Xi Jinping habla del caos: La pandemia ofrece una situación favorable al PCCh

Por Nicole Hao
11 de Mayo de 2021
Actualizado: 11 de Mayo de 2021

Análisis de noticias

El líder chino Xi Jinping afirmó que el protagonista del mundo actual es un “caos” nunca visto en los últimos cien años, y que el momento y las circunstancias actuales del mundo favorecen a China y pueden ayudar al Partido Comunista Chino (PCCh) a alcanzar su objetivo—dominar el mundo.

Xi explicó que el caos fue creado por la pandemia COVID-19. Xi no dijo claramente cómo China tiene la situación favorable, pero transmitió el mensaje de que China ha frenado el brote con éxito mientras que la mayoría de los países del mundo han sido dañados y están sufriendo mucho por la pandemia. Argumentó que por eso China tiene una situación favorable.

“La respuesta a la pandemia mundial del nuevo coronavirus muestra inmediatamente cuál es el liderazgo y el sistema político del país”, dijo Xi.

Es la primera vez que Xi hace pública su “confianza en sí mismo”, haciendo eco de las recientes palabras de otros funcionarios chinos. Los funcionarios chinos están orgullosos de que la pandemia haya empezado en China, pero haya salido de ella.

Chen Yixin, secretario general del Comité Político y Jurídico Central de China, dijo a los miembros del comité en Beijing el 10 de enero: “En el mundo actual, el buen orden de China contrasta con la agitación de Occidente. El socialismo con características chinas tiene una vitalidad sin precedentes”.

“Oriente se está levantando y Occidente está decayendo”, dijo He Bin, el jefe del PCCh del condado de Qilian, en la provincia noroccidental china de Qinghai, citando a Xi cuando habló con funcionarios del condado el 25 de febrero.

Hasta ahora, los funcionarios chinos no han hablado públicamente sobre cuántos chinos han muerto por no poder recibir tratamiento y medicinas para tratar sus enfermedades subyacentes debido a las extremas medidas de bloqueo, cuántos chinos se convirtieron en personas con trastornos mentales, cuántas familias chinas sufrieron la bancarrota o la ruptura de relaciones, y cuántos ciudadanos chinos quedaron varados en países extranjeros porque el régimen canceló casi todos los vuelos en marzo de 2020.

La gente hace cola para vacunarse contra COVID-19, fuera de un complejo residencial en Beijing el 8 de abril de 2021. (Leo Ramirez/AFP vía Getty Images)

El discurso de Xi

El ambicioso discurso de Xi se dirigió a todos los funcionarios provinciales o de mayor rango en un seminario celebrado en Beijing el 11 de enero, y se publicó por primera vez en la revista estatal Qiushi el 30 de abril.

El núcleo de este discurso de más de 11,000 palabras es que Xi enseñó al régimen a aprovechar la oportunidad del mundo caótico y realizar el objetivo estratégico del PCCh— los “Dos Centenarios”. Xi dijo que creía que el PCCh es dueño del “momento y la situación [del mundo]. Por eso estamos impávidos y envalentonados, y [es] el fundamento de nuestra determinación y confianza”.

Los objetivos de los “Dos Centenarios” de Xi son: 1) para el centenario de la fundación del PCCh, en 2021, esperaba convertir el país en una “sociedad xiaokang”, es decir, duplicar las cifras de renta per cápita de 2010, y 2) para el centenario de la toma de posesión del PCCh en China, en 2049, convertir el país en un “país socialista moderno”. En palabras claras, los dos centenarios de la era de Xi significan “superar a Estados Unidos y al Reino Unido, y convertirse en el líder mundial“, explicó el asesor de Xi Jin Canrong en julio de 2016.

En el discurso, Xi explicó de dónde viene su “autoconfianza china”.

“China se ha convertido en la segunda economía del mundo, en el mayor país industrial, en el mayor estado de comercio exterior y posee la mayor reserva de divisas”, dijo Xi, enumerando los logros del régimen bajo su control.

Jornaleros sostienen carteles anunciando sus habilidades mientras esperan ser contratados para trabajos de renovación en Shenyang, China, el 27 de marzo de 2020. (STR/AFP vía Getty Images)

A continuación, habló de las circunstancias del mundo.

Desde 2019, el virus del PCCh, comúnmente conocido como el nuevo coronavirus que causa COVID-19, ha intervenido en el orden mundial y ha dañado la economía global. Esta pandemia creó “grandes oportunidades y desafíos sin precedentes” para China, dijo Xi. “En general, las oportunidades son mayores que los desafíos”.

Para aprovechar las oportunidades, Xi pidió a todos los miembros del PCCh que “utilicemos todos los factores positivos que podamos motivar, unifiquemos todas las fuerzas que podamos alcanzar, nos esforcemos al máximo para hacer bien el trabajo, y con perseverancia alcancemos los objetivos fijados”.

Después de mucho contenido teórico e ideologías marxistas, Xi reiteró y explicó su desarrollo económico de “doble circulación”.

Un grupo de manifestantes exige el regreso a casa de sus familiares desaparecidos, encarcelados o atrapados en la región china de Xinjiang frente al consulado chino en Almaty, Kazajistán, el 9 de marzo de 2021. (Abduaziz Madyrovi/AFP vía Getty Images)

Doble circulación

El régimen chino reveló oficialmente por primera vez su estrategia de doble circulación en mayo de 2020, en la que formaría un nuevo patrón de desarrollo con la “circulación interna” —el ciclo doméstico de producción, distribución y consumo— como cuerpo principal, y la “circulación externa” —el ciclo internacional de producción, distribución y consumo— como apoyo.

En su discurso de enero, Xi dio más detalles sobre la doble circulación.

“En los últimos años, la economía mundial se ha antiglobalizado, y el patrón del ciclo económico internacional ha sufrido profundos ajustes. La pandemia de COVID-19 intensificó la tendencia a la antiglobalización, y cada país está cuidando más de sí mismo”, dijo Xi.

Xi dijo que visitó la provincia de Zhejiang, en el este de China, que depende de la exportación, desde finales de marzo hasta principios de abril de 2020 y vio que las fábricas locales no podían importar materias primas del extranjero ni exportar bienes debido a la pandemia, lo que provocó que un gran número de fábricas pararan la producción o incluso cerraran.

Como dijo Xi, China es el mayor país de comercio exterior del mundo y la economía china depende de las exportaciones. La pandemia perjudicó a las economías de otros países que entonces cortaron las importaciones. En consecuencia, China perdió su pilar económico—el comercio exterior.

La “circulación interna” de Xi Jinping es un método para que la economía china sobreviva.

Sin embargo, la mayoría del pueblo chino es pobre y el poder adquisitivo interno de China es débil. Xi tiene que hacer hincapié en la “circulación externa”, que es el pilar para sostener la economía china.

Un vendedor ambulante espera a los clientes en el borde de la carretera fuera de un centro comercial en Beijing, China, el 10 de junio de 2020. (Greg Baker/AFP vía Getty Images)

En el discurso, Xi dijo: “Debemos llevar a cabo una profunda apertura al mercado exterior… mejorar la eficacia y el nivel tecnológico de la circulación interna adoptando los estándares de la circulación externa… aumentar la competitividad de nuestros productos y servicios exportados… mejorar nuestra influencia en la cadena industrial global, la cadena de suministro y la cadena de innovación”.

De hecho, Xi conoce las debilidades de la economía china, así como del sistema político.

Dijo en el discurso: “El coste de la mano de obra de China no ha dejado de aumentar. Los recursos de China y la capacidad de carga del medio ambiente han llegado a un cuello de botella”, lo que significa que han llegado a su límite y que no pueden soportar más.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS