Wall Street se convierte en el próximo campo de batalla en la guerra comercial entre EE.UU. y China

Por Chriss Street
06 de Agosto de 2019 Actualizado: 06 de Agosto de 2019

Comentario

Wall Street se ha convertido en el próximo campo de batalla en la guerra comercial entre EE.UU. y China, ya que el Senado de los EE.UU. podría incluir en la lista negra el comercio de USD 1,5 billones de acciones chinas que cotizan en los intercambios estadounidenses.

Con las acciones estadounidenses cayendo 900 puntos en el Dow Jones Industrial Average luego de que China devaluara su moneda, los senadores estadounidenses Marco Rubio, Bob Menéndez, Tom Cotton y Kirsten Gillibrand están ganando patrocinadores para la “Garantía de información de calidad y transparencia para los listados en el extranjero en nuestra Ley de intercambios” (Ley EQUITABLE, por sus siglas en inglés) que enmendaría la Ley Sarbanes-Oxley para aumentar la supervisión de las empresas chinas y otras empresas extranjeras que cotizan en las bolsas de valores y firmas estadounidenses por un período de tres años que no cumplen con los reguladores de EE.UU.

La legislación impactaría inmediatamente a 156 empresas chinas con capitalizaciones de mercado combinadas de aproximadamente USD 1,5 trillones, incluyendo a 11 grandes empresas estatales, que ya cotizan en las bolsas de valores de EE.UU., además de docenas de empresas tecnológicas chinas que potencialmente valen cientos de miles de millones de dólares que están alineados para listar en el NASDAQ.

La escala del impacto de las compañías chinas que cotizan en las bolsas de los EE.UU. creció dramáticamente después del índice Morgan Stanley Capital International (MSCI), utilizado como base para los fondos cotizados en bolsa y los grandes planes de pensiones para imitar pasivamente el rendimiento combinado de los USD 34 trillones en acciones estadounidenses y USD 10 trillones en acciones de compañías extranjeras, cuadruplicó su ponderación de las acciones de empresas chinas en noviembre de 2018.

La medida mantuvo alertas a la Comisión de Bolsa y Valores, y a la Junta de Supervisión Contable de las Empresas Públicas de EE.UU. que supervisan a las empresas que cotizan en EE.UU. para evitar el fraude y la manipulación del mercado. Emitieron una advertencia conjunta el 7 de diciembre de que Beijing desafía sistemáticamente dicha supervisión argumentando que la ley china requiere que los registros permanezcan en China, y el Partido Comunista restringe rutinariamente el acceso a la información contable por razones de seguridad nacional y secreto de estado.

El “reequilibrio” del MSCI se atribuyó a una caída del 20 por ciento en los precios de las acciones de EE.UU. a fines de 2018, y un aumento de casi el 40 por ciento en las acciones chinas en los primeros meses de 2019.

Las preocupaciones sobre la autenticidad de las revelaciones financieras de las compañías chinas se destacaron en La Gran Época en un informe a finales de julio de que los Contadores Públicos Certificados de Ruihua, la segunda mayor firma de contadores públicos en China y la responsable de auditar a 1000 compañías chinas que cotizan en bolsa, fueron acusados ​​por su propia Comisión Reguladora de Valores por ser cómplice en un plan durante un período de tres años para aumentar las ganancias del productor químico que se encontraba en problemas, Kangde Xin Composite Material, en USD 1,7 mil millones.

Los reguladores chinos también suspendieron la finalización de 43 ofertas públicas iniciales que dependían de los contadores públicos en Ruihua. Varias de las compañías habían planeado cotizar conjuntamente para negociar en el nuevo mercado STAR de Beijing y en el NASDAQ Exchange con sede en Nueva York.

Rubio argumentó en un artículo de opinión del Wall Street Journal que las compañías chinas que cotizan en los EE.UU. deben cumplir con las leyes y regulaciones estadounidenses para la transparencia financiera y la rendición de cuentas. Él declaró: “La Ley EQUITABLE deja en claro que hay un precio para el gobierno chino y el desprecio del Partido Comunista por las reglas de responsabilidad económica y compromiso financiero en los mercados internacionales de capital”.

Menéndez dijo: “Esto evitará que las empresas chinas se escondan detrás de los esfuerzos del Partido Comunista para aprovechar nuestros mercados capitales al retener información contable. Los inversores estadounidenses confían en que tanto las empresas que cotizan en bolsa extranjeras como nacionales tienen el mismo estándar, y la Ley EQUITABLE lo hará así”.

Cotton agregó: “El Partido Comunista Chino protege a sus preciadas compañías de las auditorías financieras y la rendición de cuentas, y aun así permitimos que esas compañías negocien en las bolsas de valores de Estados Unidos”.

Fraser Howie, coautor de “Red Capitalism: The Fragile Financial Foundation of China’s Extraordinary Rise” (“Capitalismo Rojo: La Frágil Base Financiera de la Extraordinaria Alza de China”), señala que el administrador de dinero estadounidense BlackRock tiene alrededor de USD 3,3 mil millones de dinero de inversionistas en fondos cotizados en la bolsa de Hong Kong vinculados a acciones nacionales chinas, más una serie de fondos mutuos enfocados en China. Según la regla de listas negras de EQUITABLE, Black Rock tendría que deshacerse de todas las acciones.

Desde una perspectiva de estrategia geopolítica estadounidense, la consultora Enodo Economics considera que la Ley EQUITABLE exprime las conexiones de capital de China en un esfuerzo por “ejercer presión de élite” sobre el líder chino Xi Jinping.

El mayor beneficio de las listas de valores en el extranjero para las élites empresariales de China y sus aliados políticos ha sido poner miles de millones de dólares en activos más allá de los controles de capital en China. Libres de la vigilancia del Partido Comunista, los listados en el extranjero facilitaron la fuga de capitales e “indudablemente brindaron grandes oportunidades de recompensas y favores“, como lo expresó un editorial de julio en Nikkei Asian Review.

Las opiniones expresadas en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de La Gran Época.

A continuación

¿Es posible que China tome el control de la economía global?

TE RECOMENDAMOS