Abogada venezolana denuncia ante Corte Penal Internacional a torturadores del régimen de Maduro

Por Jesús de León – La Gran Época
31 de Marzo de 2019 Actualizado: 31 de Marzo de 2019

La directora del Instituto Casla, la abogada de derechos humanos Tamara Suju, presentó ante la Corte Penal Internacional (CPI) en La Haya, varias denuncias de tortura contra el régimen de Nicolás Maduro.

Suju recabó la identidad de una docena de miembros de las fuerzas de seguridad y de la inteligencia civil y militar de Venezuela a los que acusó de ser los principales torturadores del régimen de Nicolás Maduro.

“La Haya: Corte Penal Internacional, hoy presenté 4 nuevas denuncias de torturas con 51 víctimas directas. 24 militares y 27 civiles. Nuevo testimonio del teniente Dugarte sobre tortura y muerte en DGIM”, escribió en Twitter.

De acuerdo con lo expresado por la abogada la nueva denuncia incluye a mujeres y hombres y también a menores de edad. De estas personas detenidas, 28 sufrieron torturas sexuales, que incluye intentos de violación y actos lascivos.

La abogada demandó que el régimen tiene que ser investigado por la muerte de Nelson Martínez, expresidente de Pdvsa, quien murió a manos del régimen en diciembre del 2018, aun cuando el preso político había manifestado en varias ocasiones que necesitaba atención médica que le fue negada.

“Ayer llevé pruebas a CPI de por qué murió Nelson Martínez, expresidente (de) PDVSA. Hoy, los detenidos se están asfixiando por falta de ventilación, y sus condiciones desmejoran día a día”, dijo Tamara Siju en Twitter, al anunciar la presentación de las pruebas ante Corte Penal Internacional.

“Nelson Martínez estaba muy enfermo y tenía una condición física especial y nunca se le brindó la atención médica oportuna. Él estuvo durante 10 días solicitando su traslado porque se sentía muy mal de esas afecciones que ya padecía y el mayor Arteaga le negaba el traslado al hospital”.

El mayor José Sánchez Castro y los capitanes Néstor Blanco Hurtado y Jonathan Becerra, alias «Piraña», son los siniestros oficiales que se encargan de ejecutar con sus propias manos las torturas a los detenidos y secuestrados en los sótanos de la sede de la Dirección General de Contrainteligencia Militar de Venezuela (Dgcim) en Boleíta (Caracas), reportó el medio local La Patilla.

Ellos están está a cargo del coronel Hannover Esteban Guerrero Mijares, director del centro del Dgcim en Boleíta, a las órdenes a su vez del director del Dgcim, Iván Hernández Dala.

«Toda la cadena de mando del Dgcim sabe lo que pasa en estos sótanos, y lo saben Néstor Reverol, (ministro del Interior del gobierno ilegítimo), Vladimir Padrino López (Defensa) y Nicolás Maduro (presidente)», sostuvo Tamara Suju, según este medio.

El pasado 20 de marzo, Siju denunció ante la OEA el incremento de la tortura contra los prisioneros en Venezuela.

Descargas eléctricas, asfixias con bolsas plásticas, colgamientos con las manos hacia atrás, golpes contundentes en áreas vitales e inyecciones de sustancias desconocidas son parte de la tortura a políticos y funcionarios disidentes al alineamiento comunista del régimen de Nicolás Maduro.

Captura de vídeo presentado como prueba de tortura en El Calabozo, Caracas ante la OEA el 20 de marzo de 2019. (La Gran Época)

Ese día, el teniente venezolano Ronald Alirio Dugarte Suárez, exoficial de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) ofreció ante la OEA un testimonio en el que aportó detalles sobre estas prácticas, la presencia de cubanos en el aparato represor venezolano y la existencia de centros de torturas clandestinas: “Pude escuchar sus gritos y lamentos de tanto dolor que los opresores le causaban”, narró.

El teniente presentó un vídeo que fue filmado “clandestinamente en horas de la madrugada” con un celular que escondió en su camiseta, para mostrar la situación del coronel Mejías.

“El coronel Mejías Laya fue torturado brutalmente en la dirección de investigaciones, de sede Boleíta Norte. Duró de esa forma durante 30 días, con las manos atadas y vendado totalmente (…) Me dieron la orden de preguntarle a los torturados cómo se sentían”, advirtió.

Además, mostró la situación que estaba viviendo el Capitán Caguaripano, quien no quería comer. El hombre mostró que estaba orinando sangre y necesitaba atención médica.

Un miembro del grupo de fuerzas especiales de la policía nacional bolivariana (FAES) durante un operativo del régimen en el barrio de Petare en Caracas, el 25 de enero de 2019. Foto de LUIS ROBAYO/AFP/Getty Images.

Luego de la denuncia realizada, la diputada Adriana Pichardo dio a conocer las amenazas de tortura y muerte “hechas por el coronel Hannover Esteban Guerrero Mijares contra los presos políticos recluidos en el DGCIM por exponer la situación en la que los mantiene incomunicados y en sótanos sin ventilación”.

A lo que Luis Almagro, secretario general de la OEA respondió: “Coronel Esteban Hannover Guerrero, Director del DGCIM, es y será responsable de la vida y protección de todos allí, presos políticos y militares sometidos a torturas y presiones humillantes”.

**************************

A continuación:

Memorias de un esclavo del comunismo

Una historia de tragedia, fe y resistencia frente al totalitarismo brutal. Memorias de un esclavo del comunismo es el viaje de un hombre que busca revelar lo que cree que lo ha mantenido a él y a su pueblo como rehenes durante demasiado tiempo.

TE RECOMENDAMOS