Deja de poner a tus perros en la caja de tu camioneta, más de 100.000 perros mueren cada año por eso

Por Louise Bevan
12 de Julio de 2019 Actualizado: 12 de Julio de 2019

Los perros y las camionetas van juntos como la mantequilla de maní y la jalea. El hombre (o la mujer) y su mejor amigo animal, en el camino abierto; es un estilo de vida. Pero podría ser un estilo de vida que ponga en peligro la vida de tu perro.

Aquí está el por qué.

Muchas camionetas no tienen asiento trasero, por lo que se anima a los perros a saltar a la caja del camión. Tiene un doble propósito: el interior del camión se mantiene libre de suciedad y pelo de perro, y el perro puede disfrutar del paseo al aire libre. ¿Verdad? Tal vez no.

American Humane compartió una asombrosa estadística: más de 100.000 perros mueren cada año por accidentes que resultan de viajar en la cajuela de una camioneta. A la luz de esto, aquí hay cuatro razones para volver a pensar la forma en que viajas con tu mejor animal de compañía.

No pongas a tu mejor amigo en peligro. (Crédito: kyrien/Shutterstock)

1. Puede que se sientan tentados a saltar. Incluso los perros mejor entrenados del mundo aún albergan una curiosidad natural, y Steve Scherer de Quincy Animal Control le dijo a KHQA que viajar en camionetas es demasiado arriesgado para valer la pena. “El perro podría ver algo y saltar”, dijo.

Incluso los cachorros mejor entrenados son susceptibles a los elementos. (Crédito: piyaman/Shutterstock)

Incluso los perros bien adaptados podrían asustarse con un avión que vuela bajo, un vehículo que circula a gran velocidad u otro animal en el camino, por ejemplo. Según KHQA, los veterinarios estadounidenses dicen que ven numerosos casos de perros que se lesionan al saltar de las cajas de los camiones. Pueden romperse las piernas o sufrir lesiones en las articulaciones que hacen que el animal necesite una amputación traumática y costosa.

“La mayoría de los perros son lo suficientemente inteligentes para no [saltar]”, añadió Steve, “pero me preocuparía tener un accidente”. En caso de un accidente imprevisto, el perro, dijo, sería un “proyectil”. Otros conductores pueden tener que desviarse para evitarlos, con consecuencias devastadoras para todos, incluido el perro.

Imagen ilustrativa. (Crédito: Tami Freed/Shutterstock)

2. Mal tiempo. El viento se levanta en la carretera. Los pulmones de un perro están bajo presión mientras inhala, incluso a velocidades medias. A medida que aumenta la velocidad, los vientos fuertes pueden causar que los escombros voladores como arena, piedrecillas pequeñas y bichos puedan dañar los ojos de tu perro y alojarse en sus fosas nasales o incluso ser succionados por la tráquea, convirtiéndose en un peligro de asfixia.

El sol, incluso si se siente agradablemente suave desde el interior de la cabina del camión, puede calentar seriamente el metal de la plataforma del camión. Se sabe que los perros sufren quemaduras de segundo y tercer grado en las almohadillas de sus patas, y un perro que permanece mucho tiempo en la cama de un camión sin agua ni sombra puede incluso sufrir un golpe de calor.

La insolación puede ser fatal.

Imagen ilustrativa. (Crédito: Danylo Samiylenko/Shutterstock)

3. Una correa no es tan segura como crees. Si te preocupa que tu perro sea arrojado de la caja del camión, puede parecer una buena idea sujetarlo al vehículo con una correa. Pero piénsalo de nuevo. “Muchos perros han sido estrangulados al ser tirados o golpeados sobre el costado del camión”, dice American Humane.

Si esto sucede mientras conduces, es posible que no te des cuenta a tiempo para salvar la vida de tu perro.

Así que, si no es una correa, ¿qué tal una jaula? Problema similar. En el caso de un accidente, especialmente un accidente que causó el vuelco del camión, tu perro quedaría atrapado y no podría escapar del vehículo para evitar lesiones graves.

Haz lo correcto con estos pequeños y siempre mantenlos dentro del vehículo. (Crédito: fossil_k/Shutterstock)

4. ¡Puede ser aterrador! Incluso si piensas que tu perro es una verdadera estrella de rock montando en la caja del camión, azotando sus orejas flojas y aullando contra el viento, todos los perros son susceptibles de ser asustados. Las ráfagas repentinas de viento, los ruidos fuertes en la carretera y la falta de estabilidad en los pies pueden causar una gran ansiedad incluso en los cachorros más relajados.

Entonces, ¿cuál es la conclusión? La única manera de mantener a tu perro realmente seguro es mantenerlo dentro del vehículo. Y si no hay espacio para tu amigo al frente, déjalo en casa. El riesgo no vale la pena.

¡Pasa la voz! Amamos a nuestros perros, así que hagamos lo correcto con ellos y mantengámoslos siempre a salvo.

La vida es más divertida cuando tienes un perro

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS