Tormenta de polvo apocalíptica cerca de Sídney tiñe todo de rojo

Por La Gran Época
22 de Noviembre de 2018 Actualizado: 22 de Noviembre de 2018

Una espesa tormenta de polvo sobre gran parte de Nueva Gales del Sur y Sídney provocó que la calidad del aire alcanzara niveles “peligrosos”, con otra ola de polvo que se avecina, las autoridades asutralianas detuvieron los vuelos y emitieron una alerta de salud pública.

La tormenta se extendió más de 500 km desde la frontera victoriana, a través de Canberra y hacia Queensland, impulsada por fuertes vientos de un sistema de baja presión, según Reuters.

Las tormentas de polvo son eventos naturales, y muy comunes en diferentes partes del mundo con áreas de tierras secas.

Gran parte de la superficie terrestre de Australia está formada por desiertos y pastizales semiáridos. Los períodos de sequía grave y generalizada pueden aumentar drásticamente la probabilidad que se produzcan tormentas de polvo importantes, especialmente durante los meses de verano.

En este contexto, el meteorólogo principal de la Oficina de Meteorología, Simon Louis, pronosticó que se espera que más polvo se esparza hacia la costa a última hora del jueves por la noche o a primera hora de la mañana del viernes.

Pidió que no se subestime el polvo de la tormenta, ya que la mayoría proviene de los lechos de lagos del sur de Australia.

“A pesar de que no se veía tan rojo y espectacular (como en 2009), la calidad del aire ha caído significativamente”, dijo Louis a los periodistas en Sídney, según el diario The Guardian.

La meteoróloga de la Oficina de Meteorología, Anita Pyne, enfatizó que se trata de un “sistema enorme”.

No es raro que en las zonas interiores de Nueva Gales del Sur se produzcan tormentas de polvo a pequeña escala, pero una de este tamaño es “inusual”, afirmó.

El comisario adjunto de ambulancias de Nueva Gales del Sur, Tony Gately, dijo que el jueves por la mañana se había producido un “pico significativo” de llamadas de emergencia, con 90 personas que necesitaban ayuda debido al asma o por dificultades respiratorias.

Se tuvo que contratar a más paramédicos y también a asistentes para atender las llamadas que solicitan ayuda, con una frecuencia de llamadas de hasta 8 por cada hora.

“Cualquier (persona) que sea propensa a insuficiencias respiratorias debe estar absolutamente alerta”, dijo Gately en una declaración, según The Guardian.

Daños para la salud

Uno de los peligros de las tormentas de polvo son las partículas que ellas llevan hasta nuestras vías respiratorias.

Las partículas de polvo grueso generalmente solo llegan hasta el interior de la nariz, la boca o la garganta. Sin embargo, las partículas más pequeñas o finas pueden penetrar mucho más profundamente en las regiones sensibles de las vías respiratorias y los pulmones. Estas partículas de polvo más pequeñas tienen un mayor potencial de causar serios daños a su salud.

“Comúnmente, las partículas en las tormentas de polvo tienden a ser gruesas o no respirables y no representan una amenaza grave para la salud del público en general. Sin embargo, algunas personas con problemas respiratorios preexistentes, como asma y enfisema, pueden experimentar dificultades”, explicó el gobierno australiano en un comunicado de sus autoridades sanitarias.

Los síntomas más comunes experimentados durante una tormenta de polvo son la irritación de los ojos y las vías respiratorias superiores. Las personas más vulnerables son: los bebés, niños y adolescentes; las personas mayores; las personas con afecciones respiratorias como asma, bronquitis y enfisema; las personas con enfermedades cardíacas y aquellos que sufren diabetes.

Por el momento se espera que el polvo siga barriendo hacia el este, y puede que no despeje la costa hasta el viernes.

TE RECOMENDAMOS