“Ya no se les puede llamar colectivos, son grupos paramilitares financiados por el régimen”, dijo Guaidó

Por Jesús de León – La Gran Época
04 de Abril de 2019 Actualizado: 04 de Abril de 2019

Ante la agudización de la crisis política y social en Venezuela, la parálisis del país por los sucesivos cortes eléctricos, la falta de comunicaciones y agua, las protestas se multiplicaron para reclamar por los servicios y pidiendo la salida del Maduro del poder; pero contra ellos el régimen envió a los paramilitares y a las fuerzas de seguridad que les dispararon impunemente.

Antes esta realidad cada vez mas habitual en la que aparecen fuerzas civiles armadas llamadas colectivos para reprimir los reclamos, el presidente encargado de Venezuela Juan Guaidó expresó que “ya no se les puede llamar colectivos, son grupos paramilitares financiados por el régimen”.

El 1 de abril expresamente Maduro llamó a los colectivos (según él “cuadrillas de paz”) a actuar para ejercer control público, aun cuando la ONU denunció en un informe violaciones de los DD. HH. por parte de estos.

Por sus acciones paramilitares de “violencia, amedrentamiento, asesinatos y demás delitos”, la Asamblea Nacional declaró esta semana como terroristas a los grupos denominados colectivos, y sus actuaciones como terrorismo de Estado. Ello en base a que “son grupos paramilitares amparados por los usurpadores para reprimir al pueblo venezolano”, dijo la Asamblea.

No es la primera vez que los colectivos armados actúan impunemente frente a las protestas sociales contra el régimen. Durante las protestas de 2017 la fiscal general, Luisa Ortega, los definió como “grupos civiles armados al margen de la ley”, y que estaban siendo investigados por las muertes, disturbios y otros delitos cometidos en el marco de las protestas antigubernamentales.

Las protestas ocurridas en Venezuela a principios de 2017 se originaron como resultado de la ruptura del hilo constitucional por parte del Tribunal Supremo de Justicia que suspendió las competencias de la Asamblea Nacional elegida democráticamente en 2015 y formada en su mayoría por opositores al régimen; y ante estas protestas actuaron los grupos paramilitares.

Venezolanos participan en una protesta contra la escasez de alimentos en Caracas el 28 de diciembre de 2017. Foto de FEDERICO PARRA/AFP/Getty Images.

En ese momento, Luisa Ortega dijo que el ministerio público investigaba la participación de grupos de civiles armados en las situaciones violentas que se registraron en las protestas “propiciando que se alteren los ánimos”.

Ortega precisó que existían 16 investigaciones abiertas “contra grupos civiles armados al margen de la ley” y se dijo preocupada por “la proliferación” de estas asociaciones, según EFE.

A estos grupos en la calle se los conocen simplemente como “colectivos”, y suelen ir encapuchados.

En fotos y videos publicados en redes sociales y medios de comunicación en las últimas semanas, se ve a civiles con armas de fuego disipando a las personas en las calles.

¿Quiénes son los colectivos o paramilitares?

El gobierno asegura que numerosos colectivos son agrupaciones sociales que trabajan en proyectos de educación y de producción dentro de la organización comunal que promovió el socialista Hugo Chávez.

Miembros enmascarados de un colectivo asisten a un mitin en Caracas el 7 de enero de 2019. Foto de YURI CORTEZ/AFP/Getty Images.

Pero los grupos de colectivos están a las órdenes del Ministerio de Defensa del régimen.

BBC entrevistó al líder de uno de estos colectivos, la Fundación Domingo Rebolledo, que se define orgullosamente como colectivo.“Somos organizaciones que hemos sido creadas como medidas de seguridad para defender el modelo de gobierno, al pueblo y a los cuadros políticos”, afirmó su líder.

La forma de trabajar, según contó, forma parte de la estructura del régimen. Este líder colectivo que se identificó como Juan, recibe en el celular una alerta de lo que ellos consideran alguna amenaza y en ese momento se activan. Juan, que fue policía, forma parte del ODDI (Órgano de Dirección de la Defensa Integral) en su barrio.

Un video difundido del 11 de abril de 2017, mostró cómo un numeroso contingente de motorizados vestidos de civil salía del Comando Regional Número Cuatro de la GNB ubicado en la ciudad de Barquisimeto.

Asimismo, responde al ODDI Capital de Caracas a cargo del jefe de gobierno del Distrito Capital, que en ese momento era el mayor general Antonio Benavides Torres.

Al mismo tiempo las operaciones del ODDI, iniciadas con la alerta en su celular, se articulan con la ZODI (Zona Operativa de Defensa Integral) y la REDI (Región de Defensa Integral), ambas ya con estructura completamente militar a cargo del Ministerio de Defensa.

Según explicó este líder de colectivo a BBC, la propia policía y Guardia Nacional llaman al grupo de motorizados para intimidar, asustar, disolver una manifestación y limpiar la calle de las barricadas.

Por ello se visten de negro con el rostro cubierto. No obstante, aseguró que son un grupo pacífico y que en su colectivo “hay armas, pero no las usamos”.

Juan, aseguró que hay colectivos que no operan como el suyo, “y que cuentan con impunidad”.

“Los colectivos son impunes en todo. Pueden tomar una acción y el gobierno lo respeta, porque son personas que vienen de la policía o son mismo policías activos. Tienen contacto en la policía. Agarran a uno preso o matan a uno por algo. No pagan nada por eso”.

Identificación para portar armas, y disparar

Según una denuncia de la abogada venezolana Tamara Suju, Freddy Bernal, conocido como “protector del Estado Táchira, tiene a su cargo la estructura de los paramilitares entrenados y armados (colectivos). Induce y dirige torturas, desaparición forzada y secuestros a cargo de estos grupos.

Suju también mostró una identificación que, según dijo, la estructura represiva de Maduro entrega a los paramilitares para que “porten armas de fuego” en defensa del régimen.

Asimismo, reveló que Jhonatan Pérez Noguera (Alias JJ) es el jefe de los cuerpos paramilitares en Caracas.

Mas allá de las personas denunciadas, Suju, apuntó a la presencia cubana en esta estructura represiva, donde paramilitares entrenados y armados y organismos criminales de inteligencia actúan obedeciendo órdenes de la “Dictadura Cubana”, ante quienes Maduro y el “Alto Mando Militar” entregaron la soberanía de Venezuela.

Lisandro Pérez, conocido como Mao, es jefe de un colectivo armado.

Según BBC, es maoísta y estalinista y líder de la lucha armada en Venezuela en los años 70 y 80, que ve el conflicto actual en Venezuela como una lucha de clases, visión compartida por otros colectivos, dijo según BBC.

“Sí, estamos armados y vamos a enfrentarlos”, admitió Mao, refiriéndose a los que se oponen al régimen.

Miembros enmascarados de un colectivo asisten a un mitin en Caracas el 7 de enero de 2019. Foto de YURI CORTEZ/AFP/Getty Images.

Al preguntársele cómo se activaría su grupo, respondió que Maduro los convoca: “Con la orden del presidente. El único jefe de nosotros es Maduro. El que determina la acción es Maduro”, dijo Mao.

Una investigación del Diario Las Américas refuerza lo reportado por el medio británico, y muestra una relación de grupos de Colectivos que operan en Caracas y otros grupos de alcance nacional.

De acuerdo con Diario Las Américas, más tarde murió asesinado por disparos, Brayan Principal, un joven de 14 años en un urbanismo de esa ciudad en el que se producía una protesta, y según vecinos, durante esas horas el urbanismo había sufrido el ataque de pistoleros encapuchados no identificados.

Hasta el 19 de abril de 2017 se registraban 8 asesinatos en las protestas, al menos 5 de ellos se le atribuyen a grupos armados no identificados.

Maduro convoca a los colectivos

Para contener las protestas que se generaron desde el 4 de abril de 2017, Maduro activó el llamado “Plan Estratégico Especial Cívico-Militar Zamora, en fase verde, que significa es de alerta general o amenaza.

Voceros del régimen expresan públicamente su apoyo a los grupos paramilitares del Gobierno conocidos como “colectivos”.

Por ejemplo, la ministra de Servicios Penitenciarios, Iris Varela, expresó en marzo de 2017 que los colectivos organizados son el “pilar fundamental para la defensa de la patria”, según Diario Las Américas.

Según Provea, la palabra Colectivo viene de la década de los 80´, dentro de la izquierda europea donde se consideraba a un “Colectivo” como una célula o nucleamiento de militantes de la extrema izquierda, término que después de la caída del Muro de Berlín empezó a utilizarse en América Latina.

Son paramilitares porque sirven a los intereses del Estado o a sus grupos de poder, en este caso al régimen de Maduro y generalmente están fuera de la ley.

Dentro de sus miembros pueden estar fuerzas policiales, militares, mercenarios e integrantes de escuadrones de asalto o grupos de seguridad privados.

La organización PROVEA, (Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos) aclaró que desde 1999 una multiplicidad de iniciativas de incidencia social y política se crearon en Venezuela bajo el nombre colectivos , y que algunos realizan trabajo de tipo cultural o comunitario.

“No todos los colectivos venezolanos son paramilitares, aunque la mayoría de los paramilitares se presenten a sí mismos como ‘Colectivos’”.

**************************

A continuación:

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

TE RECOMENDAMOS