Muere rescatista de los niños atrapados en una cueva de Tailandia

Por La Gran Época
06 de Julio de 2018 Actualizado: 06 de Julio de 2018

Un exbuzo de la marina tailandesa, Saman Gunan perdió el conocimiento al salir de la cueva inundada y nunca más despertó.

Estaba trabajando como voluntario en el rescate de los 12 niños y su entrenador, atrapados en el complejo de cuevas Tham Luang desde el 23 de junio. En ese momento volvía de dejarles tanques de aire, informó la BBC la madrugada del 6 de julio, hora local.

Cuando entró la cueva estaba seca, pero al salir lo atrapó una copiosa lluvia que inundó de nuevo el sistema.

(Navi Seal)

Las autoridades reportaron que Saman era un buzo entrenado, pero entre cada cueva hay pasadizos muy estrechos cubiertos de agua.

“El buzo murió después de perder el conocimiento en uno de los pasadizos”, dijo a la BBC Passakorn Boonyaluck, vicegobernador de la región de Chiang Rai, donde se encuentra la cueva.

“Su trabajo era entregar oxígeno, y no tuvo suficiente en su camino de regreso”, agregó.

Saman fue descripto con un un hombre de 38 años que había dejado la armada y fue a ayudar en los rescates. Era un buen deportista, un corredor y ciclista. Su muerte desmoralizó a todo el equipo.

Su compañero declaró que intentó en vano revivirlo pero no pudo, Luego sacó su cuerpo, pero ya era tarde.

Falta de oxígeno

El grupo de niños exploradores llegó con bicicletas y mochilas a la gruta Tham Luang, en la frontera entre Birmania y Laos, después de su entrenamiento de fútbol con el profesor. Mientras estaba en su interior los agarró una tormenta. Fueron encontrados en la tercer cueva, después de 10 días a oscuras esperando a los rescatistas.

Los familiares celebraron en el campamento cerca de la cueva de Tham Luang después de las buenas noticias el 2 de julio de 2018. (LILLIAN SUWANRUMPHA / AFP / Getty Images)

Para llegar allí hay al menos dos estrechos pasadizos inundados.

Con el aumento de tráfico de personas que están ayudando, el oxígeno en el interior está decayendo, dijo el gobernador de Chiang Rai, Narongsak Osotthanakorn.

Las autoridades están tratando de conseguir un tubo de 5 km de largo, para abastecer a los atrapados con aire fresco.

También están tratando de pasar un cable de fibra óptica al grupo, para conectarlos con sus familias.

Para los próximos días se pronostican severas lluvias por lo que las perspectivas de rescate se alejan. La cueva podría quedar inundada por completo.

TE RECOMENDAMOS