A China le preocupa que pacientes asintomáticos con COVID-19 transmitan más el virus

Por Nicole Hao
30 de Marzo de 2020
Actualizado: 30 de Marzo de 2020

A medida que aparecen más casos de pacientes asintomáticos con el virus del PCCh en China, médicos especializados han manifestado recientemente su preocupación de que podrían estar propagando aún más el patógeno y podrían causar otro brote severo.

“Mi equipo examinó a algunos pacientes que no tuvieron síntomas durante tres semanas, pero el virus se encontraba en su sangre”, dijo Zhang Wenhong, jefe de un equipo de expertos clínicos en Shanghai a cargo de la actual pandemia, durante un seminario de investigación sobre los virus que se llevó a cabo el 27 de marzo. “Los portadores asintomáticos son el riesgo más grande [de un nuevo brote]”.

Zhang dijo que si las autoridades no toman medidas para prevenir un brote futuro, “nuestros médicos estarán muy ocupados durante un largo período de tiempo en el futuro. Un portador asintomático puede transmitir el virus a la comunidad en cualquier momento”.

Las autoridades chinas han reportado ninguna o pocas infecciones en los últimos días, alegando que el virus del PCCh, comúnmente conocido como nuevo coronavirus, ha sido contenido.

El 29 de marzo, la Comisión Nacional de Salud de China anunció que había una nueva infección en la provincia de Henan.

Las autoridades de Henan informaron que la paciente, de apellido Wang, era una mujer de 59 años que vive en la ciudad de Luohe. En la noche del 24 de marzo, le dolía la cabeza y luego el 26 de marzo le dio fiebre.

Las autoridades descubrieron que Wang contrajo el virus de su compañero de clase Zhang, que era un trabajador médico. El lugar de trabajo de Zhang le dio a todo el personal una prueba de diagnóstico el 25 de marzo, y Zhang dio positivo a pesar de no mostrar síntomas. Zhang contrajo el virus de dos colegas, Liu y Zhou. Zhou había visitado Wuhan recientemente.

Zhang, Liu y Zhou fueron puestos en cuarentena en un centro de cuarentena después de que dieron positivo.

Wang no es la primera paciente con el virus del PCCh confirmada como infectada por un portador asintomático.

La comisión municipal de salud de Wuhan anunció el 24 de marzo que un médico de 29 años que trabajaba en el departamento de gastroenterología del Hospital General de Hubei fue infectado después de ver a un paciente asintomático el 18 de marzo. Él dio positivo el 23 de marzo.

Actualmente, las autoridades no cuentan a los portadores asintomáticos como casos confirmados, pero les piden que permanezcan en cuarentena si se les realiza un análisis y dan positivo.

Pero el experto epidemiólogo chino Zhong Nanshan desestimó las preocupaciones en un programa emitido por la cadena estatal de televisión CCTV el 29 de marzo: “China no tiene una gran cantidad de portadores asintomáticos”.

Zhong dijo que no creía que ellos propagarían más el virus.

Sin embargo, muchos médicos chinos no estuvieron de acuerdo con el epidemiólogo.

Zhang Dacheng, director del departamento respiratorio del Hospital Nanfang en la ciudad sureña de Guangzhou, fue con un equipo a Wuhan para tratar a pacientes con COVID-19 en febrero y marzo.

Zhang dijo a Beijing News el 30 de marzo: “Hay casos de portadores asintomáticos que desarrollan síntomas lentamente y vienen en condición grave. (…) En realidad, son contagiosos”.

Hu Guodong, otro médico respiratorio del Hospital Nanfang, dijo a Beijing News que algunas tomografías computarizadas de portadores asintomáticos mostraban daños leves en los pulmones.

El fenómeno ha llamado la atención del primer ministro chino, Li Keqiang, quien fue designado para dirigir la respuesta del gobierno central ante la epidemia.

Durante una reunión del grupo de trabajo para la epidemia del gobierno central el 30 de marzo, dijo: “Debemos monitorear, rastrear, poner en cuarentena y curar a los portadores asintomáticos. Debemos examinar poblaciones más específicas para encontrar a los portadores asintomáticos”.

Li dijo que los grupos objetivo incluyen contactos cercanos de pacientes diagnosticados y portadores asintomáticos que hayan sido evaluados, así como trabajadores en regiones afectadas por el virus.

Las autoridades parecen haber tomado recientemente precauciones para evitar otro brote.

El 29 de marzo y el 30 de marzo, personas de toda China que habían comprado boletos para lugares turísticos, parques temáticos, acuarios e instalaciones de entretenimiento que habían reabierto recientemente, fueron informados de que esos lugares tenían que cerrar nuevamente.

Por ejemplo, el F88 Sightseeing Hall en la Torre Jinmao de Shanghai, que reabrió el 12 de marzo, notificó a las personas que habían comprado boletos que la sala se cerraría nuevamente a partir del 30 de marzo, “de acuerdo con las necesidades para prevenir la epidemia”.

El medio estatal Hongxing News informó que algunos clientes que estaban cantando en los bares de karaoke en la ciudad de Chengdu, al suroeste del país, se vieron obligados abruptamente a abandonar el local la noche del 28 de marzo. Luego, los bares cerraron.

El gobierno de Shenyang, una ciudad al noreste, notificó a las personas el 29 de marzo que las bibliotecas y museos que reabrieron el 17 de marzo ahora tendrían que limitar el número de visitantes para evitar la propagación del virus.

Descubra

Más del 50% de las muertes por coronavirus en China no se tratan en hospitales

TE RECOMENDAMOS