13 consejos para la inesperada educación en el hogar

Por LORRIE WOLF
01 de Abril de 2020
Actualizado: 01 de Abril de 2020

Nunca pensó que educaría a tus hijos en casa. Pero llegó el virus del PCCh y ¡pum! Es un maestro en el hogar.

Puede pensar que los educadores en casa tienen la vida de Riley, sin horarios, sin necesidad de ropa que no sea la pijama, ¡y realmente sin obligaciones de ningún tipo! Pero la educación en el hogar exitosa requiere coraje, y sorprendentemente, buenos modales para lograrlo. Aquí hay algunas formas en que las familias pueden mantener el equilibrio y la estructura mientras dirigen la escuela desde el hogar:

1. Crea un sistema de control

Establecer un sistema de control para todo lo relacionado con la escuela le ayudará a él y a sus hijos a mantener la cordura. Use las mochilas de sus hijos como armarios escolares improvisados para situaciones de educación en casa a corto plazo. Limpie una estantería o pida unas cajas de leche de plástico a Walmart para guardar los materiales. Coloca todo en esta área: un horario diario, un plan de alimentación (aunque no sea nada fuera de lo común) y las reglas y expectativas. Anunciar esto le ahorrará tiempo y la molestia de múltiples preguntas.

2. Evalua las responsabilidades

Haga una lista de lo que cada uno necesita hacer en el día. Sus alumnos necesitarán su ayuda con algunas materias, pero no con otras. Haga que su tiempo sea lo más productivo posible planeando estratégicamente la ayuda a cada alumno según sus necesidades. Esto le dará tiempo para otras responsabilidades y liberará a sus hijos de la sensación de que estás pendiente en exceso.

3. Establezca un horario familiar

Buenas noticias: ¡Ya tiene uno! Llene su agenda con lo básico sobre levantarse, vestirse, comidas, tiempo de lectura y tiempo del celular. Luego establece los horarios de las actividades de grupo. Todos deben hacer matemáticas al mismo tiempo, ciencias al mismo tiempo y así sucesivamente. Esto hace que su cerebro se concentre en una sola materia en lugar de tratar de trabajar con cuatro a la vez. Usen el tiempo restante para las “materias curiosas”.

Recuerda: el horario está a su servicio, no es su jefe. Si algo no funciona, cámbialo.

4. Cree respeto

Haga que todos se arreglen a primera hora. Cualquiera que haya trabajado alguna vez en casa conoce este truco. Es imperativo establecer el respeto y estar listo para la jornada. Enseñe a sus hijos que la educación desde casa es tan importante como la educación en la escuela.

5. Tome las riendas

Padres, ustedes están a cargo. Lo que diga debe hacerse o habrá consecuencias, ya sea que no haya Paw Patrol para el pequeño o no haya privilegios para el grande.

6. Ponga a los niños a trabajar

Su casa estará más desordenada si hay más gente en ella. Maneje el desorden a través de horarios estructurados de limpieza y dejando que los niños hagan las labores. ¡Es el momento perfecto para que los niños aprendan a lavar los platos o a lavar la ropa!

7. Use los buenos modales

Cuando estamos en casa, a menudo dejamos de lado los buenos modales. Permitimos que los niños manden en lugar de pedir educadamente, o aceptamos los caprichos y los berrinches como formas alternativas de comunicación. Establecer un alto estándar nosotros mismos es un buen ejemplo para nuestros hijos. Como educadores en el hogar, somos los únicos representantes de personas adultas completamente educadas.

8. Haga que el trabajo sea divertido

Usted está a cargo, pero no eres el malo. Sea generoso. Baile en la cocina mientras la familia limpia después de comer. Use gis en la calle para practicar las matemáticas afuera. Actúe una obra de teatro como parte de tu trabajo de lectura. Incluso cuando se quejen, pongan los ojos en blanco y digan: “¡Uf! Eso es lo peor, mamá”, no lo dicen en serio. Realmente les encanta cuando les muestra cómo divertirse mientras hacen las cosas.

9. Tome descansos

Uno de los mayores desafíos de la educación en el hogar es consumirse ante la cantidad de trabajo e hibernar como un oso. En lugar de eso, recuerda la tortuga y la liebre. Si haces que los niños trabajen rápido y furiosos, ambos se agotarán antes de terminar el trabajo. Tómalo con calma. Toma muchos descansos de vitamina D para absorber el sol y luego vuelve al trabajo por un tiempo. El aire fresco es muy bueno para los niños y puede ser el único lugar seguro aparte de la casa.

10. Manténgalo simple, maestro

Los niños de 9 años o menos necesitan ayuda con la lectura, la escritura y las matemáticas muy básicas. ¡Eso es fácil! No lo hagas más difícil de lo que ya es. Más bien, aproveche el tiempo que pueda tener para preparar una buena clase para jugar, cocinar o limpiar con su hijo. Incluso los niños mayores disfrutarán de las mismas actividades con usted y deberían ser capaces de manejar sus cargas de trabajo más pesadas con la ayuda de mamá como alentadora, mediadora y facilitadora.

11. Motive

Para algunos niños, el simple hecho de completar el trabajo e ir a jugar es bastante gratificante. Para otros, un pequeño estímulo es suficiente. Para ayudar a completar las tareas, puede ofrecer una salida extra, un regalo especial o 15 minutos extra en el Xbox. ¡Los estímulos hacen que el trabajo sea más divertido!

12. Usted es el mejor maestro para su hijo

Como padre de su hijo, usted es el más interesado en que se convierta en un adulto bien formado. Quiere que tenga éxito en la vida. Depende de usted asegurarse de que tenga las herramientas y la motivación para tener éxito. Facilitar su educación es lo que la mayoría de los profesores hacen. No necesita un título de educador; en cambio, deje que los buenos recursos hagan la enseñanza real, involúcrese tanto como pueda y haga muchas preguntas. Confíe en que puede hacerlo y trabaje en ello con el interés y la intensidad que hace tu trabajo cotidiano.

13. ¡Disfrútalo!

Incluso cuando los tiempos son difíciles, mantenga la calma manteniendo una actitud alegre. Con una buena actitud, puede sorprenderle lo mucho que apreciará este tiempo en casa con sus hijos. Esto es para lo que están hechos los padres, ¡así que abrácenlo!

Este artículo fue publicado originalmente en Intellectual Takeout.

*****

A continuación:

Mamá comparte el secreto que liberó a su hijo del autismo

TE RECOMENDAMOS