Voluntarios que recibieron la vacuna COVID-19 de Pfizer describen los efectos secundarios

Un participante del ensayo los comparó a una "resaca severa"
Por Tom Ozimek
13 de Noviembre de 2020
Actualizado: 13 de Noviembre de 2020

Con más de 43,500 voluntarios que participaron en el ensayo de la vacuna COVID-19 de Pfizer, entre las personas que se la aplicaron surgieron informes que describen sus efectos secundarios. Algunos señalaron dolor en el lugar de la inyección y malestares comparables a los de la vacuna contra la gripe, en cambio un sujeto de la prueba comparó los síntomas a una “resaca severa”.

La empresa de biotecnología Pfizer y su socio alemán BioNTech SE anunciaron recientemente que su candidato a la vacuna experimental demostró ser un 90 por ciento efectiva en la prevención de la enfermedad infecciosa de COVID-19. Las compañías dijeron que esperan postularse a una autorización de uso de emergencia en algún momento de noviembre, lo que aumenta la posibilidad de una decisión regulatoria para diciembre.

“Hoy es un gran día para la ciencia y la humanidad”, dijo el director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla, en una declaración del 9 de noviembre.

“Estamos alcanzando este hito crítico en nuestro programa de desarrollo de vacunas, en un momento en el que el mundo más lo necesita, con tasas de infección que establecen nuevos récords, hospitales que se acercan al exceso de capacidad y economías que luchan por reabrir”, añadió.

En el estudio de Pfizer participaron 43,538 personas, y según la empresa no se han observado problemas graves en cuanto a la seguridad de la vacuna, mientras se siguen recopilando datos adicionales al respecto, así como sobre su eficacia.

Albert Bourla (R), director ejecutivo de Pfizer, espera para tocar la campana de cierre en la Bolsa de Nueva York en la ciudad de Nueva York, N.Y., el 17 de enero de 2019. (Drew Angerer/Getty Images)

Los participantes en el ensayo describieron los efectos secundarios que experimentaron de la vacuna experimental.

Stanley Wang, un hombre australiano que vive en Los Ángeles, dijo a la cadena australiana ABC News, que los efectos secundarios fueron como experimentar una “resaca severa”.

“Los efectos secundarios equivalen a una resaca severa en la que tienes dolores de cabeza y no te sientes muy bien por ello, y eso dura en promedio dos días, pero algunas personas han reportado hasta cinco días”, dijo Wang.

Glenn Deshields, un voluntario de 44 años de Austin, Texas, dijo a Fox News en una entrevista que después de recibir la primera inyección, experimentó “mucho dolor en el lugar de la inyección” y que los efectos secundarios “fueron un poco más severos de lo que pensaba”. Él dijo que se sintió mal durante “tal vez tres o cuatro días” y agregó que los síntomas posteriores a la segunda inyección fueron “mucho más leves”.

Una voluntaria de Missouri, llamada Carrie, que se negó a dar su apellido, fue citada por Daily Mail diciendo que sufrió dolor de cabeza, fiebre y dolores en todo el cuerpo después de la primera inyección y que la segunda inyección le causó síntomas aún “más severos”.

La vacuna Pfizer-BioNTech debe almacenarse a temperaturas de -94 grados Fahrenheit (-70 grados centígrados) o inferiores, lo que puede plantear un problema logístico para mantener intacta la “cadena de frío” durante las entregas, en particular en los países que experimentan un calor intenso y tienen una infraestructura deficiente.

Entretanto, el gobierno de Trump llegó a un acuerdo con las farmacias de todo el país para que la vacuna COVID-19 esté disponible más ampliamente y sin costo para los usuarios.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) anunció el 12 de noviembre que el acuerdo involucraría tanto a las grandes cadenas de farmacias como a las redes que representan a las farmacias independientes y a las cadenas regionales.

La asociación con cadenas de farmacias cubre alrededor del 60 por ciento de las farmacias en los 50 estados, el Distrito de Columbia, Puerto Rico y las Islas Vírgenes de Estados Unidos. Estos incluyen nombres como Albertsons, Costco, CVS, Publix, Walgreens, y Walmart, con una lista completa disponible en el comunicado de HHS.

La asociación con las redes ampliará la disponibilidad de la vacuna a zonas tradicionalmente desatendidas a través de cadenas regionales y farmacias independientes.

“La gran mayoría de los estadounidenses viven a menos de cinco millas de una farmacia, y nuestro nuevo acuerdo con los socios farmacéuticos de todo el país es un paso fundamental para garantizar que todos los estadounidenses tengan acceso a vacunas COVID-19 seguras y eficaces cuando estas estén disponibles”, dijo el secretario del HHS, Alex Azar, en una declaración.

Si bien actualmente no hay vacunas COVID-19 que hayan sido autorizadas o aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), la asociación de farmacias se puso en marcha en previsión de que una o más vacunas fueran aprobadas a finales de año.

Siga a Tom en Twitter: @OZImekTOM


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Le puede interesar

Documental: El encubrimiento del siglo – La verdad que el PCCh ocultó al mundo

TE RECOMENDAMOS