¡Yee haw! El ir y venir del Pony Express

Exploración artística para los jóvenes y los jóvenes de corazón
Por ANDREA NUTT FALCE
21 de Julio de 2021
Actualizado: 21 de Julio de 2021

El arte nos mueve. Pensemos en ello. Cuando se lee, la mente se transporta, quizás al Monte del Destino, o a la mansión de un vampiro furtivo en una noche de tormenta, a bordo de un submarino en las profundidades del mar, o incluso a la mente de otro hombre. A través de un cuadro, puede entrar en un jardín floreciente, en una acalorada batalla o incluso adentrarse en el dolor de Santa María. La música mueve literalmente nuestros cuerpos, por no hablar de nuestras almas. Una película puede engancharle tanto que pierda la noción de dónde está sentado.

Un mapa ilustrado de la ruta Pony Express en 1860 por William Henry Jackson. La empresa duró poco debido a razones financieras, pero encendió la imaginación de muchos estadounidenses. (Dominio público)

¿Por qué la gente hace arte?

El arte es un tipo especial de comunicación. Cuando hacemos o vemos arte, establecemos una conexión. Nos decimos unos a otros: He visto esta cosa, he soñado esta idea; véala, sienta, conózcala conmigo.

El arte es una especie de vínculo, una comunión entre personas, creador y espectador, y, en el mejor de los casos, entre nosotros mismos: los creadores menores, y el Creador de todo.

Tanto si le parece que le gusta el arte como si no, ¿adivine qué? Está dentro de usted. Está en todas partes a su alrededor.

Considere el arte como una destilación de pensamientos e ideas humanas, embotelladas y envasadas para que usted pueda beber y saciar la sed. Sin embargo, no todo lo que se envasa en imágenes o notas es realmente arte. El arte puede ser difícil de definir. Se puede identificar el arte auténtico según ciertos criterios. Requiere una estética de principios (preocupación por la belleza) y debe tener el poder de refrescar, elevar e incluso, a veces, aliviar.

El relevo de jinete y caballo entre St. Joseph, Missouri y Sacramento, California, garantizó que el correo se entregara en 10 días. (Dominio público)

Cuando su mundo tridimensional se reinterpreta y condensa en dos dimensiones, en sonido o en palabra escrita, suele ser el trabajo intencionado de un hombre o una mujer. Lo que se experimenta en esas formas no siempre es verdadero arte, pero sigue siendo creado con un propósito artístico. Por ejemplo, una canción de Justin Bieber: tiene ritmo, pero no es buena música.

Consideremos también los videojuegos: interpretaciones animadas de la vida, presentadas en dos dimensiones, con una banda sonora. Yo no llamaría a esas creaciones arte genuino, pero sea cual sea la etiqueta… ¡esos juegos, esas melodías, mueven más que los pulgares! Llámelo arte o llámelo artificial, de cualquier manera, tan rápido como la última tendencia viral llega a una pantalla, las producciones artísticas están instando, empujando y persuadiendo. No se deje llevar por la corriente. Sepa hacia dónde se dirige.

Estamos expuestos al arte y a lo artístico todo el tiempo, por arriba y por abajo. Si la calidad es alta y hermosa, el arte puede elevarnos. Si es bajo, nos hunde.

Al igual que nuestros cuerpos funcionan mejor con alimentos limpios y de buena calidad, nuestros corazones y mentes funcionan mejor con ingredientes sanos. Lo que elegimos para consumir con nuestros sentidos se queda con nosotros más que un bocado, de hecho, puede influir en el alma durante toda la vida. Entonces, ¡mejor elegir lo bueno!

Frederic Remington (1861-1909). (Dominio público)

Construyendo una nación

Así pues, permítanme presentarles una obra de arte en movimiento. Pintado hace más de 120 años, “La llegada y salida del Pony Express”, de Frederic Remington, es quizás más conmovedor hoy que el día en que se hizo. Esta escena polvorienta y bulliciosa da vida a un grupo de hombres valientes que se esfuerzan por construir una nación, en medio de un salto.

El Pony Express no era un servicio de correo estándar. Sin duda, era más valiente que Twitter, Snapchat o los mensajes de texto. Fue la solución creativa a la necesidad de comunicaciones más rápidas más allá de las Montañas Rocosas y entre el Este y el muy creciente Oeste de Estados Unidos. Se estaba construyendo un sistema ferroviario, pero solo se extendía hasta el río Misisipi. Los barcos de vapor podían transportar cartas, pero tenían que dar la vuelta a Sudamérica o trasladarlas por tierra a través del istmo de Panamá. Las diligencias tardaban a menudo más de un mes en entregar el correo. Los telégrafos se estaban estableciendo, pero había un vacío.

Un envío de Pony Express, fechado el 13 de abril de 1860 (Dominio público)

Reconociendo la necesidad de unas comunicaciones más fuertes en una nación en crecimiento, el senador William Gwin recurrió al empresario privado y propietario de diligencias William Russell. Russell consiguió la ayuda de dos hombres, Alexander Majors y William Waddell, para diseñar una solución. Se necesitaron entre 400 y 500 caballos, la creación de unas 190 estaciones en lugares áridos, la adquisición de provisiones y armas de fuego, y la contratación de jefes de estación. Los comandantes también tuvieron que encontrar jinetes jóvenes, valientes y capaces. El ingenio estadounidense se lanzó al vacío.

¡Lo lograron en dos meses! Se contrataron 80 jinetes. Se dice que uno de los jinetes tenía 14 años y se llamaba Buffalo Bill, ¿escuchó hablar de él? Él y cada uno de los valientes chicos que aceptaron el trabajo recibieron una Biblia, se comprometieron a no beber, maldecir o pelear con otros empleados, y partieron a través de casi 2000 millas de montañas, lagos, desiertos, tormentas eléctricas, bandidos, lobos y peligros inimaginables para la mayoría de los niños de ahora. ¡Debería leer sobre esto!

Pasajeros del Pony Express: (de pie, de izquierda a derecha) Billy Richardson y Johnny Fry; (sentado, de izquierda a derecha) Charles Cliff y Gus Cliff. (Dominio público)

Frederic Remington pintó “La llegada y salida del Pony Express” en 1900, 39 años después del último viaje. Su arte, y la preciosa historia de la fortaleza americana, siguen haciendo que la aventura sea relevante hoy en día.

Remington fue un pintor estadounidense que dedicó su talento a las escenas del Oeste. Sus composiciones atraen la imaginación hacia lugares escarpados y tiempos heroicos. También conducen la mirada hacia la línea del horizonte. Al asomarse a la América que él pintó, ¿puedo sugerirle que mire un poco más allá? Pregúntese: “¿Qué veo hoy en el horizonte americano? ¿Cómo puedo contribuir a hacerlo más heroicamente bello?”.

Andrea Nutt Falce es una feliz esposa y madre de cuatro hijos. También es una artista realista clásica formada en Florencia y autora del libro infantil “Es una jungla ahí fuera”. Su obra se puede encontrar en AndreaNutt.com.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS