Descubren una colonia de mariposas monarca en el Nevado de Toluca, y otra en el Popocatépetl

Por La Gran Época
18 de Febrero de 2019 Actualizado: 18 de Febrero de 2019

Desde hace una década corría el rumor sobre una colonia de mariposas monarca que hibernaba en los alrededores del volcán Nevado de Toluca, en México.

Al parecer se trataba de una colonia que hibernaba en las zonas altas de un bosque de oyamel en algún lugar del área natural protegida de 53.419 hectáreas.

“Era como una leyenda urbana”, dijo Gloria Tavera Alonso, directora regional del Centro y Eje Neovolcánico de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), según medios locales.

Finalmente, la colonia de mariposas monarcas fue encontrada entre otras colonias que este año crecieron en número.

“Se registraron 14 colonias en Michoacán y el Estado de México. En este ciclo la especie ocupó 6.05 hectáreas, mientras que el periodo pasado se estableció en 2.48 hectáreas. El monitoreo se llevó a cabo por la CONANP, WWF- Fundation”.

Se detectaron 8 colonias dentro de la Reserva de la Biosfera de la Mariposa Monarca, 6 fuera de ella, y por primera vez se estableció una colonia en el Nevado de Toluca, que fue descubierta el pasado 24 de enero.

En los elevados oyameles, estos insectos se encontraban aglomerados en racimos en ramas colgantes, sin mostrar sus colores naranja y negro, ocultos por la cara inferior de sus alas cerradas.

Puedes ver a continuación nuestro video sobre la extraordinaria colonia de mariposas Monarca recién descubierta.

“Otra minúscula colonia también fue hallada en el poblado de Atlautla, a orillas del volcán Popocatépetl, la cual ocupó una superficie de 0.01 hectáreas y está a 250 kilómetros del Santuario Monarca de Michoacán”, comunicó WWF- Fundation.

“Esta mayor densidad de mariposas se debe a que durante la primavera pasada las Monarcas que regresaron a Texas concentraron la puesta de los huevecillos en el centro del estado, donde las pupas y las larvas se desarrollaron favorablemente, dando lugar a la primera generación de mariposas de Estados Unidos, que a su vez encontró condiciones climáticas favorables para repoblar todos los sitios de reproducción en Norteamérica. En parte es también producto del trabajo entre sociedad civil, científicos y gobiernos desarrollado estos últimos años. Por ejemplo, en Estados Unidos la sociedad ha respondido a un llamado para sembrar algodoncillos, las plantas de las que se alimentan las larvas de las Monarcas, y en México WWF y otras organizaciones trabajamos para establecer jardines con flores para alimentarlas con néctar durante su viaje”, explicó Jorge Rickards, Director General del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) en México.

Rafael Saldaña. Flickr

Los santuarios se caracterizan por ser bosques de oyamel por encima de los 3000 metros sobre el nivel del mar, con temperaturas de invierno entre los 0 y 10 °C.

Una de las fechas más esperadas por el turismo nacional e internacional, es la apertura de los santuarios de hibernación de la mariposa Monarca, ubicados en los estados de México y Michoacán, los cuales permanecen abierto desde el 17 de noviembre y hasta el 31 de marzo. Aunque la nueva colonia en el Nevado de Toluca no se abrirá el público.

Andrew Rhodes, Comisionado Nacional de Áreas Naturales Protegidas, resaltó el esfuerzo que realizan Canadá, Estados Unidos y México desde febrero del 2014, cuando se definió en la Cumbre de Líderes de Norteamérica establecer un Grupo de Alto Nivel para conservar la migración de la Monarca ante el declive de la población registrado en la temporada 2013-2014.

Migración

Según explica la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, desde el mes de agosto, miles de mariposas Monarca inician su travesía hacia sus refugios de invierno, volando más de 4500 kilómetros hasta llegar a los Santuarios de hibernación en el estado de México y Michoacán.

Las mariposas Monarcas datan de hace aproximadamente 250 millones de años.

Santuario de la Mariposa Monarca, Temascaltepec. Carlos Enciso/Flickr

La mayor parte de ellas nacen en los campos agrícolas de la franja fronteriza del sur de Canadá y el norte de los Estados Unidos; lugar en donde crecen los algodoncillos o malezas lechosas -plantas pertenecientes a las asclepias- de las cuales se alimentan.

Según Best Day, la mariposa Monarca convencional dura entre 4 y 5 semanas. Comenzando por la etapa de huevo, pasa por el periodo de larva, se transforma en crisálida hasta convertirse en un adulto reproductivo, para después morir.

Sin embargo, cuando se acaba el verano y las temperaturas descienden, surge una generación especial de Monarcas que tendrá la tarea de realizar el titánico recorrido que las llevará a latitudes más cálidas para poder continuar con el ciclo de hibernar, alimentarse y aparearse, para luego regresar a casa.

Pablo Leautaud. Flickr

Estas vivirán entre 7 y 8 meses para lograr su objetivo de llegar a los bosques de oyamel.

La llegada de las mariposas Monarca, es un estremecedor espectáculo natural que no tiene comparación.

***********************************

Te puede interesar:

Esta talentosa artista de joyería con sede en Nueva York nos presenta ‘artesanía entre el cielo y el hombre’ en diseños brillantes

TE RECOMENDAMOS