Hallan decenas de agujas en fresas y otras frutas en Australia, víctimas sufren severo dolor abdominal

Por La Gran Época
18 de Septiembre de 2018 Actualizado: 18 de Septiembre de 2018

Australia se enfrenta a lo que podría ser el mayor escándalo comercial en años relacionado con alimentos, luego que se encontraron agujas de coser en fresas y otras frutas, con la gravedad de que hubo personas que se las tragaron al consumirlas.

Los oficiales dijero que encontraron más de 25 casos de frutas con agujas escondidas en su interior en los seis estados de Australia, según news.com.au.

Hasta ahora, dos personas que accidentalmente comieron las agujas fueron referidos al hospital, aunque ninguna parece haber sido gravemente herida.

El domingo 9 de septiembre, Hoani Hearne (un hombre de Brisbane), fue el primer consumidor desafortunado en reportar una baya saboteada. Accidentalmente se tragó un fragmento de aguja después de comer una fresa y se vio forzado a visitar la sala de emergencias, experimentando un fuerte dolor abdominal. Su amigo Joshua Gane compartió las fotos en Facebook.

Las marcas afectadas

El martes 11 de septiembre, una mujer de Gladstone se puso en contacto con la policía después de que su hijo de 9 años mordiera una aguja incrustada en una fresa.

La policía se dirigió a los medios de comunicación el miércoles 12 de septiembre, diciendo que creían que las frutas provenían de un productor del sureste de Queensland, afectando solo a dos marcas. Había sospechas de que las agujas habían sido plantadas por un exempleado descontento.

La policía de Queensland anunció el viernes 14 de septiembre que el número de marcas de fresas con contaminación de agujas reportada había aumentado a seis: Donnybrook Berries, Love Berry, Delightful Strawberries, Oasis brands, Berry Obsession y Berry Licious, según ABC de Australia.

Después que un número creciente de casos fueron reportados a través de Nueva Gales del Sur, Victoria y Queensland, la policía dijo que creían que se estaban cometiendo delitos de imitación, causando que seis marcas se vieran afectadas. Se dice que los agricultores se sintieron devastados por tener que soportar un impacto tan grande en las ventas en una época del año ya de por sí difícil.

“El motivo no parece claro, quiero decir, ¿quién pone agujas en las fresas sabiendo que va a los niños y a las familias?”, dijo Danny Doherty, superintendente de policía de Nueva Gales del Sur.

Los comentarios de Doherty vinieron después de que Seven News reportó que una mujer en Kellyville Ridge encontró una aguja en una manzana que compró en un supermercado de Woolworths el martes.

(Aguja encontrada en fresas en un supermercado de Gatton, Queensland. Foto de la policía el 13 de septiembre) En una conferencia de prensa en Brisbane, la Dra. Jeannette Young directora de salud de Queensland, dijo que las fresas de la marca Donnybrook serían retiradas de los estantes de los supermercados.

Recomiendan cortar todas las fresas

El departamento de salud de Queensland dijo que en Tweed Heads, en la frontera de Nueva Gales del Sur, se había identificado una cesta de la marca Donnybrook contaminada, así como una en Redbank Plains al oeste de Brisbane, y otra en el suburbio de Everton Park en el norte de Brisbane.

“Estos tres casos adicionales son casos en los que se han encontrado agujas dentro de las fresas y la gente fue a comerlas, las cortó y encontró las agujas”, dijo la Dra. Young, según ABC de Australia.

La Dra. Young recomendó que las fresas de todas las marcas se corten antes de comerlas.

Impacto comercial

Como resultado de este escándalo se introdujeron normas estrictas de exportación, la contaminación nacional con agujas en Australia tiene a los cultivadores de fresas en crisis, y a la policía desconcertada.

A los exportadores se les dijo que deben probar que sus frutas estén limpias con un detector de metales o una máquina de rayos X, antes de que el Departamento de Agricultura federal emita un permiso.

Jennifer Rowlings, Oficial de la Industria de la Fresa de Queensland, dijo que algunos socios comerciales en Rusia y el Reino Unido ya han bloqueado las importaciones australianas, mientras que Nueva Zelanda anunció esta semana que sacaría las bayas cultivadas en Australia de las estanterías de los supermercados, según The Guardian.

La policía de Nueva Gales del Sur que está investigando al menos 20 casos de agujas encontradas en frutas, advirtió a los perpetradores -incluyendo a los imitadores y a los consumidores que reclaman falsamente un descubrimiento- que podrían enfrentar hasta 10 años de cárcel por el delito de contaminación de alimentos.

“La comunidad necesita unirse y ayudar a la policía a atrapar a los responsables y restaurar nuestra industria al lugar de orgullo que se merece”, dijo la primera ministra de Queensland, Annastacia Palaszczuk.

TE RECOMENDAMOS