Yovanovitch exigió despido de alto fiscal ucraniano durante las elecciones presidenciales del país

Por Ivan Pentchoukov
16 de Noviembre de 2019 Actualizado: 16 de Noviembre de 2019

La embajadora de Estados Unidos en Ucrania, Marie Yovanovitch, instó a principios de este año a expulsar al principal fiscal anticorrupción de Ucrania en medio de unas acaloradas elecciones nacionales, lo que suscitó la preocupación de que la embajada de Estados Unidos estuviera interfiriendo en los asuntos internos de Ucrania.

En un discurso pronunciado el 5 de marzo, Yovanovitch pidió el despido del fiscal especial anticorrupción de Ucrania, Nazar Kholodnytsky. Yovanovitch emitió la demanda justo seis semanas antes de las elecciones presidenciales de Ucrania.

“Para asegurar la integridad de las instituciones anticorrupción, el fiscal especial anticorrupción debe ser reemplazado”, dijo Yovanovitch.

En marzo de 2018, Kholodnytsky fue acusado de entrenar a los sujetos de las investigaciones criminales. Las acusaciones procedían de grabaciones de conversaciones en la oficina de Kholodnytsky a través de un micrófono plantado por la Oficina Nacional Anticorrupción de Ucrania. En julio de 2018, una investigación sobre las cintas concluyó que Kholodnytsky merecía una reprimenda, pero que debía mantener su trabajo.

“No se puede confiar en nadie que haya sido grabado entrenando a sospechosos sobre cómo evitar cargos de corrupción y a la vez pueda procesar esos mismos casos”, dijo Yovanovitch. “Los responsables de corrupción deben ser investigados, procesados y, si son culpables, ir a la cárcel. Y para que eso suceda, todos los elementos de la arquitectura anticorrupción deben estar en su lugar y deben estar funcionando eficazmente”.

Kholodnytsky ha argumentado que no cometió ningún delito y que permaneció en su cargo después de la victoria electoral del presidente Volodymyr Zelensky el 21 de abril. En respuesta a los comentarios de Yovanovitch, Kholodnytsky dijo que era inaceptable que la embajadora se inmiscuyera en los asuntos internos de Ucrania.

“Saben, lo que la embajadora de otro estado se permite hacer recae sobre su propia conciencia. La injerencia en los asuntos internos de otro estado es inaceptable. No comentaré sobre esta declaración; me abstendré de hacer comentarios por ahora”, dijo Kholodnytsky a LB.ua en ese momento.

Yovanovitch testificó el 15 de noviembre ante los legisladores que llevan a cabo la investigación de impeachment dirigida por los demócratas. La investigación del juicio político está examinando las acusaciones que afirman que el presidente Donald Trump intentó aumentar sus perspectivas de reelección para 2020 retrasando la ayuda militar a Ucrania para obligar a investigar al ex vicepresidente Joe Biden y a su hijo, Hunter Biden.

Yovanovitch admitió que no tenía conocimiento de primera mano de los acontecimientos que llevaron a la investigación de impeachment. El día anterior a su testimonio, la Ministra de Asuntos Exteriores de Ucrania dijo que nunca supo de la existencia de un vínculo entre el retraso de la ayuda militar y la solicitud de investigación.

Aunque Yovanovitch no ofreció ninguna prueba de la acusación que sugiere que Trump buscó la ayuda de Ucrania en las elecciones de 2020, su comparecencia sirvió como recordatorio de que los funcionarios estadounidenses se inmiscuyeron activamente en los asuntos internos de Ucrania, incluso durante el período políticamente delicado de una elección presidencial.

Kholodnitsky fue nombrado el 30 de noviembre de 2018 por Viktor Shokin, fiscal general de Ucrania. Meses más tarde, Shokin fue despedido debido a la presión de Joe Biden, quien amenazó con retener 1.000 millones de dólares en garantías de préstamos estadounidenses a menos que el entonces presidente ucraniano, Petro Poroshenko, retirara a Shokin de su cargo.

En el momento de su despido, Shokin estaba investigando a Mykola Zlochevsky, el propietario de Burisma Holdings, la gigante gasista ucraniana que pagaba a Hunter Biden decenas de miles de dólares al mes por formar parte de su consejo de administración. En particular, los fiscales de Shokin confiscaron los bienes de Zlochevsky el 2 de febrero de 2016, solo dos semanas antes de que Shokin se viera obligado a dimitir.

Yovanovitch dijo a los legisladores el 15 de noviembre que se enteró por primera vez de la participación de Hunter Biden en Burisma durante el período previo a su audiencia de confirmación en el Senado el 21 de junio de 2016. Dijo que la administración Obama-Biden incluyó una pregunta sobre Biden y Burisma en una carpeta de preguntas preparatorias para la audiencia. Yovanovitch dijo que la respuesta sugerida era remitir el asunto a la oficina del vicepresidente.

El colega de Yovanovitch, el subsecretario adjunto de Estado George Kent, dijo a los legisladores que preguntó a la oficina del vicepresidente sobre la posible aparición de un conflicto de intereses en relación con la posición de Biden en la junta de Burisma, según la transcripción (pdf) publicada por la Comisión de Inteligencia de la Cámara. Un representante de la oficina de Biden dijo que la capacidad del vicepresidente para tratar asuntos familiares era limitada, ya que su otro hijo, Beau Biden, estaba luchando contra el cáncer.

Los episodios confirman que la administración Obama era consciente del potencial conflicto de intereses, pero no tomó ninguna medida para corregirlo.

Hunter Biden ingresó en Burisma en abril de 2014, una o dos semanas después de que los fiscales británicos confiscaran 23 millones de dólares en activos que Zlochevsky tenía en Londres. La congelación de activos fue elogiada semanas después en una conferencia internacional dedicada a la recuperación de activos presuntamente robados por oligarcas y funcionarios ucranianos. A pesar de las celebraciones, el caso se estancó durante meses, ya que la fiscalía ucraniana se apresuró a solicitar pruebas adicionales a Londres. En enero de 2015, un juez británico desestimó el caso.

Según Kent, el Departamento de Estado de Estados Unidos gastó 500.000 dólares en dinero de los contribuyentes en un esfuerzo por ayudar a recuperar los 23 millones de dólares de Zlochevsky. En un intento por atar los cabos sueltos después de que el caso fuera cerrado, Kent visitó la oficina del fiscal general en Ucrania el 3 de febrero de 2015. Kent dijo que habló con un “sub-fiscal general llamado Donylenko”, quien le dijo que el caso Zlochevsky fue cerrado después de que alguien en la oficina del fiscal aceptara un soborno de 7 millones de dólares en mayo de 2014. Kent dijo a los legisladores que no sabía en ese momento que Hunter Biden estaba en la junta directiva de Burisma, pero que poco después se enteró de la noticia.

Siga a Ivan en Twitter: @ivanpentchoukov

Descubre

Google estaría intentando evitar la reelección de Trump

TE RECOMENDAMOS