Volcán extinto en Siberia se activó y su inesperada explosión “podría ser catastrófica” en cualquier momento

Podría tener efectos en todo el planeta como la erupción de volcán peruano Huaynaputina en 1600 y tan imprevisto como el Vesuvio
Por Anastasia Gubin - La Gran Época
09 de Junio de 2019 Actualizado: 09 de Junio de 2019

Científicos rusos analizaron los datos de las estaciones sísmicas instaladas en el gran volcán Bolshaya Udina que se encuentra en la Península Kamchatka de Siberia y llegaron a la conclusión que existe “un peligro potencial de una poderosa erupción”, en cualquier momento.

“El volcán Bolshaya Udina se despertó”,  informó el 5 de junio la Academia de Ciencias de Rusia de Siberia.

El estudio fue difundido a nivel internacional en la revista Journal of Volcanology and Geothermal Research, y alerta que los efectos pueden afectar a todo el planeta.

Todo indica que el volcán que tiempo atrás se creía extinto, se está alimentando de una fuente de magma

Los científicos creen que “la actividad de Udine debería ser monitoreada” porque “cuando un volcán permanece en silencio durante mucho tiempo, su primera explosión puede ser catastrófica”, destacó l corresponsal de la Academia de Ciencias Ivan Y. Kulakov, quien también es jefe del laboratorio de tomografía sísmica en el Instituto de Geología y Geofísica del Petróleo. A. A. Trofimuk SB.

Volcán Bolshaya Udina (Academia de Ciencias de Siberia)

“Una gran cantidad de ceniza sería lanzada al aire, es llevada lejos, y no solo pueden sufrir los asentamientos circundantes, sino también grandes territorios en todo el planeta”, alertó Kulakov como posible escenario, según la Academia.

Kulakov citó como ejemplo, el dramático caso de Pompeya. “El despertar del Vesuvio estuvo precedido por una pausa durante varios miles de años”.

Además recordó que “una erupción en Perú en 1600, del volcán Huaynaputina, “provocó un enfriamiento en Europa y una hambruna en Rusia”.

“En cualquier momento, puede ocurrir una erupción“, declaró Koulakov a CNN el 8 de junio.

El volcán Bolshaya Udina (Gran Udina) se encuentra en el grupo de volcanes Klyuchevskaya en la Península Kamchatka, en el extremo este de Siberia.

“Hasta hace poco se consideraba un volcán extinto”, dice el estudio.

Penísula Kamchatka, Rusia. (Wikimedia)

Geofísicos de Kamchatka de la Academia de Ciencias de Rusia desde que comenzaron a operar en la región en 1961, registraron solo una actividad débil en esta área.

Sin embargo “desde el otoño de 2017, los temblores comenzaron a ocurrir cada vez más, y su fuerza está aumentando gradualmente”. En febrero de 2019, se registró un terremoto de magnitud 4.3. “Fue el más grande en esta parte del grupo Klyuchevskaya en toda la historia de las observaciones”.

Volcán Bolshaya Udina tras la imagen de Ivan Y. Kulakov, jefe del laboratorio de tomografía sísmica en el Instituto de Geología y Geofísica del Petróleo. A. A. Trofimuk SB(Academia de Ciencias de Siberia)

Según Ivan Kulakov, si se produce una erupción aquí, “no parecerá débil”. Lo más probable es que sea de tipo explosivo, como el volcán Bezymianny (Sin nombre), también de Kamchatka, que no fue considerado como un volcán activo hasta que produjo una explosión direccional muy fuerte en 1956.

“La ceniza se elevó a 35-40 kilómetros hacia el cielo”, .

“Hay alrededor de un 50 por ciento de posibilidades de que Bolshaya Udina haga erupción”, dijo Kulakov a CNN. Ese 50% es el que puede interesar a todo el planeta, no solo a las aldeas cercanas.

“O podría simplemente liberar la energía sin problemas en unos pocos meses, o podría desaparecer sin ninguna erupción”, dijo

La odisea de instalar sensores

Para verificar qué tan activo es la Bolshaya Udina los geólogos colocaron cuatro estaciones sísmicas en el volcán. Una tarea por lo demás muy difícil y costosa, dijeron los académicos.

“El equipo se deja caer más normalmente en helicóptero. Luego, la estación debe fijarse de manera segura en el suelo; a veces hay que usar una perforadora para esto y protegerla con piedras de los osos y del viento”.

El primer intento de instalar la estación fue en abril pasado (2018) y para ello los científicos alquilaron un helicóptero MI-8.

“El clima era hermoso, soleado, pero un fuerte viento se levantó cerca de los volcanes y comenzó a lanzar el helicóptero contra las rocas. Después de varias visitas, el piloto se negó a tomar riesgos”, relató Ivan Kulakov.

“Gastamos casi todo el dinero puesto en la expedición para estas maniobras, no pudimos permitirnos otro vuelo. La investigación fue salvada por un hombre de negocios de Petropavlovsk-Kamchatsky, que practicaba piloteando su propio helicóptero.

“Junto con el instructor, el llevó a nuestro empleado al volcán Bolshaya Udina, solo pagamos por el combustible”.

Los sensores instalados registran las fluctuaciones del suelo de la tierra, las digitaliza y las registra en una tarjeta de memoria, que van a antenas para sincronización de tiempo y baterías masivas, dice el informe.

559 sismos que hacen temer lo peor

Los dispositivos registraron 559 terremotos bajo el Bolshaya Udina entre mayo y julio de 2018.

“Después de estudiar los datos obtenidos mediante tomografía sísmica, los geólogos llegaron a la conclusión de que el volcán puede ser excluido de la categoría de extinto”, confirmó la Academia.

Kulakov explicó que estudiaron los dos tipos de ondas sísmicas existentes, la longitudinal y transversal para saber el origen, es decir si se refieren a un volcán activo o no.

“Las velocidades de las ondas sísmicas dependen de muchos factores diferentes: la composición de las rocas, su temperatura, la presencia de agua y se derrite. Usando el método de la tomografía sísmica, construimos modelos tridimensionales de la distribución de velocidades sísmicas y “diagnosticamos” un objeto geológico, como un volcán”, explicó el investigador.

En los volcanes extintos, tanto las ondas longitudinales como las transversales tienen alta velocidad.

En cambio, “la velocidad de las ondas transversales disminuye cuando un líquido (magma o fluidos) se introduce en el complejo volcánico, ya que actúa como un lubricante, lo que reduce la resistencia al corte de la roca”.

“En el volcán Bolshaya Udine, registramos un aumento de la velocidad de las ondas longitudinales y una reducción de las transversales, lo que indica la presencia de actividad en la cámara de magma”, explicó Kulakov..

La investigación ha demostrado que la sismicidad se está moviendo hacia el Bolshaya Udina desde el sur, desde la zona de Tolud, conocida por su alta actividad sísmica.

“Se supone que hay una cámara de magma debajo del suelo, que fue una de las fuentes de la erupción del volcán Tolbachik. Probablemente ahora el magma de este reservorio ha allanado el camino hacia  Udine y lo alimenta”, concluyó la Academia.

El análisis ha demostrado que los terremotos en Bolshaya Udine están relacionados con eventos sísmicos de largo período, que no corresponden a terremotos tectónicos resultantes de la formación de fallas o el movimiento de placas litosféricas en la corteza terrestre, sino a un volcán que se reactivó.

Imágenes de Kamchatka y la reciente explosión de otro volcán, el Shiveluch. La erupción del volcán Bolchaya Udina podría ser mayor.

***

Le puede interesar

Cómo el comunismo en China hace 20 años intenta eliminar a 100 millones de chinos

TE RECOMENDAMOS