Abortos forzados y abusos sexuales: las numerosas violaciones a los DDHH a mujeres en Corea del Norte

Por Venus Upadhayaya
08 de Agosto de 2019 Actualizado: 08 de Agosto de 2019

El mundo sigue en gran medida inconsciente del alcance de las muchas violaciones a los derechos humanos que enfrentan las mujeres norcoreanas. Muchas mujeres repatriadas de China son forzadas a hacerse abortos y los guardias exigen a las mujeres comerciantes sobornos en forma de actos o relaciones sexuales. Éstas son algunas de las varias formas generalizadas de abuso que sufren las norcoreanas, conforme algunos reportes recientes.

Oh Jung Hee, 40, una comerciante textil de la provincia de Ryanggang, vendía ropa en los puestos del mercado de la ciudad de Hyesan.

“Fui víctima muchas veces… Cuando ellos tenían ganas, los guardias del mercado o los oficiales de policía me pedían que los siga a una habitación vacía fuera del mercado, o a algún otro lugar que ellos elegían. ¿Qué podemos hacer? Nos consideran juguetes [sexuales]. Nosotras [las mujeres] estamos a merced de los hombres. Ahora las mujeres no pueden sobrevivir sin tener hombres con poder cerca de ellas”, contó Jung Hee a Human Rights Watch , quien dejó la nación comunista coreana en 2014.

En un reporte (pdf) titulado “Lloras por la noche pero no sabes por qué”, publicado en noviembre de 2018, Human Rights Watch reportó 54 casos de “Violencia sexual contra mujeres en Corea del Norte” contados por mujeres que dejaron el país en 2011.

Un oficial de policía controlando si una comerciante tiene material “antisocialista” escondido entre sus pertenencias. Los oficiales de policía allanan las pertenencias de las comerciantes mujeres, lo que puede ser el preludio para un cacheo. (Choi Seong Guk para Human Rights Watch)

El reporte dice que los perpetradores de violencia sexual contra mujeres son “funcionarios de alto rango del partido, guardias e interrogadores de prisión y centros de detención, oficiales de la policía y de la policía secreta, así como fiscales y soldados”.

Las víctimas entrevistadas por Human Rights Watch compartieron que no podían hacer nada cuando los oficiales les exigían favores sexuales, dinero o algunos otros favores. La mayoría de los casos de abuso no son reportados y el régimen de Corea del Norte raramente publica estadísticas o reportes.

“Las norcoreanas con las que hablamos nos contaron que el contacto sexual no deseado y la violencia sexual es tan común que llegó a ser aceptada como parte de la vida diaria: el abuso sexual por funcionarios y la impunidad de la que gozan, está vinculada con patrones mayores de abuso sexual e impunidad en el país”, dijo el reporte.

Abortos forzados sobre mujeres repatriadas de China

Otro reporte publicado por el Consejo de Human Rights Watch en 2014 dice que las mujeres norcoreanas repatriadas de China son particularmente víctimas de abortos forzados (pdf).

“La comisión considera que hay una prevalencia generalizada de abortos forzados e infanticidio contra madres repatriadas y sus hijos, en contravención de las leyes nacionales e internacionales”, dice el reporte.

Dice que estos abortos forzados e infanticidios ocurren mayormente dentro de centros de detención e interrogación.

“Declaraciones de testigos apuntan al desprecio de las autoridades de la República Popular Democrática de Corea hacia los niños étnicamente mixtos – especialmente niños concebidos con hombres chinos – siendo ése el motor de los abortos forzados sobre mujeres embarazadas y el infanticidio de sus bebés”, dice el reporte.

Funcionarios de gobierno y mujeres comerciantes sentados en un vagón, mientras un oficial ferroviario controla el boleto de una comerciante. En los vagones de tren las mujeres a menudo enfrentan acoso por los funcionarios masculinos de gobierno y oficiales ferroviarios. (Choi Seong Guk para Human Rights Watch)

“Si te embarazas en China, la conjetura es que fuiste embarazada por un hombre chino, por lo tanto las mujeres que regresan a Corea del Norte embarazadas son sometidas a abortos forzados”, contó a la comisión una mujer que había presenciado abortos forzados de dos mujeres repatriadas y que ha sido repatriada muchas veces ella misma.

El reporte dice que la idea de “pura sangre y etnia coreana” hace vulnerables a las mujeres a violaciones así de extremas.

“Se están llevando a cabo abortos forzados y asesinatos de recién nacidos. Las desertoras norcoreanas que se embarazaron en China, si son repatriadas, son culpadas por llevar a un niño de un nacional chino y son forzadas a recibir abortos o, si dan a luz, ese niño es asesinado”, Kim Young-hwan, que trabaja con exnacionales de Corea del Norte, brindándoles asistencia en China, testificó ante la Comisión en la Audiencia Pública en Seúl, según el reporte.

Sigue a Venus en Twitter: @venusupadhayaya

A continuación

Memorias de un esclavo del comunismo

Una historia de tragedia, fe y resistencia frente al totalitarismo brutal.

TE RECOMENDAMOS