Abogada de Trump que participó en llamada con Raffensperger renuncia a su bufete de abogados

Por Janita Kan
06 de Enero de 2021
Actualizado: 06 de Enero de 2021

Una abogada que estaba en una llamada telefónica entre el presidente Donald Trump y el secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, renunció a su bufete de abogados después de un amplio debate público sobre la conversación.

La abogada, Cleta Mitchell, quien había estado ayudando a Trump en sus esfuerzos legales para las elecciones en Georgia, informó el martes a la gerencia de su firma, Foley & Lardner, sobre su renuncia a la posición como socia de la firma, con efecto inmediato.

“Cleta Mitchell informó a la dirección del bufete su decisión de renunciar a Foley & Lardner con efecto inmediato. La Sra. Mitchell llegó a la conclusión de que su salida era en el mejor interés de la firma, así como en su propio interés personal. Nosotros agradecemos sus contribuciones al bufete y le deseamos lo mejor”, dijo el bufete en una declaración.

Mitchell, quien fue socia del bufete durante casi 20 años, explicó sus razones para renunciar en un correo electrónico obtenido por The Epoch Times, el que fue enviado a sus clientes y amigos. En el correo electrónico afirma que ella, su bufete y sus clientes han estado recibiendo “una presión masiva” de “grupos izquierdistas a través de las redes sociales y otros medios”, tras la publicación de la llamada Trump-Raffensperger.

“Como probablemente sepan, en los últimos días hubo una campaña de presión masiva montada por grupos de izquierda a través de las redes sociales y otros medios contra mí, mi bufete de abogados y los clientes del mismo, debido a mi implicación personal con el presidente Trump, su campaña y la Casa Blanca, en relación con las elecciones generales del 3 de noviembre en Georgia”, escribió en su correo electrónico.

“Después de discutir con la dirección de mi firma, decidí que es en interés de ambos que deje la firma”.

“Yo llegué a la conclusión de que no deseo distraer a la Firma, a mis colegas o a nuestros clientes con la actual campaña de ataques odiosos, viles y ofensivos que inunda nuestra Firma y clientes, y que sé que persistirán por parte de estos grupos de presión de izquierda. Eso no es bueno para nadie y especialmente no es bueno para nuestros clientes”.

La participación de Mitchell en la llamada y su implicación en los esfuerzos postelectorales de Trump fueron fuertemente escrutados tras la publicación de la grabación de audio filtrada de la llamada entre el presidente y Raffensperger. Los medios de comunicación y los legisladores se apresuraron a acusar al presidente de mala conducta, alegando que Trump estaba presionando a Raffensperger para obtener más votos.

Pero una transcripción de la conversación filtrada, de la que se dijo era una discusión de acuerdo legal confidencial sobre varios juicios en Georgia, muestra que Trump estaba principalmente reiterando la mayoría de sus denuncias sobre las irregularidades electorales y las preocupaciones sobre los “votos ilegales” emitidos y contados en el estado.

A lo largo de la llamada, Trump dijo en repetidas ocasiones a Raffensperger y a su equipo jurídico que necesitaba unos 11,780 votos para cambiar el estado, lo que es menos que el número de votos que el equipo de Trump alega que fueron emitidos en circunstancias “fraudulentas”. El margen entre el candidato presidencial demócrata Joe Biden y Trump es de 11779.

El presidente Donald Trump habla durante una manifestación en apoyo de los senadores republicanos en ejercicio Kelly Loeffler y David Perdue antes de la segunda vuelta del Senado en Dalton, Georgia, el 4 de enero de 2021. (MANDEL NGAN/AFP vía Getty Images)

Raffensperger y su abogado, Ryan Germany, rebatieron en repetidas ocasiones las afirmaciones de Trump durante la llamada, afirmando en general que las cuestiones planteadas por el presidente eran inexactas o se habían investigado y demostrado que eran falsas.

Los funcionarios estatales también se negaron a dar más transparencia a los resultados de las elecciones, al rechazar una solicitud de acceso a los datos electorales del secretario de Estado.

“Usted puede seguir diciéndonos y haciendo declaraciones públicas que investigó esto y que no hay nada que ver aquí. Pero nosotros no sabemos nada de eso”, dijo Mitchell durante la llamada, según la transcripción. “Todo lo que sabemos es lo que usted nos dice. Lo que no entiendo es por qué no sería beneficioso para todos tratar de llegar al fondo, comparar los números, ya sabe, si usted lo dice, por (…) tratar de llegar a la verdad porque no tenemos ninguna manera de confirmar lo que usted nos dice”.

“Usted nos dice que tiene una investigación en el State Farm Arena. No tengo ningún informe. Nunca he visto un informe de investigación. Yo no sé de eso. Yo he estado muy involucrada en esto y no lo conozco y esa es solo una de las 25 secciones”, dijo ella a los funcionarios.

El secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, ofrece una conferencia de prensa sobre el estado del recuento de votos en Atlanta, Georgia, el 6 de noviembre de 2020. (Jessica McGowan/Getty Images)

El lunes, Foley & Lardner emitió un comunicado sobre la participación de Mitchell en la llamada. Ellos dijeron que habían emitido una política sobre no representar a ningún partido en relación con asuntos relacionados con las elecciones de 2020, pero no prohibieron a sus abogados “observar los recuentos electorales y acciones similares de forma voluntaria en su capacidad individual como ciudadanos privados, siempre y cuando no actúen como asesores legales”.

Ellos mencionaron que les preocupaba el nivel de participación de Mitchell en los esfuerzos de Trump en Georgia, en relación con su normativa.

Esto se produce cuando los abogados que representan al presidente y a su campaña revelaron que fueron acosados o intimidados después de su decisión de ocuparse de los casos electorales.

Un exjuez de Wisconsin, James Troupis, que ahora representa a la campaña Trump en el estado, dijo a un comité del Senado en diciembre que cree que la intimidación por parte de la izquierda impidió que los abogados se ocupen de los casos relacionados con las elecciones.

“Una de las razones por las que me llamaron fue porque prácticamente todos los principales bufetes de este país y de esta ciudad se negaron a representar al presidente. No por la falta de mérito en sus demandas —ciertamente hemos demostrado que hay mérito— sino por la cultura de la cancelación”, dijo Troupis.

“Debido al ambiente creado por la izquierda intimidó a los abogados para que no puedan estar aquí. Ellos no están aquí, los gigantescos bufetes de abogados, precisamente porque fueron ordenados por sus comités de gestión y otros, que ‘no pueden tomar esos casos’. Las razones por las que no pueden tomar esos casos es porque nuestros clientes, o el partido demócrata, o el gobierno entrante lo recordarán y lo usarán en su contra”.

“Como exjuez, yo estaba muy indignado por eso”, añadió.

Mientras tanto, otros abogados como la asesora legal de la campaña de Trump, Jenna Ellis, dijo que ha recibido “cientos” de amenazas, incluyendo llamadas telefónicas anónimas, desde que tomó los casos electorales.

Tom Ozimek contribuyó a este informe.

Siga a Janita en Twitter: @janitakan

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

Exclusivo

Primer documental en investigar las elecciones 2020 — ¿Quién se está robando a EE.UU.?

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS