigencias de nuestra vida personal y profesional compiten por nuestra atención, y con demasiada frecuencia las presiones del día exigen más de lo que podemos dar.

Las tragedias recientes parecen seguir aumentando. ¿Cómo podemos afrontar el miedo y la ansiedad resultantes? Como psicóloga que pasó gran parte de su carrera profesional estudiando los efectos del trauma y el duelo, tengo algunos conocimientos sobre cómo ayudar a las personas a lidiar con la ansiedad resultante.

La ansiedad puede volverse debilitante

Cuando el público en general habla del término “ansiedad”, el significado habitual es el de malestar relacionado con la realización de alguna tarea ardua que requerirá nuestros recursos en detrimento de la realización de algo que nos aportaría más placer, como dormir hasta tarde el fin de semana, ver una película o pasar tiempo con los seres queridos.

Cuando la comunidad de la salud mental habla de ansiedad, generalmente se refiere a una condición más incapacitante en la que la capacidad individual de una persona para hacer frente al estrés se ve abrumada, dejando a la persona paralizada e incapaz de funcionar eficazmente con las demandas de la vida.

¿De dónde viene esta sensación de ansiedad? ¿Es más frecuente ahora, tras tantas tragedias ante nuestros ojos? Aunque las preguntas parecen muy sencillas, las respuestas pueden ser extraordinariamente difíciles de descubrir.

Tensión creciente

Los grandes acontecimientos, como los tiroteos domésticos u otras catástrofes, pueden superar nuestros recursos psicológicos y provocar secuelas en la salud mental en forma de estrés postraumático. También es habitual que la ansiedad sea más insidiosa, con factores estresantes cotidianos que aumentan lentamente a lo largo del tiempo, convirtiéndose poco a poco en algo tan engorroso y enrevesado, que ningún episodio aislado puede dar cuenta del origen de la ansiedad. Lo mismo ocurre con los sucesos violentos repetidos que aparecen en los medios de comunicación; con una tragedia tras otra, el estrés acumulado se va acumulando con el tiempo, erosionando nuestra sensación de seguridad.

En cada caso, la experiencia individual de la ansiedad puede variar desde un leve inconveniente hasta un completo debilitamiento. La experiencia de la ansiedad es un fenómeno individual, basado en una multitud de factores, como las habilidades de afrontamiento, los recursos sociales y las variables de personalidad.

Para las personas que se esfuerzan por controlar la ansiedad, el estrés vital adicional puede ser especialmente problemático. Imagínese una familia que lucha por llegar a fin de mes, pero que cada mes es capaz de pagar a duras penas todas las facturas. Entonces, un día, el carro de la familia deja de funcionar, y la familia debe sopesar las opciones de invertir dinero en arreglar el carro a costa de pagar alguna otra factura, o arriesgarse a no poder conducir hasta el trabajo y perder su fuente de ingresos.

Para una familia con medios, el pago de la reparación del carro puede no ser más que un inconveniente; para una familia sin medios, puede ser la diferencia para poder mantenerse fuera de la ejecución hipotecaria.

Del mismo modo, la experiencia de la ansiedad depende de los recursos que una persona pueda aportar para hacer frente a la angustia. Para las personas que cuentan con estrategias de afrontamiento adecuadas para hacer frente a una demanda, que pueden venir en forma de familia, amigos, recursos espirituales, recursos financieros, etc., los efectos de la ansiedad serán probablemente mucho más mitigantes frente a una persona que tenga pocos recursos de afrontamiento.

Noticias incesantes, muchas de ellas malas

El cartel de CNN se ve fuera de la sede de la cadena de noticias en la ciudad de Nueva York en una fotografía de archivo. (Mario Tama/Getty Images)
El cartel de CNN se ve fuera de la sede de la cadena de noticias en la ciudad de Nueva York en una fotografía de archivo. (Mario Tama/Getty Images)

No cabe duda que nuestro mundo cambió en cuanto al número de situaciones estresantes a las que estamos expuestos. Con un ciclo de noticias de 24 horas y un público ávido de historias gráficas y sensacionalistas, cada vez es más difícil resguardarnos de noticias e imágenes perturbadoras.

Después del 11 de septiembre, por ejemplo, simplemente no fue posible escapar de la avalancha de información sobre los terribles acontecimientos. Para las personas a las que les quedaba poco espacio en sus recursos psicológicos para hacer frente a las dificultades, es muy probable que el 11-S les haya puesto en riesgo de sufrir un ataque de ansiedad en toda regla.

Los síntomas específicos de la ansiedad varían de una persona a otra, pero el patrón general es una sensación de malestar y preocupación, una incapacidad para relajarse a menudo acompañada de trastornos del sueño, irritabilidad y nerviosismo. En los casos más extremos de ansiedad, pueden producirse ataques de pánico, caracterizados por sensaciones de aceleración de los latidos del corazón, respiración superficial, sudores fríos y terror.

Un estudio fundamental profundizó en nuestra comprensión de los factores de protección en lo que respecta a los acontecimientos vitales y nuestra capacidad para afrontar la ansiedad.

Los investigadores identificaron tres factores de protección para las personas que se enfrentan a la adversidad de la vida: factores individuales, factores familiares y factores comunitarios. Los factores individuales incluyen aspectos como las variables de personalidad, como la alegría y la amabilidad. Los factores familiares incluían tener un vínculo estrecho con al menos un cuidador, así como entornos emocionalmente sanos que proporcionaban estímulo emocional e independencia.

Las variables de la comunidad incluían aspectos como escuelas, iglesias y vecinos que les apoyaban.

La investigación también descubrió que, incluso cuando los jóvenes se ven afectados negativamente por los acontecimientos de la vida, la mayoría son capaces de enderezar el proverbial barco en la edad adulta y llevar una vida sana y productiva.

El tiempo en familia puede ayudar a aliviar la ansiedad. (Pexels)
El tiempo en familia puede ayudar a aliviar la ansiedad. (Pexels)

Cómo capear el temporal

¿Qué se puede hacer para evitar los efectos negativos de la ansiedad? No existe un enfoque único para todos. Considere las siguientes ideas para empezar a desarrollar un plan de reducción del estrés:

-Dese un respiro. En realidad, está bien no estar enchufado a la última atrocidad que ocurrido. Si se encuentra reaccionando negativamente a lo que ve en las noticias, dese permiso para apagar la televisión.

-Planifique con antelación y sea realista. Gran parte de la ansiedad tiene que ver con la ambigüedad y la incertidumbre. Alivie esto desarrollando un plan de juego. Por ejemplo, si su tipo particular de ansiedad parece surgir al considerar las finanzas, escriba un presupuesto doméstico. Es posible que se sorprendas a si mismo al ser capaz de encontrar soluciones creativas cuando todo se pone delante de usted. Recuérdese a sí mismo que el mundo es, en general, un lugar seguro y amigable, y no se aísle de la conexión con la familia, los amigos y los seres queridos.

-Manténgase conectado con los demás. Los sentimientos negativos pueden fomentar el aislamiento, y las personas aisladas pierden los factores de protección asociados a la comunidad. Acérquese a los demás y acepte su ayuda si están dispuestos y son capaces de proporcionarla.

-Mantenga las cosas sencillas. Recuerde, un paso a la vez. Cuando las cosas se hacen demasiado grandes y difíciles de manejar, se vuelven inmanejables y aparentemente imposibles. Cualquier progreso es un buen progreso, y concéntrese en sus éxitos cuando los tenga.

-Planifique algo divertido. Permítase sentirse bien y disfrutar de las cosas de la vida que hacen que ésta merezca la pena.
Consulte a un experto. Puede haber personas que puedan guiarlo aunque las cosas parezcan estar fuera de control en este momento. Esto incluye a los profesionales de la salud mental que pueden ayudarlo a crear recursos de afrontamiento y a aprender a relajarse y a soltar las cargas de la ansiedad.

-Por desgracia para todos nosotros en el mundo moderno de hoy, no faltan razones para sentirse estresado o ansioso. Pero al menos hay algunas medidas sencillas para ayudarnos.The Conversation

David Chesire, Profesor Asociado y Licenciado en Psicología, Facultad de Medicina, Universidad de Florida Este artículo ha sido republicado de The Conversation bajo una licencia Creative Commons. Lea el artículo original.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.