Cómo un poeta mártir inspiró el Festival de los Botes de Dragón

23 de Junio de 2015 Actualizado: 23 de Junio de 2015

El Festival Duan Wu, o de los botes de dragón, es una de las festividades tradicionales más antiguas y populares de China. Se celebra el quinto día del quinto mes del calendario lunar chino, y este año cayó el 20 de junio.

El festival se remonta a unos 2.000 años atrás, durante el Periodo de los Reinos Combatientes (475-221 a.C.). La tradición deriva de la trágica historia de Qu Yuan, un poeta y estadista que vivió en los siglos IV y III a.C.

Qu Yuan era ministro de la corte del Rey Huai del Estado de Chu. Al ver el peligro que enfrentaba su Estado ante el imperio vecino de Qin, Qu le imploró a su rey que formara una alianza con los otros cinco Estados chinos para protegerse de la amenaza.

Qu Yuan era un funcionario patriota y leal, y su carácter recto y su sabiduría provocaron la envidia de otros. Ministros celosos lo difamaron y presionaron al Rey de Chu para que lo expulsara a lo que hoy es la provincia de Hunan, al centro-sur de China.

Luego, cuando la capital de Chu fue invadida por los Qin, Qu Yuan estaba tan apenado que se arrojó al lago Dongting. Su legado de patriotismo le ganó el respeto de las generaciones que le siguieron, y el Festival de los Botes de Dragón fue creado para conmemorar la vida y la muerte de este noble hombre.

Botes de dragón en la carrera anual que se realiza en el río Binzhou, en la provincia china de Shandong, 20 de junio de 2015. (STR/AFP/Getty Images)
Botes de dragón en la carrera anual que se realiza en el río Binzhou, en la provincia china de Shandong, 20 de junio de 2015. (STR/AFP/Getty Images)

Poeta nacional

A pesar de su infortunio político, Qu Yuan era muy respetado entre el pueblo de Chu, que lo admiraba por sus nobles ideales y su poesía. Su poema épico de 373 versos titulado “Li Sao” o “Encuentros con la melancolía”, es parte del “Chu Ci” (“Los versos de Chu”).

Junto con el “Clásico de poesía” compilado por Confucio, Chu Ci es una de las obras de literatura antigua particularmente bien conservadas. Aunque no está al mismo nivel que el “Clásico de poesía” en la tradición literaria o filosófica china, Chu Ci es un testimonio del alto nivel cultural alcanzado en los tiempos pre-imperiales.

Otras obras famosas de Qu Yuan o atribuidas a él son Jiu Ge (Las nueve canciones) y Tian Wen (Preguntas al Cielo).

"El conde del río" (He Bo) de la sección de las Nueve Canciones, poema del número 8 al 11, de la versión anotada de Chu Ci publicada bajo el título de “Li Sao”, obra atribuida a Qu Yuan.
“El conde del río” (He Bo) de la sección de las Nueve Canciones, poema del número 8 al 11, de la versión anotada de Chu Ci publicada bajo el título de “Li Sao”, obra atribuida a Qu Yuan. (Wikimedia Commons, CC BY)

Tian Wen es una colección de 172 preguntas al Cielo acerca de mitología china y creencias religiosas, preguntas que el poeta no responde. Jiu Ge, a pesar de su nombre, incluye 11 odas que representan prácticas chamanísticas del valle del río Yangtze, donde estaba ubicado el Estado de Chu.

Honra al mártir

El quinto día del quinto mes del año 278, Qu Yuan escribió su último poema, “Huai Sha” (Abrazando la arena) y luego se arrojó al agua. Con una roca atada a su cuerpo, se hundió en el río Miluo, a menos de 1,5 km de la entrada del río al lago Dongting, y se ahogó.

La cultura tradicional china pone mucho énfasis en mantener la integridad del cuerpo después de la muerte. Cuando se difundió la noticia de la muerte de Qu Yuan, la gente de Chu, que lo admiraba mucho, saltaron a sus botes y se apresuraron a recuperar su cuerpo. Recorrieron desde el río Miluo hasta el lago Dongting.

Según cuenta la leyenda, los aldeanos que vivían cerca del lago Dongting quisieron evitar que los peces se comieran el cuerpo de Qu Yuan y por eso agitaron las aguas al pasar con sus botes. Se cuenta que esta historia dio origen a la carrera anual de botes de dragón y al tradicional bocadillo “zongzi”, que se prepara con arroz pegajoso y huevos, envueltos en grandes hojas. Se dice que los aldeanos usaron los zongzi como carnada para distraer a los peces y alejarlos del cuerpo de Qu Yuan.

Pronto, la carrera de botes de dragón se convirtió en una tradición anual en los Estados de Chu, Wu y Yue. Con el pasar de los siglos, el festival se hizo popular en toda China, y a medida que los chinos migraron a otros países, el evento de los botes de dragón se convirtió en un fenómeno mundial.

TE RECOMENDAMOS