Se casa 50 años después de hacer una promesa a su chica y fallece a los pocos días

Por La Gran Época
28 de Julio de 2019 Actualizado: 31 de Julio de 2019

Él era un marinero amante de Elvis Presley que hacía girar discos para la emisora de radio de la Marina de los Estados Unidos en la base caribeña donde estaba. Ella era una mujer local cuyo hermano trabajaba en la base.

Ellos se enamoraron cuando Stephen estaba en su último tramo de servicio y prometió regresar por ella, según publicó Telemundo52

Más de medio siglo después que el hermano de Stephen Walbert le presentó a Jennifer Meyerin, el amor de la pareja, largamente separada, finalmente fue sellado en 2017 en Rochester, en el hospital donde Stephen estaba bajo tratamiento para la leucemia.

“Esa llama eterna se convirtió en una hoguera, y sigue rugiendo hoy en día”, dijo Stephen de entonces 73 años, mientras los familiares y el personal del Hospital General de Rochester se apiñaban en su habitación para ver la ceremonia matrimonial oficiada por el secretario de la ciudad.

En un gesto de pasión hacia Elvis, Stephen vistió un traje negro con lentejuelas, una bufanda morada y gafas de sol de aviador. Por su parte, la novia llevaba un vestido negro y sombrero morado.

Stephen, nativo de Chicago, fue destinado en 1965 a Trinidad y Tobago, donde trabajaba por las noches como disc-jockey para la emisora de radio de la base. Los dos se enamoraron, pero Stephen fue transferido a los Estados Unidos. Antes de su partida, le dio sus placas a Jennifer, diciéndole: “Querida, volveré un día”.

Pero nunca regresó a la nación isleña. Los dos perdieron contacto, y cada uno se casó y comenzó sus propias familias: Jennifer en Ontario, Canadá, y Stephen en Wisconsin. Después de la muerte del esposo de Jennifer, su hermana utilizó Facebook para encontrar a Stephen, entonces viudo.

Los dos comenzaron a escribirse por correo electrónico y se reunieron en 2015. Stephen se mudó a Canadá en marzo de 2016.

“Nunca dejé de amarlo. Me di cuenta de eso”, dijo Jennifer de 72 años.

En octubre del 2016, a Stephen le diagnosticaron una forma de leucemia y decidió buscar tratamiento en Rochester, donde vive su hijo.

“Todavía no he perdido la esperanza en mí mismo”, dijo Stephen con las placas de identificación que Jennifer había guardado durante más de 50 años colgando de su cuello. “Nunca bajaré los brazos. Ahora ella está de vuelta conmigo. Y eso me da toda la fuerza que necesito para luchar por mi vida”.

Cuatro días después de casarse, Stephen fue trasladado a un centro de cuidados paliativos y falleció. Una triste actualización de esta historia de amor en Rochester, escribió 13abcWHAM.

Aunque parezca un triste final, esta pareja logró lo que siempre habían soñado: amarse hasta el final.

Una verdadera historia de dificultad y resiliencia que te hará emocionar hasta las lágrimas

TE RECOMENDAMOS