Graciosa abuelita coloca al bebé en su cuna, lo que graba la cámara gana fama viral

Por Louise Bevan
28 de Agosto de 2019 Actualizado: 29 de Agosto de 2019

Valerie Routh Sharp de 61 años, “Vivi” para sus nietos, era la personificación de una abuela impresionante. Solo tenía un obstáculo con el que lidiar.

Vivi medía solo 1,5 metros.

Un día, al acostar a su nieta, la abuela Vivi accidentalmente se cayó en la cuna del bebé; al hacerlo, se sumergió en el extraño y maravilloso mundo de la fama viral.

Su percance fue grabado por la cámara de bebés, y la furtiva hija de Vivi, Nikki Sharp Bishop, lo compartió en línea. No hace falta decir que el clip ha estado entreteniendo a millones de usuarios de medios sociales.

Nikki, de Huntsville, Alabama, publicó la graciosa grabación de la cámara del bebé en Facebook con la siguiente advertencia: “Mi mamá me va a matar, pero tuve que publicarlo”, dijo. Nikki no tenía ni idea en lo que estaba metiendo a la abuela Vivi.

Nikki había colocado un monitor para bebés en el dormitorio de su hija Lola, de un año de edad, para vigilar la seguridad de la niña mientras dormía. Entra la abuela Vivi, la niñera extraordinaria. Se puede ver a Vivi mecer dulcemente a la niña en sus brazos mientras se va a dormir, y luego viene la maniobra desalentadora: trasladar a Lola a su cuna.

Vivi, siendo un poco bajita (¡lo siento, abuela!), usa un taburete para alcanzar la altura que necesita para levantar al niño dormido hacia su cuna. Sin embargo, en este día, la física no está del lado de Vivi.

Con los brazos demasiados cortos y la baranda de la cuna demasiada alta, le cuesta poner al bebé en el colchón y la abuela Vivi pierde rápidamente el equilibrio. Se inclina hacia adelante y cae de cabeza en la cuna; en su honor, ¡no suelta ni una sola vez a la dulce niña!

“Sucedió bastante rápido”, dijo más tarde la abuela Vivi a Today. “Estaba tan agradecida de que, por la forma en que la tenía en mis brazos, mi cuerpo no la tocó ni la golpeó de ninguna manera mientras caía”.

“Lo peor que me ha pasado es que he sacudido el colchón”, admitió Vivi, “y con eso se ha despertado”. La pequeña Lola lloró por el impacto del accidentado aterrizaje, pero por lo demás estaba absolutamente bien. Vivi, por otro lado, tenía un ego herido con el que lidiar.

“Ella siempre ha sido cuestionada de manera estricta”, agregó la descarada hija de Vivi a su posteo en Facebook. “¡Amo a esta mujer loca!”.

El momento gracioso de la abuela casi no salió a la luz, porque Nikki y su marido no lo vieron en vivo por la cámara.

Vivi, tímidamente mencionó sus improvisadas acrobacias a su hija mientras Nikki planeaba la primera fiesta de cumpleaños de Lola, pensando que podría entretener a los invitados. Pero “no llegamos a verlo”, explicó Nikki al Huffington Post, “porque estábamos corriendo como pollos con la cabeza cortada”.

Unos días después, los recuerdos de la conversación con su madre volvieron a Nikki, y ella le pidió a su marido que le enviara las imágenes antes de que expiraran. Por suerte, lo hizo.

“Dijo que tenía que verlo y mirar lo gracioso que era”, dijo Nikki. “Morí riendo”.

La dulce abuela Vivi solo estaba haciendo todo lo posible para asegurarse de que la bebé Lola estuviera cómoda para su siesta, pero sus acrobacias accidentales siguen siendo un fenómeno viral hoy en día. Abuela Vivi, ¿cuál es su última palabra al respecto?

“¡Cuánta gente ha visto mi trasero en el aire!”, exclamó ella, cuando le preguntó el Huffington Post. Abuela Vivi, eres una leyenda.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Esta bisabuela recibe una bella y tierna sorpresa

TE RECOMENDAMOS