Accidente de buceo dejó paralítico a un hombre pero lo llevó al amor de su vida: “El amor gana”

Por Louise Chambers
22 de Mayo de 2023 3:53 PM Actualizado: 22 de Mayo de 2023 3:53 PM

Aunque una lesión medular dejó a Jerod Nieder paralizado y sin sensibilidad del pecho para abajo y cambió su vida para siempre, también conoció a su alma gemela durante su rehabilitación. La pareja se ha convertido ahora en una fuerza de defensa de la comunidad de personas paralíticas.

Jerod, de 40 años, vive en Louisville, Kentucky, con su mujer, Hanna Nieder. Hanna nació en una base militar de Seúl, Corea y ahora trabaja como mentora para la fundación que apoya a su marido. Jerod participa en la investigación y aboga por ella. La pareja también ofrece consultas en línea a través de su sitio web, PositivelyParalyzed.org.

En 2011, Jerod tenía 29 años cuando sufrió una lesión medular mientras estaba de vacaciones con su familia en Playa Del Carmen, México.

Hanna y Jerod se casaron en Kentucky el 18 de diciembre de 2021-el décimo aniversario del accidente de Jerod. (Cortesía de Hanna y Jerod Nieder)
La pareja, que se conoció por primera vez en agosto de 2018, dice que creen en mantenerse positivos y difundir el amor. (Cortesía de Hanna y Jerod Nieder)

“Mi lesión fue inaceptable”

“Simplemente fui corriendo por la playa y me zambullí en las olas”, dijo Jerod a The Epoch Times.

“Sin darme cuenta, había rocas o un banco de arena debajo. Nunca perdí el conocimiento, pero en ese momento no podía mover nada. Por suerte, pude aguantar la respiración hasta que mi hermano me sacó a la playa”.

El impacto le había destrozado a Jerod la vértebra C5 del cuello, paralizándole inmediatamente. Le cosieron la herida en Playa del Carmen antes de llevarlo de urgencia a Cancún para que le practicaran una fusión cervical, un procedimiento crucial que debía realizarse en las primeras 72 horas.

Jerod Nieder con sus padres. (Cortesía de Hanna y Jerod Nieder)

De vuelta en Estados Unidos, Jerod pasó cuatro meses en un hospital de rehabilitación donde le colocaron un catéter suprapúbico. Un año después de su accidente, le reemplazaron las dos caderas.

“No podía hacer el trabajo que hacía antes. Tuve que volver a aprender a hacerlo todo. Cambió por completo la trayectoria de mi vida”, afirma Jerod.

“Los médicos me decían que no aceptaba mi lesión, y yo les decía rotundamente que la consideraba inaceptable. Tardé años en darme cuenta de cómo podía vivir siendo tetrapléjico”.

El encuentro con su alma gemela

Mientras Jerod se aclimataba a la vida en silla de ruedas, seguía siendo socialmente activo. Ocho años después de su rehabilitación, el 18 de octubre de 2019, conoció a Hanna en el bar de karaoke Fourth Street Live en Louisville, Kentucky. Estrecharon lazos mientras tomaban cócteles.

“Recuerdo que me senté a la mesa con él. Nunca había visto a nadie en silla de ruedas, que yo recuerde, y no tenía experiencia con parálisis o lesiones medulares. Nos presentó un amigo común. Hablamos de los géneros musicales que nos gustaban, porque le dije a Jerod que me gusta todo, desde la música country hasta Andrea Bocelli. Fue muy impactante porque Jerod se acordó de que yo había dicho eso, y el primer concierto al que me llevó fue el de Andrea Bocelli”, dijo Hanna.

Jerod también quedó impresionado por Hanna.

Dijo: “Sinceramente, me sentí como en una película; algo surrealista, porque una chica guapa me hablaba como una persona normal. La conversación fluyó sin más, y no tengo la sensación de que ella viera a un tetrapléjico; sin duda vio a un tipo que iba en silla de ruedas, pero no me vio como a un discapacitado y lo sentí de inmediato”.

Hanna dice que los atentos mensajes y llamadas de Jerod la “apoyaron mucho” durante sus viajes en solitario a algunos países asiáticos. (Cortesía de Hanna y Jerod Nieder)
(Cortesía de Hanna y Jerod Nieder)

“La distancia hace que el corazón se vuelva más afectuoso”

La pareja intercambió números. Hanna, que acababa de terminar la universidad y se había incorporado al mundo laboral, no estaba interesada en salir con nadie, pero quedó con Jerod regularmente para almorzar o ir a un concierto, y se hicieron íntimos.

Jerod le pidió a Hanna que fuera su novia. Pero cuando Hanna, de ascendencia coreana y filipina, se embarcó en un largo viaje para hacer realidad su sueño de ver mundo, se negó.

“Seguí rechazándole solo porque estaba viajando”, cuenta. “Estaba recorriendo Malasia, Indonesia y Filipinas, yo sola, y Jerod me apoyó mucho. Nos mandábamos mensajes todos los días, durante todo el día. Siempre enviaba capturas de pantalla con la distancia que nos separaba, lo que era muy tierno”.

Jerod le pidió a Hanna cuidar de su perra, Belle, mientras ella estaba fuera y le enviaba actualizaciones periódicas. “La distancia hace que el corazón se vuelva más afectuoso”, dijo. “Pude vivir indirectamente a través de ella, así que fue bueno para los dos”.

(Cortesía de Hanna y Jerod Nieder)

Sin embargo, Hanna se encontraba agotada por los viajes después de tres meses en el extranjero. Jerod le sugirió que volviera a casa por Navidad y le compró un pasaje solo de ida. Hanna nunca volvió a marcharse.

“No siento que haya renunciado a nada. Solo cambiaron mis sueños”, dice.

La pareja se mudó junta a Kansas para estar más cerca de la familia de Jerod, ya que su madre estaba enferma. Se quedaron cinco meses hasta que su madre falleció, y luego se quedaron más tiempo para apoyar a su padre. Tras darse cuenta de la creciente fuerza de su vínculo, la pareja regresó a Kentucky para empezar su vida juntos. A medida que crecía su confianza mutua, Hanna se convirtió en la principal cuidadora de Jerod.

La boda

Antes de abandonar Kansas, Jerod había hecho realidad su propio sueño: le propuso matrimonio a Hanna justo antes de su cumpleaños, el 30 de mayo de 2020. La madre de Jerod no vivió para presenciar la pedida de mano, pero ya había dado su bendición a su hijo: “Me dijo: ‘Sabía que era la indicada para ti'”, cuenta Jerod.

La feliz pareja se casó en su casa de Kentucky el 18 de diciembre de 2021, décimo aniversario del accidente de Jerod. “Hannah tuvo la idea”, dijo Jerod, “como, vamos a adueñarnos de esta fecha, vamos a hacer que sea algo positivo que podamos recordar”.

La pareja intercambiando sus votos de boda. (Cortesía de Hanna y Jerod Nieder)
(Cortesía de Hanna y Jerod Nieder)

Jerod lleva un implante de estimulador epidural en la columna que le permite estar de pie y en cuclillas. Antes de la boda, trabajó con su especialista, la Dra. Susan Harkema, investigadora jefe del Centro de Investigación de Lesiones Medulares de Kentucky, para que le permitieran inclinarse ante los padres de Hanna en el gran día, una tradición importante en la ceremonia nupcial coreana.

La pareja compartió sus votos entre lágrimas y se comprometió de por vida ante sus amigos y familiares más cercanos.

La pareja en su tradicional ceremonia de boda coreana. (Cortesía de Hanna y Jerod Nieder)

“Lo hemos afrontado todo juntos”, dice Hanna. “Así funcionábamos antes de casarnos, pero se ha ampliado después del matrimonio. Lo que más me gusta es su actitud ante la vida”.

“Me encanta lo motivada que está Hanna para ayudar. Le encanta ayudar a la gente y así pasa gran parte del día. … Hanna siempre trata de ponerme a mí primero, yo siempre trato de ponerla a ella primero, y creo que mientras mantengamos esa actitud, las cosas van a funcionar”, dijo Jerod.

“El amor gana, sé positivo”

Un día normal para Jerod y Hanna empieza con el programa intestinal de Jerod.

“Sus funciones corporales no son normales porque todo, desde el pecho hacia abajo, no es normal”, dijo Hanna. “Le ayudo a ir al baño cada mañana, y luego le ayudo a vestirse, a asearse. Trabajo durante todo el día, y luego Jerod va al hospital; puede conducir su silla hasta allí ya que aún no conduce un vehículo”.

“Hago terapia ocupacional, fisioterapia, diferentes tipos de estimulación. Participo en investigaciones, y hay un gimnasio accesible que está muy cerca… ahí es donde paso la mitad del día”, dice Jerod.

Por las tardes, una vez juntos de vuelta en casa, tienen un par de llamadas o mensajes de texto de ida y vuelta, ayudando a una familia o a una persona con parálisis. “Eso es prácticamente todos los días”, dice Hanna.

(Cortesía de Hanna y Jerod Nieder)

La pareja ha perfeccionado el trabajo en equipo: Hanna se encarga de las tareas físicas, mientras que Jerod se ocupa de la logística y la organización. Para aligerar la apretada rutina de Hanna, encargan comidas nutritivas ya preparadas. Juntos gestionan las cuentas de Instagram y YouTube para apoyar a la comunidad de paralíticos y a sus cuidadores, y se enfrentan constantemente a los costos asociados a la enfermedad de Jerod, pero una actitud mental positiva les mantiene optimistas.

“Nuestro canal de YouTube se llama Positively Paralyzed porque era una broma, somos muy sarcásticos”, explica Hanna. “Pero suena a verdad; toma cada escenario, ¡y encuentra una manera de hacerlo divertido!”.

(Cortesía de Hanna y Jerod Nieder)

Jerod y Hanna dan crédito a sus padres por dar ejemplo de matrimonios fuertes y felices, a pesar de las diferentes formas en que crecieron.

“Mis padres dieron ejemplo de un matrimonio muy, muy tradicional, pero muy bueno, así que eso es más o menos lo que yo conozco”, dice Jerod. “Trabajaban como socios completos en todo en la vida, y veo que así es como funcionamos nosotros”.

Hanna dijo: “Es curioso porque en eso somos polos opuestos. Mi padre estuvo en el ejército destinado en Corea, conoció a mi madre en Corea y ella se trasladó a Estados Unidos cuando tenía treinta años. Yo me mudaba cada dos años mientras crecía y lo disfrutaba. Era diferente. … Pero Jerod es de un pueblo y sus abuelos son de ese mismo pueblo; está muy arraigado.

“Así que los dos tuvimos una vida familiar estupenda y unos padres que nos querían, pero era todo lo contrario a nuestra infancia y a nuestro crecimiento”.

Jerod y Hanna esperan formar su propia familia algún día, pero “no tienen prisa”, ya que ambos se enfrentan a problemas reproductivos. Mientras tanto, su vínculo se fortalece cada día que pasa y siguen mirando hacia fuera para ver cómo pueden influir en los demás.

(Cortesía de Hanna y Jerod Nieder)

El lema de Jerod es: “El amor gana, sé positivo”.

Aconseja a cualquiera que tenga una lesión medular o cualquier tipo de adversidad que trabaje duro y sea positivo: “Esas son las dos cosas que te van a sacar de esta”.

“También les diría que busquen una comunidad”, dice. “Encontrar a otras personas que estén pasando por luchas similares, ver cómo lo afrontan, ver de dónde sacan su inspiración… simplemente encuentra una comunidad de gente como tú, y lo superarán juntos”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.