Xi Jinping criticó la democracia dentro del PCCh antes de asumir el liderazgo vitalicio

Por RITA LI
20 de Julio de 2021 5:07 PM Actualizado: 20 de Julio de 2021 5:07 PM

El máximo líder de China, Xi Jinping, despreció anteriormente el pensamiento democrático y pidió un autogobierno más estricto antes de convertirse en un gobernante vitalicio, según un nuevo libro publicado en junio.

El libro contiene discursos internos que no se habían hecho públicos anteriormente. Los comentarios los dio Xi en respuesta a rumores sobre un cambio a un modelo democrático dentro del Partido Comunista Chino (PCCh).

Los expertos dijeron que las luchas internas entre facciones dentro del PCCh llevaron a Xi a acusar a los funcionarios de hacer “comentarios extraños” sobre la búsqueda de la democracia. Sus comentarios provienen de un discurso en enero de 2018 y están registrados en la última versión del libro: “Compilación de los discursos de Xi Jinping sobre la gobernanza completa y estricta del partido”.

El medio estatal, China Daily, dijo que la edición 2021 ha sido publicada y distribuida en todo el país. El contenido procede de más de 220 documentos, entre informes, discursos, artículos e instrucciones de Xi entre noviembre de 2012 y abril de 2021.

Disidencia democrática

En su discurso, Xi se refirió discretamente a la discusión de los funcionarios sobre la democracia como “murmullos ruidosos dentro del Partido”.

Los comentarios provienen del discurso de Xi en la segunda sesión plenaria de la XIX Comisión Central de Inspección Disciplinaria (CCDI), la principal agencia de vigilancia de Beijing, en enero de 2018. El líder del PCCh de dijo a los miembros del Partido que se mantuvieran leales “en cualquier momento y bajo cualquier circunstancia”, según la agencia de noticias estatal china, Xinhua.

“A medida que el estricto gobierno general del Partido continúa intensificándose, también hay algunos murmullos ruidosos dentro del Partido”, dijo Xi, refiriéndose a la sugerencia de los miembros del Partido de cambiar el enfoque para desarrollar la democracia dentro del partido, en lugar de defender el liderazgo centralizado.

Dos meses después de las declaraciones confidenciales de enero, Xi enmendó la constitución de China. Eliminó el límite presidencial de dos mandatos, otorgándose así un gobierno vitalicio.

Más tarde, en 2018, el término “dos apoyos” se incluyó en el Reglamento Disciplinario del Partido Comunista de China. La inclusión del término tiene el objetivo de mantener al Comité Central del PCCh (principal órgano asesor político que se compone de los principales líderes) y a Xi, como líder absoluto.

El cambio eliminó la posibilidad de una democracia intrapartidista —el legado del exlíder chino Deng Xiaoping— según el observador político con sede en Beijing, Hua Po. Dijo que el PCCh “aprendió una amarga lección” del gobierno individual del presidente Mao Zedong.

Hua dijo que, inicialmente, algunos pensaron que la democracia en China podría originarse en el Partido Comunista y luego practicarse en todo el país.

El plan estaba aparentemente en contra de la voluntad de Xi.

Según el libro, Xi dijo: “A partir de la aparición de estos extraños comentarios, algunos [miembros] están políticamente embrollados; algunos tienen motivos ulteriores e impuros, e intentan llevar a cabo engaños”.

Luchas internas

Las luchas y las peleas internas no son nada nuevo en el PCCh. “Desde 1921 hasta el presente, los 100 años de historia del PCCh están, de hecho, llenos de luchas por el poder”, dijo Li Hengqing, experto en China del Instituto de Información y Estrategia de Washington, en una entrevista a The Epoch Times.

“El problema es que, en términos del sistema comunista chino, lograr la llamada democracia significa que los derechos [del líder] serían restringidos”. Li agregó que la democracia dentro del partido haría que Xi compartiera el poder con otros.

“En realidad, hay una gran cantidad de personas que se oponen a él, lo que aterroriza a [Xi]”, dijo Li. Hay varias facciones grandes compuestas por cientos de familias repartidas entre las filas del PCCh. Jiang Zemin, exlíder del PCCh y rival ideológico de Xi, está a la cabeza de un grupo importante.

Para reprimir a las facciones rivales, Xi ha estado tomando medidas enérgicas contra funcionarios chinos de alto nivel usando campañas anticorrupción desde que se convirtió en el jefe del PCCh, en noviembre de 2012.

“Sus esfuerzos anticorrupción son un arma para eliminar a los oponentes políticos”, dijo Li, señalando que sólo se apuntaba a los de otras facciones.

Desde fines de 2012 hasta mediados de 2021, la CCDI abrió un total de 392 casos para investigar altos funcionarios desde el nivel municipal hasta el nivel estatal. Los casos se dieron a conocer el 28 de junio por la institución.

Luo Ya contribuyó a este artículo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.