Consulados chinos ejercen fuerte presión a los teatros para que cancelen los espectáculos de Shen Yun

Consulados chinos ejercen fuerte presión a los teatros para que cancelen los espectáculos de Shen Yun

El saludo final de Shen Yun Performing Arts en el Teatro David H. Koch en el Lincoln Center, en Manhattan, el 11 de enero de 2015. (Larry Dai/Epoch Times)

25 de Noviembre de 2019

Casi donde quiera que vaya Shen Yun Performing Arts, se ha encontrado con intentos del régimen chino de frustrar sus espectáculos.

Durante 13 años, la compañía de danza clásica china ha recorrido el mundo mostrando historias de los 5000 años de la civilización china.

Sin embargo, Shen Yun ha provocado la ira del régimen chino por su representación de escenas que exponen la persecución de la disciplina espiritual Falun Dafa en el escenario. Desde 1999, los practicantes de Falun Dafa han estado sometidos a una extensa campaña de Beijing para erradicar la práctica, que incluye detenciones arbitrarias, trabajo forzado, lavado de cerebro, tortura e incluso la muerte.

En un intento de acabar con la exposición de esta persecución, el régimen chino ha intentado sistemáticamente cancelar o socavar los espectáculos de Shen Yun en todo el mundo desde que la compañía de artes escénicas empezó a salir de gira en 2006.

Como parte de una amplia campaña para interferir con Shen Yun, los consulados y las embajadas chinas han presionado a los teatros y a los gobiernos para que cancelen sus espectáculos. Los casos son numerosos y están bien documentados, lo que refleja las tácticas desplegadas por el régimen cuando intenta silenciar a los defensores que hablan abiertamente de los abusos del régimen chino, como la persecución de los budistas tibetanos y los musulmanes uigures. A continuación se presentan ejemplos recientes de interferencia.

Presión del Consulado chino en España

En enero, el Teatro Real de Madrid canceló las presentaciones de Shen Yun unas semanas antes de que la compañía actuara por primera vez en ese escenario, argumentando “dificultades técnicas”.

Sin embargo, una llamada telefónica encubierta a la Embajada de China en Madrid, realizada por la organización estadounidense sin fines de lucro Organización Mundial para Investigar la Persecución a Falun Gong (WOIPFG), reveló que esa razón fue una excusa inventada después de que la embajada lograra presionar al teatro para que cancelara el espectáculo. La persona que llamó, haciéndose pasar por un alto funcionario del régimen chino, habló con un hombre que se identificó como Lu Fan, el embajador chino en España, según un comunicado de prensa de la WOIPFG.

En una grabación de audio de la conversación telefónica, Lu explicó cómo convenció al gerente general del Teatro Real para que cancelara el espectáculo de Shen Yun advirtiéndole que el teatro “no puede permitirse perder el mercado chino por esto”.

Presión del Consulado chino en Holanda

El pasado mes de abril, los medios de comunicación holandeses expusieron los intentos de los diplomáticos chinos de convencer al Ministerio de Asuntos Exteriores del país para que cancelara las presentaciones de Shen Yun previstas para mayo.

“Simplemente porque el programa de Shen Yun describe cómo el régimen chino reprime al grupo espiritual Falun Gong, los diplomáticos chinos se han reunido con el Ministro de Asuntos Exteriores de Holanda, solicitando que los espectáculos de Shen Yun sean cancelados”, informó el periódico holandés Algemeen Dagblad el 18 de abril.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Holanda respondió que la decisión dependía del teatro, el Nieuwe Luxor de Rotterdam.

El teatro decidió que el espectáculo continuaría.

El teatro Nieuwe Luxor de Rotterdam, en 2018. (The Epoch Times)

Presión del Consulado chino en Dinamarca

En Dinamarca, un informe de 2018 de la emisora de radio Radio24syv descubrió pruebas de que la embajada china había presionado al Teatro Real Danés de Copenhague para que no alquilara su sede a Shen Yun.

La compañía de Nueva York, había intentado actuar en el Teatro Real Danés durante 10 años, sin embargo fue rechazada en repetidas ocasiones, argumentando que el nivel artístico de la compañía no satisfacía las exigencias del teatro.

Según los correos electrónicos obtenidos por el medio de comunicación, uno de los empleados del teatro le dijo a otro empleado que se habían reunido con la Embajada de China en agosto de 2017.

“Ellos [la embajada] terminaron la reunión preguntando si teníamos diálogo con Shen Yun, y nos pidieron que no les permitiéramos alquilar nuestro teatro”, dice el correo electrónico.

Thomas Foght, el periodista que investigó la historia, dijo en un discurso en el Parlamento danés en abril de este año que este caso “arroja luz sobre por qué fue tan difícil para Shen Yun tener acceso al Teatro Real durante 10 años”.

Tras el informe de Foght, el entonces director de teatro Morten Hesseldahl y el entonces ministro de Cultura de Dinamarca Mette Bock negaron las acusaciones sobre la influencia china, diciendo que no estaban al tanto de ninguna presión de la embajada.

Janita Kan y Annie Wu de Epoch Times colaboraron con este artículo.