3000 maestros de Nueva York pidieron exenciones de vacunación, según sindicato

Por Petr Svab
25 de Septiembre de 2021
Actualizado: 25 de Septiembre de 2021

Alrededor de 3000 maestros de la ciudad de Nueva York han solicitado exenciones médicas y religiosas de la orden de vacunación contra el COVID-19 de la ciudad, según el sindicato de maestros de la ciudad.

La ciudad exige que todo el personal de las escuelas se vacune o quede exento antes de la medianoche del 27 de septiembre. El sindicato, United Federation of Teachers (UFT), dijo el 24 de septiembre que el 90-95% de los profesores han recibido la vacuna. Eso dejaría a unos 4000-8000 sin vacunar, incluyendo a los que han pedido la exención.

Las exenciones son en gran parte médicas, dijo el presidente de la UFT, Michael Mulgrew, a los periodistas durante una teleconferencia el 24 de septiembre. No especificó cuántas se han concedido. Los rechazados tienen la opción de apelar, pero Mulgrew dijo que no sabía cuántos lo han hecho.

Con una apelación pendiente, un profesor no puede dar clases, pero queda exento de la orden, que requiere que los que no se vacunen después de la fecha límite dejen su trabajo con una indemnización o tomen una licencia sin sueldo.

Teniendo en cuenta que la ciudad cuenta con unos 78,000 profesores, aproximadamente el 4% ha solicitado la exención.

Tanto Mulgrew como Mark Cannizzaro, presidente del Consejo de Supervisores y Administradores Escolares, advirtieron que el plazo de la orden podría causar escasez de personal, a pesar de que la ciudad asegura que habrá suficientes sustitutos.

“Los directores y superintendentes nos han dicho constantemente que están preocupados por no tener suficiente personal el martes por la mañana”, dijo Cannizzaro durante la teleconferencia.

Culparon a la administración de la ciudad por la falta de planificación anticipada y sugirieron que la ciudad debería permitir que el personal no vacunado siga viniendo a trabajar durante el tiempo que sea necesario para resolver los problemas de personal en sus respectivas escuelas.

“Hasta que no haya un plan que garantice la seguridad de las escuelas, tenemos que reevaluar lo que estamos haciendo de aquí en adelante”, dijo Cannizzaro.

También criticaron a la ciudad por poner como fecha límite el lunes, dejando a las escuelas en una posición en la que se enteran el lunes por la noche, que necesitan un sustituto para alguien la mañana siguiente.

“¿Quién es el genio que decidió hacerlo un lunes a medianoche?” dijo Mulgrew.

Cannizzaro sugirió que una forma mejor habría sido colocar la fecha límite antes del inicio del curso escolar, antes de vacaciones o antes de un fin de semana largo.

“Quizá hubiéramos tenido tiempo suficiente para hacer planes de contingencia y estar preparados para recibir a los estudiantes”, dijo.

El sindicato municipal de trabajadores ha estado luchando contra la orden en los tribunales y, en un principio, consiguió suspenderlo. Pero el tribunal levantó la orden de restricción el 23 de septiembre.

“Este caso ya ha supuesto un avance en la protección de los derechos de nuestros miembros, ya que la ciudad —tras la emisión inicial de la orden de restricción por parte del tribunal— admitió que puede haber excepciones a la orden de vacunación”, dijo el presidente del Comité Laboral Municipal, Harry Nespoli, en un comunicado del 22 de septiembre.

“El tribunal —aunque ha levantado la orden de restricción— no ha tomado una decisión final, y estamos preparando material adicional para apoyar nuestro caso”.

La ciudad describió la orden como una herramienta para reducir el riesgo que supone el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), causante del COVID-19, así como para evitar el cierre de escuelas debido a los brotes. Impuso una serie de otras restricciones, como la obligatoriedad de las mascarillas para los alumnos y los empleados, la distancia de un metro entre los alumnos cuando sea posible y la realización de pruebas aleatorias quincenales (entre los alumnos cuyos padres dieran su consentimiento). La frecuencia de las pruebas se aumentó a semanal a petición de la UFT. Según las normas, un solo alumno que diera positivo podría hacer que toda la clase quedara relegada a la enseñanza a distancia durante 7-10 días, independientemente de que los demás dieran positivo o no. Las escuelas también han prohibido actividades supuestamente más arriesgadas, como comer en espacios cerrados y actividades extracurriculares como el coro, la banda y los deportes.

Muchos se han opuesto a las normas, cuestionando por qué se obliga a los niños, que tienen un bajo riesgo de contraer síntomas graves de COVID-19, a llevar mascarillas todo el día, mientras que se ha visto a famosos y políticos asistir a numerosos actos sin una.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS