Whoopie Pies: Las golosinas a la antigua que vale la pena dar a conocer

Por RACHAEL DYMSKY
27 de Septiembre de 2020
Actualizado: 27 de Septiembre de 2020

Antes de mudarme a Pensilvania, no sabía que la palabra whoopie tenía que ver con un delicioso pastel. Pero en el corazón del centro de Pensilvania, los pasteles de whoopie se tratan como una parte esencial de la vida, o al menos como un postre imprescindible.

Los pasteles de whoopie, dos rodajas de chocolate alrededor de un relleno de crema de malvavisco, tienen una variedad de nombres: pasteles de luna, pasteles de scooter, gobs. Estas golosinas tan versátiles como deliciosas, se han abierto camino en el centro de reuniones familiares, celebraciones navideñas e incluso bodas.

Nadie está exactamente seguro de dónde se originaron los whoopie pies, pero tanto Pensilvania como Nueva Inglaterra le dirán que fue con ellos.

Los residentes de Pensilvania afirman que las esposas Amish primero hicieron estos pasteles con la masa de pastel que les sobró. Sus maridos e hijos, al probar la golosina de chocolate, gritaban: “¡whoopie!”. La gente de Maine, sin embargo, le asegurará que los pasteles de whoopie fueron inventados por Labadie’s Bakery en 1925. Desafortunadamente, la panadería se incendió, borrando cualquier prueba de esta afirmación. En 2011, el estado llegó a declarar los pasteles de whoopie como el convite oficial de Maine (aunque el Blueberry Pie todavía tiene el título de postre oficial del estado).

Dondequiera que se hayan originado, parte de la razón por la que los pasteles de whoopie han ganado tanta popularidad a lo largo de los años es su portabilidad. Debido a que el glaseado de crema está en el medio, en lugar de en el exterior del pastel, los pasteles de whoopie se pueden envolver y empacar en almuerzos.

En nuestro mercado local de agricultores, todos los sábados por la mañana, puede comprar un pastel de whoopie envuelto en sarán por 90 centavos, guardarlo en su bolso y esperar el momento perfecto para desenvolver su golosina de mano. A mi esposo y a mi cuñado, que crecieron en Pensilvania, les gusta contarme historias de su infancia sobre ir al bosque a cazar llevando en los bolsillos algunos pasteles de whoopie para comer durante el día.

Los ingredientes de la tarta de Whoopie se pueden cambiar para reflejar la temporada o el evento. Las novias de otoño en Pensilvania a menudo piden pasteles de whoopie de especias de calabaza para sus recepciones de boda: pasteles redondos con sabor a calabaza con relleno de queso crema. He estado en fiestas de Navidad donde se amontonan Whoopies con terciopelos rojos en el centro de la mesa. En el festival Whoopie Pie del condado de Lancaster, los sabores de los pasteles incluyen café, chocolate y mantequilla de maní, piña e incluso ron de caramelo.

Cuando finalmente probé mi primer pastel de whoopie, fue en una noche de verano en casa de mis suegros: una extensión de 10 acres en el corazón del centro de Pensilvania. Acabábamos de comer unas hamburguesas y salchichas bajo las luces exteriores del patio trasero. Las ovejas pastaban detrás de nosotros, y mis hijas y sobrinas se turnaron para llevarle zanahorias a Bella, el caballo que se ha vuelto significativamente más amigable desde que los nietos y sus golosinas comenzaron a aparecer.

Mi suegra, Lisa, es una cocinera y panadera increíblemente talentosa que demuestra su amor a la gente a través de su comida. Tiene el raro don de albergar a una multitud de personas y nunca ponerse nerviosa y de producir una plétora de buena comida que siempre parece ser exactamente lo que anhelabas. Cuando anunció que había hecho su propia versión de pasteles de chocolate para el postre, los vítores colectivos de sus hijos y nietas me dieron una idea de la validez del nombre del pastel.

Lisa sacó una bandeja de pasteles cuando entré por un vaso de agua. Cuando volví a salir, quedaba un pastel en la bandeja. Lo agarré y lo mordí. Era como comer una Oreo casera y esponjosa: pastel de chocolate aireado con un relleno de queso crema denso, dulce y rico, sin ser abrumador.

Cuando lo terminé y miré con nostalgia la bandeja vacía frente a mí, pude ver por qué los estados competirían por la propiedad de la golosina. Por lo menos, sabía que volvería a casa de mi suegra la próxima vez que las hiciera.

Los Whoopie pies de Lisa

Estos pasteles de whoopie están hechos con pasteles de chocolate extra esponjosos, gracias al bicarbonato de sodio, y un rico relleno de queso crema, más denso que el relleno típico de los malvaviscos. El secreto del relleno es batir la mantequilla y el queso crema hasta que quede muy esponjoso.

Esta receta puede rendir alrededor de 25 pasteles

Para los pasteles

  • 2 tazas de harina para todo uso
  • 6 cucharadas de cacao en polvo normal sin azúcar
  • 1 1/2 cucharaditas de bicarbonato de sodio
  • 1/2 taza de mantequilla sin sal, ablandada
  • 1 taza de azúcar morena
  • 1 huevo grande
  • 1 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 taza de suero de leche, a temperatura ambiente

Para el relleno de queso crema

  • 1/2 taza de mantequilla ablandada
  • 8 onzas de queso crema, ablandado
  • 1 cucharada de extracto de vainilla
  • 4 tazas de azúcar glass
  • Una pizca de sal
  • 1 a 2 cucharadas grandes de leche

Precaliente el horno a 350 grados F. Cubra bandejas para hornear grandes con papel pergamino.

En un tazón grande, mezcle la harina, el cacao en polvo y el bicarbonato de sodio.

En el tazón de una batidora, bata la mantequilla, el azúcar, el huevo y el extracto de vainilla.

Por turnos, agregue los ingredientes secos y el suero de leche a los ingredientes húmedos. Batir a velocidad media hasta que se combine la masa. La masa quedará espesa y pegajosa.

Con una cuchara mediana para galletas, reparta 1 1/2 cucharada (1 1/4 onzas) de masa y colóquelas a 3 pulgadas de distancia en bandejas para hornear forradas con pergamino. Hornee hasta que la parte superior salte hacia atrás, aproximadamente 8 minutos. Deje enfriar durante, al menos, una hora.

Para hacer el relleno, bata la mantequilla ablandada y el queso crema hasta que esté muy esponjoso, aproximadamente 2 minutos. Agregue el extracto de vainilla, el azúcar glass y la sal. Agregue de 1 a 2 cucharadas de leche para diluir, según sea necesario, para alcanzar la consistencia deseada. Si se pone muy líquida, agregue un poco más de azúcar glass.

Arme cada pastel de whoopie colocando 2 cucharadas de relleno de crema entre dos rondas de pastel para hacer un sándwich. ¡Y provecho!

Rachael Dymski es autora, florista y madre de dos niñas. Actualmente está escribiendo una novela sobre la ocupación alemana de las Islas del Canal y escribe un blog en su sitio web, RachaelDymski.com.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Conoce a uno de “Los Valientes”, un investigador que logró comprobar la sustracción forzada de órganos a prisioneros de conciencia en China

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS