Yellen está por nombrar al zar del clima para impulsar la agenda de energía verde de Biden

Por Emel Akan
13 de Febrero de 2021
Actualizado: 13 de Febrero de 2021

WASHINGTON – La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, está viendo la posibilidad de nombrar a una veterana de la administración Obama como zar del clima en el Departamento del Tesoro, para dirigir los esfuerzos de evaluación del impacto del cambio climático en los mercados financieros e impulsar los incentivos fiscales para las energías renovables.

Se espera que Yellen designe a Sarah Bloom Raskin, ex vicesecretaria del Tesoro bajo la administración Obama, para dirigir el recién creado “centro” climático del Tesoro, según informó The Wall Street Journal el 12 de febrero.

Raskin, que también fue miembro de la Junta de la Reserva Federal, está casada con el representante Jamie Raskin (D-Md.), el principal fiscal en el juicio de impeachment del expresidente Donald Trump.

Durante su audiencia de confirmación en el Senado el 19 de enero, Yellen se comprometió a “nombrar a alguien de muy alto nivel” para liderar los esfuerzos climáticos del departamento y a “crear un eje” que se centre exclusivamente en abordar los riesgos relacionados con el cambio climático.

Yellen dejó claro que la agenda climática del presidente Joe Biden será uno de los principales focos de atención durante su mandato como secretaria del Tesoro.

“El cambio climático es una amenaza existencial y una de las fuerzas dominantes que configuran el mundo y nuestra economía”, declaró Yellen el 21 de enero, en una respuesta escrita a las preguntas de la Comisión de Finanzas del Senado.

“Hacer frente a este desafío es una necesidad urgente, y estoy comprometida a hacer todo lo posible para abordar esta crisis inminente”, dijo.

Yellen añadió que apoyaría el uso del “código fiscal para establecer incentivos para que las empresas y los individuos adopten políticas respetuosas con el clima”.

Además, el cambio climático supone un riesgo sistémico potencial para la economía estadounidense, según Yellen, que cree que deben adoptarse “procesos y regulaciones apropiados” para evaluar y mitigar este riesgo.

Se espera que Yellen presione a las instituciones financieras para que realicen pruebas de resistencia (stress tests) sobre su exposición al riesgo climático, lo que podría obligarles a tener más capital para mitigarlo. Las pruebas de resistencia surgieron a raíz de la Gran Recesión como una forma de determinar si un banco tiene suficiente capital para hacer frente a diversos riesgos económicos.

Raskin es actualmente profesora visitante en la Facultad de Derecho de la Universidad de Duke e imparte una clase llamada “El impacto del cambio climático en los mercados financieros”.

El año pasado fue una de las principales colaboradoras de un informe de Ceres (pdf), un grupo de defensa que esbozó más de 50 recomendaciones para que los reguladores financieros protejan la economía estadounidense de las crisis relacionadas con el clima. También había pedido a la Reserva Federal que pusiera en marcha pruebas de resistencia sobre el clima.

El Departamento del Tesoro no respondió inmediatamente a la solicitud de comentarios de The Epoch Times.

La Reserva Federal anunció en diciembre que se había unido a una red de bancos centrales que aboga por utilizar las medidas de regulación financiera para hacer frente al cambio climático. La Reserva Federal también contrató al máximo responsable de la supervisión bancaria de la Fed de Nueva York para dirigir su recién creado Comité de Supervisión del Clima en Washington, según The Wall Street Journal.

Los republicanos están preocupados por la posibilidad de que la administración Biden utilice la regulación financiera como puerta trasera para alcanzar sus objetivos políticos. Les preocupa que la administración y los reguladores, incluida la Reserva Federal, puedan politizar el acceso al capital y ahogar la financiación bancaria de sectores que desaprueban, como el carbón, el petróleo y el gas.

“El asalto de la administración Biden a la industria energética es una amenaza para el empleo y los costes energéticos de las familias en un momento de incertidumbre económica generalizada”, dijo el representante Andy Barr (R-Ky.) a The Epoch Times en un correo electrónico.

“Es un error que la administración Biden anteponga una agenda medioambiental radical dirigida por [sus principales asesores climáticos] John Kerry y Gina McCarthy a los intereses de las familias de Kentucky y de todo Estados Unidos”.

Un grupo de legisladores republicanos liderado por Barr envió una carta el 9 de diciembre a la Reserva Federal, planteando su preocupación por la posibilidad de que el banco central introduzca escenarios relacionados con el clima en sus pruebas de resistencia para los bancos regulados.

El grupo instó al banco central a “no contemplar la implementación de tales escenarios” sin considerar sus deficiencias y desafíos, ya que se basan en la especulación y las proyecciones a largo plazo.

Según John Cochrane, economista de la Hoover Institution de la Universidad de Stanford, “el cambio climático no plantea ningún riesgo financiero en el horizonte de uno, cinco o incluso diez años en el que se puede evaluar el riesgo para los activos bancarios”.

“Que los bancos son arriesgados por su exposición a las empresas emisoras de carbono; que la deuda de las empresas emisoras de carbono es financieramente arriesgada debido a los cambios inesperados en el clima, en formas que las medidas de riesgo convencionales no captan; que los bancos necesitan ser regulados para evitar esa exposición debido al riesgo para el sistema financiero —todo eso no tiene sentido”, dijo en un informe.

Las empresas estadounidenses están siguiendo de cerca las políticas climáticas de la nueva administración y su impacto en las ganancias. Según FactSet, 28 empresas del S&P 500, incluidos los grandes bancos, mencionaron el cambio climático y la política energética de Biden en sus llamadas de resultados del cuarto trimestre. De estas 28 empresas, 17 expresaron su apoyo a las políticas climáticas y discutieron cómo han estado ajustando sus operaciones para ayudar a reducir las emisiones de carbono y gases de efecto invernadero. Sin embargo, cuatro empresas expresaron su preocupación por la orden ejecutiva de la administración que pone en pausa los nuevos arrendamientos de petróleo y gas en tierras federales.

Jamie Dimon, presidente y director ejecutivo de JPMorgan Chase, pronosticó durante la llamada de ganancias del 15 de enero que habría nuevas demandas de los reguladores bajo la nueva administración.

“Obviamente, queremos satisfacer a todos nuestros reguladores. Así que espero que haya un nuevo conjunto de reguladores, que tendrán un nuevo conjunto de demandas. Con algunas estamos de acuerdo. En estos momentos queremos hacer un mejor trabajo con respecto al clima en el mundo. Queremos ser más verdes”, dijo Dimon.

Siga a Emel en Twitter: @mlakan


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS