5 curiosos efectos que produjo el eclipse sobre la Tierra

22 de Agosto de 2017 Actualizado: 22 de Agosto de 2017

El ansiado momento llegó y pasó. El “eclipse del siglo” captó la atención de prácticamente todo el mundo, especialmente de los estadounidenses, quienes fueron los únicos privilegiados en poder contemplar el fenómeno en su plenitud.

Si bien el Sol estuvo completamente cubierto por solo 2 minutos y 41 segundos, el eclipse solar total generó una serie de cambios en nuestro planeta: desde las condiciones meteorológicas, pasando por el viento, el peso de los humanos y hasta en el comportamiento de los animales.

  • Bajó la temperatura
El último resplandor del sol durante el paso de eclipse por encima de Madras, Oregon. (NASA/Aubrey Gemignani)
El último resplandor del sol durante el paso de eclipse por encima de Madras, Oregon. (NASA/Aubrey Gemignani)

La interposición de la Luna entre la Tierra y el Sol durante una hora y media causó una lógica disminución de la temperatura.

Según explica la NASA, el descenso equivale a la diferencia de temperatura que existe entre el día y la noche en esa época del año para ese lugar. En el caso de Estados Unidos, único país que experimentó el eclipse total, la baja pudo rondar entre los 3ºC y 10ºC.

Cabe destacar que, como la superposición total duró sólo 161 segundos, el ambiente en la Tierra no alcanzó a responder a este cambio térmico tan brusco.

En otros países donde el eclipse fue parcial, la temperatura también experimentó una baja, aunque en menor proporción.

  • Bajamos de peso
Hace unas décadas se creo el mito de que no había forma de poder ver un eclipse solar directamente. Hoy en día se sabe que es falso y que la manera más segura es con unos lesntes especiales para observación solar.(MANDEL NGAN/AFP/Getty Images)
(MANDEL NGAN/AFP/Getty Images)

Aunque no lo creas, el efecto del eclipse también tuvo su repercusión en el cuerpo humano. Debido a la influencia gravitatoria de la Tierra, el Sol y la Luna, la gente experimentó una baja –prácticamente imperceptible- en su peso. “¡Así pues, estuviste 48 gramos más ligero!”, destaca la NASA.

  • Estuvimos más cerca del Sol

Las fuerzas gravitatorias de la Luna y el Sol, causan una marea en la parte sólida de la Tierra.

Durante el evento, en una superficie aproximada de 1000 kilómetros, la corteza aumentó unos 40 milímetros, señala el informe de la agencia espacial.

Por ende, durante el eclipse se estuvo más cerca del Sol que antes.

  • Los animales alteraron su comportamiento
(PAUL ELLIS / AFP / Getty Images)

La mayoría de los organismos vivos posee un reloj biológico sincronizado con la luz solar. Por ende, cuando de pronto oscurece en pleno día, es lógico pensar que los cuerpos de algunos animales responden como si fuera de noche.

Las aves comienzan a chillar y a buscar rápidamente el nido, o se agrupan y permanecen en silencio, mientras que las nocturnas inician su actividad. Los grillos comienzan a dar sus conciertos; las abejas regresan a sus panales; las hormigas van a sus nidos; las arañas desarman sus redes; los mosquitos salen a picar, y las larvas de langostinos nadan hacia la superficie del mar para buscar alimentos.

Las mascotas como gatos o perros probablemente no sientan el efecto de la sombra de la Luna, ya que el evento es muy breve; la oscuridad no causa más que un momento de confusión.

Sin embargo, cabe aclarar que en este ítem prácticamente no hay estudios científicos rigurosos, por eso la mayor parte de la información es anecdótica.

  • Cambio de la dirección y velocidad del viento
(ROBYN BECK/AFP/Getty Images)

El cambio de temperatura provocó que el aire caliente dejara de elevarse desde el suelo y se extendiera durante el transcurso del eclipse.

Tal como revelara una investigación de la Universidad de Reading, que analizó un eclipse parcial en Reino Unido en 2015, en este fenómeno -conocido como “viento del eclipse”- el cambio está provocado por las variaciones en la zona de aire que separa los vientos altos de aquellos más cercanos al suelo.

Sin lugar a dudas, el “eclipse del siglo” ha dejado su huella en nuestro planeta. Las personas de todo el mundo se deleitaron, ya se viéndolo directamente o por internet, ya que tal fenómeno no se apreciaba desde 1918. Para aquellos que se lo perdieron, hay buenas noticias: el evento se repetirá en 2019 en el hemisferio sur.

TE RECOMENDAMOS