Abuelo de Puerto Rico retoma sus estudios y se gradúa de ingeniero a sus casi 80 años

Por La Gran Época
22 de Junio de 2019 Actualizado: 22 de Junio de 2019

Tiene casi 80 años y acaba de graduarse de la universidad como ingeniero industrial, alcanzando un sueño que mantuvo por casi seis décadas. La historia de Ismael está dando la vuelta al mundo como ejemplo de voluntad, determinación y perseverancia, sin importarle su edad.

En una etapa de la vida en la que para la mayoría llega la jubilación y el merecido descanso después de décadas de trabajo, para este abuelo de Puerto Rico fue el momento perfecto para concretar el sueño de su vida: ser ingeniero.

Ismael Mejías Soto trabajaba en las fuerzas armadas de Puerto Rico en Carolina del Sur pero a los 2 años tuvo que retirarse por una lesión física y para cuidar de su enferma madre. Con tantas responsabilidades, Ismael también se vio obligado a abandonar sus estudios de ingeniería industrial.

Pero a pesar que pasaron muchísimos años, Ismael no renunció a sus sueños, y a sus 78 años, después de 60 años, se graduó como ingeniero industrial en la Universidad Interamericana de Bayamón, en Puerto Rico, este 12 de junio, según reportó El Nuevo Día.

Después de trabajar durante varias décadas en el campo de la energía eléctrica y formar una familia, se jubiló. Aunque mientras desempeñaba sus actividades laborales también realizó varios estudios y obtuvo diversos diplomas, incluyendo una maestría, sentía que aún le faltaba algo.

Aquello que había dejado inconcluso regresó a su mente cuando un día en la calle recibió un folleto que le daría un nuevo giro a su vida.

“Son cosas del Señor. Iba un día por la calle y una muchacha me entregó un ‘flyer’, pero no le hice mucho caso”, comentó Ismael al recordar ese momento, según WAPA.TV.

“Cuando llegué a mi casa recordé ese flyer (…) y resultó ser una promoción sobre el ofrecimiento académico de esa universidad. Surgió en mi el deseo de regresar a estudiar y terminar la profesión de ingeniero que nunca terminé”, siguió comentando.

Pero ya jubilado, y viviendo un segundo matrimonio después de quedar viudo, dudaba que a su edad pudiera lograr ese anhelo: “Antes de decidirme, le presenté al Señor mi deseo de volver a estudiar. Le dije que lo intentaría pero que si me encontraba en el camino piedras de tropiezo, no iba a continuar”, relató.

Su esposa Maritza también titubeó. “Le dije a mi esposa ‘creo que voy a estudiar otra vez’, a lo que ella respondió ‘yo creo que estas loco’”. Sin embargo, Maritza rápidamente rectificó: “Luego me exhortó a hacer lo que yo creyera mejor”, dijo Ismael, quien reconoce y le agradece todo el apoyo que le ha dado para cumplir su sueño.

Ahora, con su nuevo diploma, Ismael reflexiona al sobre este especial momento y sobre lo que la vida le tiene destinado.

“Esto era más bien una meta personal que deseaba conseguir y lo logré. Si en el futuro surge la necesidad de volver a trabajar, lo hago con mucho gusto”, confesó Ismael.

“Mi meta ahora es cumplir el propósito de Dios. Si él me necesita para algún ministerio, donde sea, voy a donde Él me mande”, añadió el feliz graduado que en poco tiempo cumplirá 80 años.

Algunos internautas que comentaron la noticia reconocen la dedicación de Ismael, y de aquellos que a una edad avanzada deciden obtener un diploma: “Durante bachillerato vi par de casos de personas sobre los 50 en la Universidad. Y saben que eran los mejores estudiantes. Como que aprecian y ven la importancia…”.

“Muchas felicitaciones a ese gran caballero”, expresó otra persona al conocer la noticia

“Esta es una gran fuente de inspiración y logro que prueba que podemos ir más allá de lo que la sociedad dice acerca de la generación en la que la mayoría de ellos se quedan solos luchando con enfermedades graves. Felicidades Ismael Mejias Soto eres nuestro orgullo para las futuras generaciones”, respondió otro lector.

Otras también se refirieron a Ismael como “un modelo para la juventud” y un ejemplo que “nunca es tarde si se persevera”.

Regresar a estudiar seguramente no fue del todo fácil para Ismael, pero gracias su perseverancia y al apoyo de su familia, logró terminar sus estudios interrumpidos en su juventud, y finalmente conseguir el anhelado diploma como ingeniero industrial.

Los 11 nietos e hijos de Ismael también estarán muy felices de tener un abuelo tan decidido para conseguir el sueño de su vida. Por cierto, ¿a quién no le inspira la determinación de este nuevo ingeniero?

El sueño de una abuela de 102 años se hace realidad

¿Te gustó este artículo?

Entonces te invitamos a que lo compartas en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS