3 comisiones del Senado investigan ahora a los Biden y a Ucrania

Por Ivan Pentchoukov
27 de Noviembre de 2019 Actualizado: 27 de Noviembre de 2019

Mientras los demócratas de la Cámara de Representantes concluían las audiencias públicas del impeachment el 21 de noviembre, los senadores republicanos enviaron la última ronda de solicitudes de registros como parte de una investigación creciente sobre las acciones de la administración Obama relacionadas con Burisma, la empresa de gas ucraniana que contrató a Hunter Biden, el hijo del ex vicepresidente Joe Biden.

El senador Chuck Grassley (R-Iowa) y el senador Ron Johnson (R-Wis.) escribieron a los Archivos Nacionales solicitando registros de las reuniones de enero de 2016 en la Casa Blanca con altos funcionarios ucranianos. Los senadores hacen referencia a los eventos detallados en un artículo del 25 de abril del reportero investigador John Solomon, quien citó a testigos de primera mano para informar que los funcionarios ucranianos que asistieron a la reunión de la Casa Blanca fueron alentados a reabrir una investigación que involucraba al presidente de la campaña de Trump y a retirarse de una investigación sobre Burisma.

El mismo día, la senadora Lindsey Graham (R-S.C.) solicitó al Departamento de Estado los registros de las comunicaciones en 2016 entre Biden y el entonces presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, en sus respectivas oficinas.

Graham también solicitó información sobre una reunión el 2 de marzo de 2016 entre Devon Archer, socio comercial de Hunter Biden, y el entonces secretario de Estado John Kerry. La reunión se celebró semanas después de que las autoridades ucranianas  incautaran  los bienes de Mykola Zlochevsky, el propietario de Burisma. Archer y Hunter Biden formaban parte de la junta directiva de la empresa en el momento de la incautación.

Las cartas del 21 de noviembre son la última solicitud de los senadores republicanos, los tres han descrito las solicitudes como una investigación. El 6 de noviembre, Grassley y Johnson enviaron al Secretario de Estado Mike Pompeo una solicitud de una extensa lista de documentos e información relacionados con los Biden y Burisma. El 15 de noviembre, solicitaron Informes de Actividades Sospechosas de la Red de Aplicación de Crímenes Financieros (FinCEN) sobre una lista de actores clave en el asunto de Burisma, incluyendo a Hunter Biden, Archer, y su firma, Rosemont Seneca Partners. La carta del 15 de noviembre se refería específicamente a la investigación de Burisma como una investigación activa.

“Amo a Joe Biden como persona, pero no vamos a dar un pase a lo que obviamente es un conflicto de intereses”, escribió Graham, presidente del Comité Judicial del Senado, en Twitter el 25 de noviembre. “Creo que la asociación de Hunter Biden en la junta de Burisma no pasa la prueba de olor. Si un republicano estuviera en la misma situación, ciertamente sería investigado”.

La investigación republicana está estrechamente relacionada y puede tener un impacto en la investigación de la acusación dirigida por los demócratas, que se centra en una llamada del 25 de julio entre el presidente Donald Trump y el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky.

Durante la llamada, Trump preguntó si Zelensky “investigaría” el despido del Fiscal General ucraniano Viktor Shokin. Joe Biden se ha jactado públicamente de haber forzado la expulsión de Shokin al retener 1000 millones de dólares en garantías de préstamos a Ucrania.

Semanas antes de presentar su renuncia, la oficina de Shokin había ordenado y ejecutado la confiscación de los bienes de Zlochevsky. Mientras Biden retenía las garantías de los préstamos, Ucrania se enfrentaba a un impago fiscal y estaba librando una guerra con Rusia. Al mismo tiempo, el hijo de Biden ocupó un puesto remunerado en la junta directiva de Burisma.

The Epoch Times no recibió respuesta a una solicitud de comentarios del Departamento de Estado, la Casa Blanca, los abogados de Hunter Biden y Archer, Burisma Holdings, los Archivos Nacionales o la campaña 2020 de Joe Biden.

Las oficinas de Grassley y Johnson se negaron a hacer comentarios. Un portavoz de FinCEN dijo que la agencia “no comenta sobre los Reportes de Actividades Sospechosas particulares, incluyendo si existen o no”.

Los registros de FinCEN podrían ser particularmente esclarecedores porque todavía no está claro cuánto les pagaron a Biden y a Archer por sus puestos en la junta directiva de Burisma. Según los registros bancarios obtenidos en una demanda federal no relacionada, la firma de gas envió más de $160,000 cada mes a Rosemont Seneca Bohai desde abril de 2014 hasta finales de 2016.

Los eventos relacionados con Burisma en 2015 y 2016 no se limitaron a Ucrania. Una representante de Estados Unidos para Burisma, Karen Tramontano, se puso en contacto con el Departamento de Estado en febrero de 2016 y aprovechó la posición de Biden en la junta para solicitar una reunión con la subsecretaria Catherine Novelli, según los correos electrónicos obtenidos a través de una demanda por la Ley de Libertad de Información.

En el correo electrónico, un funcionario del Departamento de Estado afirma que Tramontano pidió al Departamento de Estado que pusiera fin a sus acusaciones de corrupción contra Burisma. Grassley y Johnson están trabajando para determinar si Novelli y Tramontano se conocieron.

Tramontano no respondió a una solicitud de comentarios.

Biden y Archer hicieron sus propias propuestas al Departamento de Estado. El 4 de febrero de 2016, la oficina de Shokin anunció la confiscación de los bienes de Zlochevsky, incluyendo varias casas y un coche de lujo Rolls Royce Phantom. El mismo día, Hunter Biden siguió al Subsecretario de Estado Tony Blinken en Twitter. Según Graham, la señal sugiere “que los dos podrían haber iniciado conversaciones sobre la investigación del Fiscal General Shokin sobre Burisma”. Los correos electrónicos sugieren que Biden y Blinken también se reunieron en mayo de 2015 y julio de 2015. Los senadores están buscando saber si las reuniones ocurrieron, qué se discutió y quiénes asistieron.

En marzo de 2016, Archer parece haberse reunido con el Secretario de Estado John Kerry, según otro correo electrónico obtenido a través de una demanda de la FOIA.

“Devon Archer que viene a ver a S hoy a las 3:00pm —necesita a alguien que se reuna con él/lo salude en la calle C”, dice el correo electrónico.

El hijastro de Kerry, Christopher Heinz, vivía con Archer en la universidad. Los dos se convirtieron en socios comerciales, pero Heinz se distanció de Archer y Biden por su decisión de aceptar puestos remunerados en la junta directiva del Burisma.

Los demócratas que dirigen la investigación del juicio político alegan que Trump intentó aumentar sus posibilidades de reelección pidiendo a Zelensky que investigara lo que le pasó al fiscal que estaba investigando a Burisma. Los demócratas alegan además que Trump retrasó la ayuda a Ucrania y aprovechó la perspectiva de una reunión en la Casa Blanca como parte del esfuerzo para presionar a Zelensky. Zelensky ha dicho que no se sintió presionado y que no estaba al tanto de una conexión entre la suspensión de la ayuda y la solicitud de Trump de una investigación.

Después de semanas de audiencias, la evidencia que los demócratas de la Cámara reunieron para corroborar sus acusaciones consiste en rumores, presunciones, opiniones personales y posiciones políticas. Ningún testigo ofreció pruebas directas de la intención de Trump de beneficiarse políticamente o de una conexión entre la suspensión de la ayuda y la solicitud de Trump de una posible investigación.

Sigue a Ivan en Twitter: @ivanpentchoukov

 

A continuación

Mujeres deprimidas y sin familia: el desastre del feminismo

TE RECOMENDAMOS