6 tejidos corporales que se pueden regenerar a través de la nutrición

La recuperación espontánea de una enfermedad a menudo se describe como superstición, pero nuestro cuerpo puede curarse a sí mismo
Por SAYER JI
19 de Octubre de 2019 Actualizado: 19 de Octubre de 2019

Puede ser una sorpresa para algunos, especialmente para aquellos con formación médica convencional, pero el estado predeterminado del cuerpo es de incesante regeneración. Sin el proceso de la renovación celular continua dentro del cuerpo; la vida y la muerte incesantemente entrelazadas, el milagro del cuerpo humano no existiría

En tiempos de enfermedad, sin embargo, los procesos regenerativos son superados por los degenerativos. Aquí es donde la medicina puede realizar su hazaña más noble, empujando al cuerpo de vuelta al equilibrio con alimentos, hierbas, nutrientes y energías e intenciones curativas.

Sin embargo hoy en día, la medicina basada en medicamentos utiliza sustancias químicas que carecen de potencial regenerativo; por el contrario, interfieren comúnmente con la autorrenovación corporal para suprimir los síntomas contra los que se aplican.

En otras palabras, la mayoría de los medicamentos atacan los síntomas de la enfermedad en lugar de apoyar la propia capacidad del cuerpo para combatirla.

En el curso de los últimos años del uso de MEDLINE (el sitio web de los Institutos Nacionales de Salud producido por la Biblioteca Nacional de Medicina), hemos recopilado una serie de estudios notables sobre un tema considerado casi herético por la remisión espontánea del sistema médico convencional.

Regeneración de los nervios

En realidad, existe una amplia gama de compuestos naturales con efectos neuro-regenerativos comprobados. Un estudio de 2010 publicado en la revista Rejuvenation Research, por ejemplo, encontró que una combinación de arándanos, té verde y carnosina tiene efectos neurógenos (es decir, promueve la regeneración neuronal) y regenerativos de células madre en un modelo animal de enfermedad neurodegenerativa. Otras sustancias neuritogénicas investigadas incluyen:

  • Curcumina
  • Apigenina (compuesto en vegetales como el apio)
  • Arándano
  • Ginseng
  • Huperzina
  • Natto
  • Salvia roja
  • Resveratrol
  • Jalea real
  • teanina
  • Ashwagandha
  • Café (trigonelina)

Existe otra clase de sustancias curativas de los nervios, conocidas como compuestos remielinizantes, que estimulan la reparación de la vaina protectora alrededor del axón de las neuronas conocidas como mielina. La mielina a menudo se daña en lesiones neurológicas y/o disfunciones, especialmente en trastornos de desmielinización autoinmunes e inducidos por vacunas.

También hay que tener en cuenta que incluso la música y el enamoramiento han sido estudiados para la posible estimulación de la neurogénesis, la regeneración y/o la reparación de las neuronas, lo que indica que la medicina regenerativa no requiere necesariamente la ingestión de algo, sino que también puede emplearse una amplia gama de acciones terapéuticas para mejorar la salud y el bienestar.

Para ver las citas biomédicas de primera mano sobre estas sustancias neuritogénicas, visita la página de investigación neuritogénica de GreenMedinfo en línea.

Regeneración del hígado

La glicirricina, un compuesto que se encuentra dentro del regaliz y que también es un poderoso agente del virus anti-SARS, también se ha encontrado que estimula la regeneración de la masa y función hepática en el modelo animal de la hepatectomía. Otras sustancias regenerativas del hígado incluyen:

  1. Carvacrol (un compuesto volátil en el orégano)
  2. Curcumina
  3. ginseng coreano
  4. Rooibos
  5. Vitamina E

Para ver las citas biomédicas de primera mano, visita la página de investigación de regeneración hepática de GreenMedinfo sobre el tema en línea.

Regeneración de células beta

La comunidad médica aún tiene que aprovechar el potencial de reversión de la diabetes de los compuestos naturales. Mientras que las costosas terapias con células madre, los trasplantes de células de los islotes y una serie de medicamentos sintéticos en desarrollo son el centro de miles de millones de dólares de investigación, anualmente, nuestros armarios de cocina y patios traseros ya pueden contener la tan buscada cura para la diabetes tipo 1. La naturaleza tiene una manera de proveer las cosas que nuestros cuerpos necesitan.

Se ha demostrado experimentalmente que los siguientes compuestos regeneran las células beta productoras de insulina, que se destruyen en la diabetes insulinodependiente y, una vez restaurados, pueden (al menos en teoría) restablecer la salud del paciente hasta el punto en que ya no requieren reemplazo de insulina.

  1. Gymnema sylvestre (“el destructor de azúcar”)
  2. Nigella sativa (“comino negro”)
  3. Vitamina D
  4. Curcumina (de la especia Cúrcuma)
  5. Arginina
  6. Aguacate
  7. Berberina (se encuentra en hierbas amargas como el sello de oro y el agracejo)
  8. Melón amargo
  9. Acelga (sí, las verduras de hoja verde)
  10. Seda de maíz
  11. Estevia
  12. Sulforafano (especialmente concentrado en brotes de brócoli)

Para ver las citas biomédicas de primera mano sobre la regeneración de células beta, visita la página de investigación de GreenMedinfo sobre el tema en línea.

Regeneración Hormonal

Los Secretagogos son sustancias en el cuerpo que causan que otras sustancias sean secretadas, como las sulfonilureas, que desencadenan la liberación de insulina. Los secretagogos, incluidos los sintéticos, pueden aumentar la capacidad de las glándulas endocrinas para secretar más hormonas. Pero aún mejor son las sustancias que realmente regeneran las hormonas que se han degradado. Lo hacen mediante la emisión de electrones en metabolitos de “hormonas transitorias” potencialmente cancerígenos. Una de estas sustancias es la vitamina C.

Esta vitamina, un poderoso donante de electrones, tiene la capacidad de contribuir con electrones para resucitar la forma y función del estradiol (estrógeno; E2), la progesterona y la testosterona, por ejemplo. Junto con los alimentos que son capaces de apoyar la función de las glándulas como los ovarios, la vitamina C puede representar un complemento excelente o una alternativa a la terapia de reemplazo hormonal.

Regeneración de células cardíacas

No hace mucho tiempo, se creía que el tejido cardíaco era el único incapaz de ser regenerado. Un cuerpo de investigación experimental nuevo y en rápido crecimiento indica ahora que esto es simplemente falso. Una clase de compuestos regeneradores del tejido cardíaco, conocidos como sustancias neocardiogénicas, son capaces de estimular la formación de células progenitoras cardíacas que pueden diferenciarse en tejido cardíaco sano. Las sustancias neocardiogénicas incluyen las siguientes:

  1. Resveratrol
  2. Ginseng siberiano (Eleuthero)
  3. Extracto de vino tinto
  4. Geum japonicum
  5. N-acetilcisteína

Otro ejemplo notable de la regeneración de células cardíacas es a través de lo que se conoce como el tráfico materno-fetal de células madre a través de la placenta. El sorprendente proceso conocido como “microquimerismo fetal” permite al feto aportar a la madre células madre capaces de regenerar las células cardíacas dañadas y, posiblemente, una amplia gama de otros tipos de células.

Regeneración del cartílago/articulación/espina dorsal

Se ha demostrado que la curcumina y el resveratrol mejoran la recuperación de la lesión de la médula espinal. Más de una docena de otros compuestos naturales son prometedores en esta área, que se pueden ver en la página web de GreenMedinfo sobre lesiones de la médula espinal. En cuanto a las enfermedades degenerativas de las articulaciones, es decir, la artrosis, existe una amplia gama de sustancias potencialmente regenerativas, 50 de las cuales figuran en la página de investigación sobre la osteoartritis del sitio.

Conclusión

La medicina regenerativa plantea un desafío único al paradigma médico actual, que se basa en costosos medicamentos de prueba, patentes y una infraestructura económica respaldada por intervenciones basadas en medicamentos. Es una simple verdad que la supresión de síntomas es rentable. Garantiza la perennización de la enfermedad subyacente original y la generación de un conjunto cada vez mayor de síntomas adicionales inducidos por el tratamiento, conocidos como efectos secundarios.

Pero las curas, especialmente las que provienen de fuentes naturales, no tienen este potencial de ingresos incorporado. Peor aún, desde la perspectiva de las grandes farmacéuticas, no se pueden patentar fácilmente. En el ambiente regulatorio actual, eso significa que las compañías no tienen ningún incentivo para llevar a cabo los costosos ensayos requeridos para que estas curas sean aprobadas por la FDA y luego utilizadas en entornos clínicos. Sin patentes, no pueden ser controladas y vendidas.

Pero suprimir los síntomas con medicamentos que causan efectos secundarios que requieren otros medicamentos es un modelo de crecimiento no sostenible e infinito. Está condenado a fracasar y finalmente colapsar.

El enfoque actual también interfiere con las capacidades regenerativas e inmunológicas naturales del cuerpo. Fomentar las dietas, estilos de vida y actitudes conducentes a la regeneración corporal puede interrumpir este circuito patológico. Con verdadera salud, podemos alcanzar la libertad corporal que es una precondición para la liberación del espíritu humano.

Sayer Ji es el fundador de Greenmedinfo.com, comentariasta del International Journal of Human Nutrition and Functional Medicine, cofundador y director ejecutivo de Systome Biomed, vicepresidente de la junta directiva de la National Health Federation y miembro del comité directivo de la Global GMO Free Coalition. Este artículo fue publicado originalmente en GreenMedinfo.com

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Un hermoso gesto de bondad es compartir aquello que tenemos con quienes lo necesitan

TE RECOMENDAMOS