Abogada estadounidense se enfrenta al régimen chino y a la Iglesia católica

Por BONNIE EVANS
29 de Junio de 2020
Actualizado: 29 de Junio de 2020

Análisis de noticias

Una abogada que ha pasado su carrera trabajando por el bienestar de los niños desaparecidos y traficados, actualmente ha centrado sus esfuerzos en proteger los derechos religiosos de los niños en China.

El 2 de junio, Liz Yore expuso tres presentaciones al Relator Especial (SR) de las Naciones Unidas sobre la libertad de creencia y religión. La primera detalla los abusos contra los derechos religiosos de los niños chinos, mientras que la segunda describe el encarcelamiento por parte del Partido Comunista Chino (PCCh) de dos obispos de la iglesia católica, uno de los cuales ha estado detenido durante 25 años y cuyo paradero es desconocido.

La tercera, dice Yore, alerta al SR sobre un acuerdo realizado en septiembre de 2018 entre el Vaticano y China. En tal acuerdo el Vaticano “ya sea a sabiendas o no… ayudó e instigó a una campaña de China para borrar la religión del mapa de China”.

Los relatores especiales son expertos en derechos humanos independientes y no remunerados nombrados por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Entre otros mandatos, investigan y evalúan las denuncias de una amplia gama de abusos y violaciones de los derechos humanos, incluidas las que afectan a la libertad religiosa.

Prohibición a niños y adolescentes

Aunque China se convirtió en signataria de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño (UNCRC) en 1992, el PCCh ha promulgado leyes para prohibir que cualquier niño o adolescente menor de 18 años asista o participe en servicios religiosos de cualquier fe, incluso aquellos servicios religiosos más estrechamente relacionados con Asia, señaló Yore.

El Informe de 2019 del Departamento de Estado, sobre Libertad Religiosa Internacional, dice que, “las regulaciones religiosas revisadas [de China]… prohíben que los niños menores de 18 años participen en actividades religiosas y de educación religiosa”.

De hecho, el informe establece: “La ley exige la enseñanza del ateísmo en las escuelas, y una directiva del PCCh brinda orientación a las universidades sobre cómo prevenir el proselitismo extranjero de los estudiantes universitarios”.

Como subraya la presentación de Yore al SR, el artículo 14 de la Convención de los Derechos del Niño aborda específicamente los derechos religiosos de los niños.

Las “partes”, dice, “respetarán el derecho del niño a la libertad de pensamiento, conciencia y religión”.

El artículo 14 también consagra “los derechos y deberes de los padres” para “proporcionar instrucciones al niño en el ejercicio de su derecho” a esas libertades.

Sin embargo, hay una advertencia en la convención.

“La libertad de manifestar la religión o las creencias de uno solo puede estar sujeta a las limitaciones prescritas por la ley y necesarias para proteger la seguridad pública, el orden, la salud o la moral, o los derechos y libertades fundamentales de los demás [cursiva agregada]”.

El Partido Comunista Chino (PCCh) a menudo usa tales lagunas para justificar que su represión de cualquier tipo de derecho humano es para la “seguridad pública”, lo que pone bajo la rúbrica de “seguridad nacional” o “estabilidad”.

Sin embargo, el artículo 14 no es la única cláusula de la UNCRC, que aborda los derechos de un niño en asuntos no seculares. La convención también protege los derechos espirituales de los niños, en cuatro artículos posteriores.

Para el bienestar espiritual y el desarrollo de los niños, los signatarios deben “garantizar que el niño tenga acceso a información y material de una diversidad de fuentes nacionales e internacionales”.

En otra cláusula, los derechos de los niños discapacitados, incluido su “desarrollo espiritual” están consagrados en la Convención sobre los Derechos del Niño. Y el Artículo 27 reconoce “el derecho de cada niño a un nivel de vida adecuado para el desarrollo físico, mental, espiritual, moral y social del niño”.

Y, por último, el artículo 32 “reconoce el derecho del niño a ser protegido de la explotación económica y de realizar cualquier trabajo que pueda ser peligroso o interferir con la educación del niño o que sea perjudicial para la salud física o mental del niño, su desarrollo espiritual, moral o social”.

A pesar de estas promesas, sin embargo, como resultado de la nueva ley de China, “300 millones de niños chinos no pueden acercarse a las puertas” de una casa de culto, dijo Yore.

Este “es el final de la práctica religiosa en China durante una generación”.

“Esas voces no se escucharán en China”, dijo Yore.

El Vaticano, China y los obispos

Las preocupaciones de Yore también residen en la situación general de la religión en China.

Como católica, Yore está particularmente horrorizada por el acuerdo de septiembre de 2018, firmado por el Vaticano y China, el primer acuerdo público entre los dos estados desde que el PCCh se hizo cargo de China, en 1949.

Yore dijo que “el acuerdo es una catástrofe, no solo para los católicos sino para todas las religiones”.

El cardenal Joseph Zen, ex obispo de Hong Kong, habla durante una conferencia de prensa en la Casa de Estudios Salesiana en Hong Kong, el 26 de septiembre de 2018, luego del anuncio del Vaticano, el 22 de septiembre, de un acuerdo con China sobre el nombramiento de obispos en el país comunista. (Anthony Wallace/AFP a través de Getty Images)

El acuerdo, aunque sus detalles exactos se han mantenido en secreto, dijo Yore, le permite al PCCh seleccionar obispos para la iglesia en China, aunque el Papa Francisco ha dicho en informes separados que la decisión final será suya.

Lo más controvertido es que los informes dicen que el Vaticano aceptará como legítimos a siete obispos chinos que fueron ordenados por la Asociación Patriótica Católica oficial del régimen chino y que, por lo tanto, hasta ahora habían sido considerados obispos “ilegítimos”.

Yore dijo que, en general, los derechos religiosos en China actualmente se han visto comprometidos. China ahora puede “echarle en cara a todos de que el Papa ha acordado sentarse y negociar con ellos”.

“Literalmente ha arrojado a la iglesia por debajo del autobús”, dijo Yore, refiriéndose al Papa Francisco.

Mientras tanto, los destinos de los obispos Su Zhimin y Cui Tai, quienes se han negado firmemente a renunciar a Roma y se han negado a aceptar a la Iglesia Católica del PCCh, están en medio de una gran interrogante. Algunos creen que Su Zhimin puede haber muerto. Por su parte, Cui Tai fue “llevado por la policía” el 19 de junio, hace apenas diez días, después de su liberación en enero, según Asia News. Los fieles en su diócesis dicen que desconocen su paradero.

Y, como Benedict Rogers informó en Standpoint, en enero, un “número desconocido” de obispos católicos, sacerdotes y laicos permanecen en prisión.

Yore dijo que el cardenal Joseph Zen, de Hong Kong “le rogó al Papa para que no firmara este acuerdo y estaba tratando de educar al papa sobre el PCCh”.

Zen, dijo, voló de Hong Kong a Roma sin una cita para ver si podía persuadir al Papa “para que no siguiera adelante con el acuerdo”.

Al final, Yore dijo que el acuerdo ha sido denunciado “casi al unísono” por ONGs de derechos humanos como Amnistía Internacional, Human Rights Watch y Open Doors, así como por la Comisión de Estados Unidos sobre Libertad Religiosa Internacional.

“Han estado rogándole al Vaticano que divulgue los términos”, dijo Yore, pero “recientemente hemos escuchado que [el Vaticano y China] renegociarán el acuerdo, que se renovará en septiembre de 2020”.

Antecedentes de un activista

Liz Yore trabajó anteriormente para el Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados, así como “Defensora de los niños de Oprah Winfrey, tanto con el Oprah Winfrey Show como en Sudáfrica en la Academia de Liderazgo para Niñas de Oprah Winfrey”, según la biografía del sitio web de Yore.

“Cuando pienso en los cientos y miles de sacerdotes y clérigos que fueron encarcelados, ¿cómo puedo permanecer en silencio?” dijo Yore, refiriéndose a lo que la motivaba.

Elizabeth Yore. (Cortesía de Elizabeth Yore)

“Tengo la obligación de impulsar los recursos legales que existen. He trabajado lo suficiente en este campo para ver como ocurren milagros, para ver justicia y ver que lo imposible se convierte en lo posible”, agregó Yore, en respuesta a la probabilidad de que sus presentaciones ante la ONU den sus frutos.

“He estado involucrada en los problemas de los niños toda mi vida. Sigo mis instintos”, dijo.

“Ha habido un derby de destrucción de iglesias, bloqueo a las masas, cierre de peregrinaciones y de lugares de peregrinación”, dijo Yore.

“¿Por qué no estamos mostrando todas estas caras de personas que están desapareciendo allí?” cuestionó Yore, refiriéndose a aquellos que desaparecen en China por practicar su religión. “No sé si hay una lista en el Vaticano”, continuó.

“Deberíamos estar haciendo esto como una manera de mantener estos casos frescos y mantener el foco en el PCCh. Todos los uigures… ¿por qué no tenemos sus fotos? Me parece que esto es algo que China odiaría. ¿Por qué no lo promocionamos? La gente está desaparecida y hay un millón en los campamentos. Rastreémoslos, exijamos su liberación”, dijo Yore.

“Espero”, dijo Yore, “que estas presentaciones [del relator especial] den esperanza a la gente en China”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

China figura en lista de países por “violaciones graves de la libertad religiosa”

TE RECOMENDAMOS