Denuncian en México que harina de tortilla tiene glifosato cancerígeno de Monsanto

Por La Gran Época
17 de Octubre de 2018 Actualizado: 17 de Octubre de 2018

La Asociación de Consumidores Orgánicos (ACO), encontró residuos del herbicida cancerígeno conocido como glifosato en muestras de harina de maíz del grupo Maseca, después de realizar estudios de laboratorio.

Los resultados de las muestras que se hicieron a la harina de maíz blanco y amarillo de la marca Maseca, mostraron concentraciones de glifosato que van desde 5.14 hasta 17.59 microgramos de ese herbicida por cada kilo de harina.

ACO también reportó haber encontrado niveles altos de AMPA, metabolito principal del herbicida en las muestras, en las muestras de harina de maíz blanco y amarillo provenientes de diferentes partes de México.

“Es muy alarmante que se encuentre glifosato en las harinas para la producción de tortillas y otros productos alimenticios”, dijo la asociación en un comunicado.

Pablo Flores (I.) come ‘tortillas’ y bebe pulque en el bar ‘La Botijona’, en la Ciudad de México, 14 de noviembre de 2007. (Foto de Ronaldo Schemidt/AFP/Getty Images)

En una de las muestras, la presencia de organismos genéticamente modificados alcanzó hasta 94.15%, por lo que hay una correlación que revela que a mayor porcentaje, mayor concentración de glifosato.

De acuerdo con ACO, las muestras fueron analizadas por los laboratorios del Health Reasearch Institute en Iowa, Estados Unidos, bajo el método de la FAO1.

Según la denuncia, el grupo Maseca está importando maíz para la elaboración de harina para sus tortillas.

“Este maíz, que es importado principalmente desde Estados Unidos, se utiliza para alimento balanceado. En otras palabras, estamos importando el maíz que Estados Unidos utiliza para alimentar cerdos, y usándolo para elaborar las tortillas que consumimos”, advirtió ACO.

Una mujer moldea masa de tortilla durante la Feria del Mole en San Pedro Atocpan, municipio de Milpa Alta, México, el 5 de octubre de 2016. (Foto de OMAR TORRES/AFP/Getty Images)

En marzo de 2015, la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer, órgano especializado de la Organización Mundial de la Salud, clasificó al glifosato de probable cancerígeno.

En un comunicado, la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), dependiente de la Organización Mundial de la Salud, explicó que, como resultado de sus evaluaciones, el herbicida glifosato fue clasificados como “probablemente cancerígeno para los seres humanos (Grupo 2A).

Destacó además que las evaluaciones fueron realizadas por grupos de “expertos internacionales” seleccionados sobre la base de sus conocimientos y sin conflictos de interés.

La ONG señala que el herbicida encontrado en esta harina de maíz fue creado por la transnacional Monsanto en 1974, mata a las plantas excepto a las modificadas genéticamente para resistir su efecto.

El glifosato se usa ampliamente en los campos agrícolas, pero su presencia es más intensa en los campos de monocultivos donde prevalecen los transgénicos. México es un país donde la producción de maíz transgénico está prohibida.

“Queda claro, a partir de estos resultados, (que) las afirmaciones de Maseca de vender un producto natural y nutritivo son falsas y engañosas”, acusó la ONG, según info7 de México.

Maíz transgénico importado

Agregó que, aunque en México no está permitido sembrar maíz transgénico, el 80 o el 90 por ciento del maíz sembrado en Estados Unidos está genéticamente modificado, y que este es utilizado para hacer harina de maíz para consumo nacional a través de tortillas, tostadas, frituras empaquetadas y más.

Al ser México un país de alto consumo de maíz, Guillermo Arteaga Mac Kinney, experto en diseño de alimentos, innovación de productos y procesos de etiquetado, destacó que es necesario que los consumidores se informen de la materia prima con la que se elaboran los alimentos en la actualidad, siendo una buena opción marcar al número que traen impreso las etiquetas de los productos, según Expreso.com.

Verónica Mendoza hace quesadillas con cuitlacoche (hongos negros que crecen en el maíz) y tortillas de espinaca y salvado de trigo en su restaurante de la Ciudad de México el 22 de enero de 2013. (Foto de OMAR TORRES/AFP/Getty Images)

Maseca es el principal productor de harina de maíz en México y principal exportador hacia Centroamérica, Estados Unidos y otras partes del mundo.

La Asociación de Consumidores Orgánicos le exigió que se utilice maíces no transgénicos en la elaboración de sus harinas y que transparente su proceso de nixtamalización.

También hizo un llamado a la población mexicana a que busque alternativas a Maseca en tortillerías locales, tianguis y mercados que usen maíces comprados a productores agroecológicos y que nixtamalicen. Además, se les pide que exijan a Maseca tortillas sanas, libres de agrotóxicos y elaboradas con maíz nixtamalizado.

TE RECOMENDAMOS