Xi Jinping declara una “nueva era” para China, pero permanece en el viejo camino del socialismo con características chinas

19 de Octubre de 2017 Actualizado: 19 de Octubre de 2017

Xi Jinping acuñó un nuevo eslogan en su discurso de apertura al 19º Congreso Nacional.

China florecerá bajo “una nueva era de socialismo con características chinas”, fue el tema de Xi en un discurso de tres horas y media en Beijing. Dirigido a los miembros del Partido que se reúnen una vez cada cinco años para el cónclave político cuando el Partido Comunista Chino (PCCh) anuncia la próxima generación de altos dirigentes, Xi describió un futuro en el que la ideología del Partido llevaría a China a convertirse en una verdadera potencia global.

Sin duda, los oyentes supondrían que Xi, quien se espera que continúe gobernando por otros cinco años, se imagina ser él mismo el líder de esta “nueva era” de China, un término mencionado 38 veces a lo largo de su extenso discurso. Todo el congreso, que durará hasta el 24 de octubre, es un evento muy orquestado, sin embargo descifrar la jerga del partido en el discurso de Xi es útil para entender cómo planea gobernar China.

Xi transcurrió los últimos cinco años desde que se convirtió en el líder del régimen chino consolidando su poder, derrocando a los de la facción opositora a través de su amplia campaña anticorrupción. Su discurso en el 19º congreso muestra a un hombre que tiene el control total del Partido, pero también a un hombre que teme que el Partido pierda su dominio sobre la sociedad.

“Xi reitera una y otra vez que el Partido es omnipresente y el único camino a seguir para China. El gobierno, el ejército, el pueblo y las escuelas -este, oeste, sur, norte y centro- el Partido lidera todas las cosas”, declaró.

Advirtió estar en contra de aplicar “forzadamente” los estilos de gobierno occidentales a China, anulando las esperanzas de una verdadera reforma política al considerar el “socialismo con características chinas” como el núcleo del pasado, presente y futuro de China.

En un momento dado, Xi explica lo que significa esta “nueva era”: “El pueblo chino que sufrió largas dificultades dará la bienvenida y acogerá con beneplácito un gran salto al levantarse, a hacerse rico, y volverse poderoso”.

Levantarse “es una referencia a un discurso pronunciado en 1949 por Mao Zedong, afirmando que los chinos se “levantaron” y triunfaron tras la toma de China por parte del PCCh, mientras que “hacerse ricos” es un guiño a las reformas económicas de Deng Xiaoping. Xi se ve a sí mismo en el mismo linaje que Mao y Deng, e implica que su contribución al legado del PCCh es permitir que China se haga poderosa en el escenario mundial.

Xi incluso estableció un cronograma para el país: para 2035, China se convertirá en una sociedad en la que las necesidades materiales de la población serán satisfechas, mientras que para 2050, China se convertirá en “socialismo totalmente modernizado”.

Esta mirada al futuro puede ser una pista de que Xi tiene la intención, como se rumoreó, de continuar su dominio más allá de la convención del Partido establecida de dos períodos de cinco años.

TE RECOMENDAMOS